La importancia de tener referentes LGTBI en las aulas: “El profe es el ‘influencer’ más grande que hay”

FELGTBI+ presenta una campaña para concienciar sobre el acoso que sufren los profesores del colectivo y les anima a servir de ejemplo a sus alumnos

Parte del alumnado del instituto Les Alfàbegues de Bétera, muestran las uñas pintadas en solidaridad con el profesor que sufrió una agresión homófoba en el centro educativo.
Parte del alumnado del instituto Les Alfàbegues de Bétera, muestran las uñas pintadas en solidaridad con el profesor que sufrió una agresión homófoba en el centro educativo.BIEL ALIÑO (EFE)

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) ha presentado este martes la campaña de vuelta al colegio Espejos en las aulas, con el objetivo de reducir la discriminación en los centros educativos. Este año, a diferencia de los anteriores, la iniciativa se centra en los adultos de la comunidad educativa, y pone en valor la importancia de los profesores que forman parte del colectivo LGTBI en el desarrollo de los alumnos.

Con el mensaje “Visibilízate en tu escuela y conviértete en un referente de la diversidad”, la federación y los participantes animan a la comunidad educativa a mostrarse libres y seguros para crear espacios y entornos seguros en colegios e institutos, en los que los estudiantes “no solo puedan verse reflejados, sino también puedan acudir ante situaciones difíciles de gestionar”.

David Armenteros, docente de Matemáticas de ESO y Bachillerato, decidió hablar a su clase sobre su sexualidad cuando vio que una alumna lo necesitaba. “Yo era un profesor respetado, y la percepción de mis alumnos sobre mí no cambió nada”, cuenta. Sostