Claves de la covid en los colegios: ¿Quién tiene que hacer cuarentena cuando se detecta un positivo en clase? ¿Cuántos días hay que estar aislado?

Sanidad y las comunidades eliminan los confinamientos generalizados en los grupos burbuja para los alumnos no vacunados en mitad de la sexta ola

Alumnos del colegio Berenguer Dalmau, de Catarroja,el pasado diciembre.
Alumnos del colegio Berenguer Dalmau, de Catarroja,el pasado diciembre.Mònica Torres

Este próximo lunes 10 de enero se retomarán las clases en los colegios e institutos de toda España, tras las vacaciones de Navidad, con un cambio muy importante en los protocolos de actuación acordados por el Ministerio de Sanidad y las comunidades para hacer frente a la pandemia de covid. En infantil y primaria (etapas que escolarizan a los menores de 12 años) no estarán obligados a hacer cuarentena, como hasta ahora, todos los compañeros de la clase de un niño que haya dado positivo por coronavirus; solo lo harán si se detecta cinco casos positivos en el mismo aula o más del 20% de los alumnos del grupo. Tras unos días de titubeos en torno a esta medida (el Ministerio de Sanidad insistió hasta tres días antes de empezar las clases que había que cumplir con los protocolos en vigor, sin cambios y con cuarentenas para todos los grupos burbuja, mientras Madrid y Andalucía aseguraban que ellos las iban a eliminar), la Comisión de Salud Pública ha aprobado este viernes ese cambio en la Guía de actuación ante la aparición de casos de covid-19 en centros educativos en el contexto de la sexta ola de la pandemia que, de la mano de la variante ómicron, está dejando récords de contagios y se prevé que golpeará también con fuerza las aulas, sobre todo las de infantil y primaria, al menos hasta que avance la campaña de vacunación iniciada en diciembre entre los niños de 5 a 12 años (el Gobierno calcula que el 70% tendrá al menos una dosis a principios de febrero). El siguiente es un repaso a las medidas de seguridad que cambian y las que siguen en vigor, con los procedimientos estipulados en caso de contagio y las posibilidades que tienen las familias para afrontar las cuarentenas.

¿Cómo están agrupados los alumnos?

El protocolo general ha mantenido para este curso los llamados “grupos de convivencia estable” o “grupos burbuja” en infantil y primaria para evitar el contacto con otros estudiantes, aunque en 5º y 6º (10-11 años) también se puede optar por la solución de la distancia mínima establecida para los mayores (ESO, Bachillerato y FP). Se trata de una separación mínima entre mesas de 1,5 metros, con posibilidad de flexibilizarla a 1,2 (una flexibilización que aplicarán la mayoría de las comunidades). Si la situación sanitaria empeorara mucho, la distancia de 1,5 metros sería la mínima para los estudiantes de 3º y 4º de ESO y Bachillerato (14 a 17 años) e, incluso, se abriría la posibilidad de retomar la semipresencialidad. De momento, Gobierno y comunidades no creen que se haya alcanzado una situación tan grave como para activar esos mecanismos. Los grupos burbuja pueden ser más grandes que el curso pasado: llegan a tener 25 alumnos en infantil (hasta cinco años) y 30 en primaria (de 6 a 11).

¿Quién tiene que aislarse si se detecta un caso positivo?

Aparte de la persona que padece la covid, hasta ahora mandaba la idea de que también debían hacer cuarentena, por precaución, todos sus contactos estrechos, a no ser que estos estuvieran ya vacunados con la pauta completa o inmunizados de forma natural por haberse infectado de coronavirus en los últimos seis meses. Eso continuará siendo igual en la ESO, el bachillerato y la FP, es decir, para los mayores de 12 años. Sin embargo, en las etapas de infantil y primaria, donde hasta ahora se tenían que confinar las clases enteras cuando se detectaba un solo caso, porque en los grupos burbuja se consideraba a todos los compañeros como contactos estrechos y todavía no había niños de esas edades vacunados con la pauta completa (la campaña para inmunizar a los niños comenzó a mediados de diciembre), ahora se cerrarán si se detectan que hay cinco o más casos en un aula o los casos suponen más de 20% de la clase.

Sin embargo, todos esos alumnos exentos de hacer cuarentena (tanto los de infantil y primaria como los contactos estrechos vacunados de secundaria) deberán extremar las precauciones. A la espera de la redacción definitiva de la actualización de la guía de Sanidad, que también tiene que adaptarse a los nuevos criterios de detección precoz aprobados el 22 de diciembre para toda la población, se les recomendará que durante los 10 días siguiente al último contacto con el positivo reduzcan sus interacciones sociales, eviten el contacto con personas vulnerables y vigilen la posible aparición de síntomas compatibles con la covid.

Los protocolos establecen, en todo caso, excepciones, por ejemplo, que los alumnos con inmunodepresión deben realizar siempre cuarentena.

¿Y si tengo síntomas?

Haya o no haya un positivo por medio, cualquier persona que presente síntomas compatibles con la covid (alteración del gusto, del olfato, dolores musculares, diarrea, dolor torácico o de cabeza...), sea alumno o profesor, no debería ir al centro escolar. Con más razón, si tiene un compañero que ha dado positivo. La persona que presente esos síntomas ha de ponerse en contacto con el centro de salud o el servicio covid de su comunidad, que le dirá si es o no un caso sospechoso, lo que le obligaría a aislarse hasta tener el resultado. La saturación de los servicios de salud de las comunidades hace en ocasiones muy difícil el seguimiento estricto de este proceso.

¿Qué pasa con las propuestas de la Comunidad de Madrid y Andalucía?

La Comunidad de Madrid, adelantándose al acuerdo de Sanidad y las Comunidades, decidió eliminar completamente las cuarentenas de los compañeros de clase cuando se detecten uno o dos casos positivos (lo llaman “esporádicos”). Si se se detectan a partir de tres casos con vínculo epidemiológico (lo que se considera un brote), el departamento de Salud Pública investigará la situación y determinará la actuación a seguir, “que entre otras acciones también incluye la cuarentena”, explica un portavoz. Preguntado sobre el cambio que ha aprobado este viernes el ministerio, el mismo portavoz asegura no es necesario adaptar nada, pues “la Comunidad de Madrid propone mayor control frente a la posible transmisión del virus”. Es de esperar que los sanitarios decretarán la cuarentena cuando se acumulen cinco casos, pero de momento Madrid no lo establecerá explicitamente en su protocolo.

El Gobierno andaluz, que también se había adelantado anunciando el fin de las cuarentenas de toda la clase, por principio, en infantil y primaria, sí ha ha dicho claramente que aplicarán lo acordado este viernes por la Comisión de Salud.

Desde la izquierda, los ministros Pilar Alegría, Carolina Darias y Joan Subirats, este martes en Moncloa.Foto: EUROPA PRESS/E. PARRA. POOL (EUROPA PRESS) | Vídeo: EPV

¿A quién se considera contacto estrecho?

Este concepto sigue siendo importante, sea para hacer cuarentena o, si se está exento del confinamiento, para extremar las precauciones durante 10 días. Así, se consideran contactos estrechos, aparte de los familiares convivientes, a todos los compañeros que compartan un grupo burbuja y, en el resto de etapas, a todas las personas que el centro considere que han tenido contacto de riesgo con el caso positivo. Esto es, haber compartido espacio a menos de dos metros sin mascarilla o habiéndola usado de forma incorrecta (por no estar bien ajustada o dejando libre la nariz, por ejemplo).

¿Cómo debe hacerse la cuarentena?

La cuarentena durará siete días, en lugar de los 10 establecidos hasta ahora, según la decisión de Sanidad del mes pasado decidida por Sanidad para toda la población el 29 de diciembre. En el caso de los pacientes de covid confirmados, no es necesario que se hagan una prueba diagnóstica antes de volver a clase. Para los contactos estrechos, es recomendable, pero tampoco es obligatorio.

¿Qué pasa si hay un brote en un centro educativo?

Como se ha señalado más arriba, a partir de tres casos positivos relacionados entre ellos en un mismo centro, se considera un brote. Desde ese momento, el órgano designado para ello en cada comunidad valorará, dependiendo de la gravedad del caso, las medidas a tomar, que van desde aumentar las normas de prevención e higiene y aislar los casos, hasta el cierre de clases, cursos enteros e, incluso, de todo el colegio o instituto, aunque esta última es una medida muy infrecuente.

¿Sigue siendo obligatorio el uso de la mascarilla?

La mascarilla sigue siendo obligatoria en espacios interiores con carácter general en los centros escolares a partir de los seis años , según el protocolo acordado para este año entre el Gobierno y las comunidades autónomas, aunque puede quitarse en algunos casos, como para consumir alimentos y bebidas. Cuando los niños están al aire libre, como por ejemplo en los recreos, o haciendo clase de educación física, no es obligatorio su uso, según la nueva normativa general, si bien es cada comunidad autónoma la que tiene la última palabra al respecto en los centros de su territorio.

¿Cómo se gestionan los casos de covid?

Ni alumnos ni profesores deben ir a clase si tienen síntomas de covid, esto es, fiebre, tos, sensación de falta de aire, fatiga o diarrea. La cuestión de la temperatura corporal a partir de la cual no se debe asistir al centro despertó cierta polémica el curso pasado, pues no todas las comunidades han fijado el umbral en el mismo punto: por ejemplo, Euskadi señaló los 37 grados, mientras que en Madrid y Extremadura fueron 37,2. En todo caso, si el centro detecta alguno de los síntomas en un estudiante a la entrada o a lo largo de la jornada, se lo lleva a un espacio separado hasta que sus padres o tutores vayan a buscarlo para llevarlo a casa. Allí, deberán permanecer aislados hasta tener los resultados de las pruebas diagnósticas. Los docentes con síntomas deberán actuar igual. Los compañeros (alumnos y docentes) seguirán yendo a clase con normalidad hasta que lleguen esos resultados.

Una niña limpia su material en un colegio de Cantabria.
Una niña limpia su material en un colegio de Cantabria. EUROPA PRESS (Europa Press)

¿Tengo derecho a baja laboral para cuidar a mi hijo en cuarentena?

Por el hecho de tener un hijo en cuarentena, no, explica el profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad Complutense de Madrid Jesús Lahera. Existe una vía, cada vez más estrecha, que se ha estado utilizando durante meses, por la que los padres de niños que han dado positivo por covid acceden a una baja por incapacidad temporal: que ellos mismos estén obligados a guardar cuarentena por ser contacto estrecho del menor. Sin embargo, la generalización entre la población adulta de la vacuna (con la pauta completa, no es obligatorio que los padres de positivos se aíslen) prácticamente ha cerrado esta opción. Si la enfermedad del menor se complica y su estado requiere hospitalización, la legislación laboral ya contemplaba el derecho a la baja de los padres. En los casos de cuarentenas preventivas, es decir, por ser contacto estrecho de compañeros de clase, no hay posibilidad de tener una baja laboral.

¿Existe alguna medida especial para conciliar en estos casos?

El Gobierno ha prorrogado hasta el 28 de febrero de 2022 el plan Mecuida, que permite a los trabajadores que tienen que cuidar a un hijo en cuarentena solicitar la adaptación de la jornada (cambio de turno, horario flexible, teletrabajo, cambio de funciones) o reducirla, hasta el 100%, con la consecuente reducción de sueldo. Aunque se establece en la norma como un derecho, su ejercicio no es automático, la empresa puede negarse, ya que “deberá estar justificado y ser razonable y proporcionado en atención a la situación de la empresa”. ¿Qué significa? Que si la empresa se niega, la única solución es ir a los tribunales, que deberán resolver, eso sí, de urgencia. Y ¿qué está pasando en la práctica? Según explicaba hace ya casi un año en su web Emilia de Sousa, de Sousa Abogados, “para la reducción las empresas no están poniendo muchas trabas, pero es un artículo de lujo, un privilegio, que un país de clase obrera eminentemente no se puede permitir” por la pérdida de sueldo. Y, en el caso de las adaptaciones, si la empresa se niega, hay que pleitear.

¿Hay alternativas al plan Mecuida?

El cuidado de hijos por enfermedad leve es un problema que afecta a las familias desde mucho antes de la llegada de la covid. Jesús Lahera recuerda que muchos convenios ya contemplan para estos casos permisos específicos (remunerados o no) o días para asuntos propios. Una vez más, de la flexibilidad y discrecionalidad de la empresa dependerá el hecho de aplicarlo para cuarentenas sin enfermedad del menor. Algunas empresas también contemplan la posibilidad de solicitar breves excedencias para los 10 días que se prolonga la cuarentena.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS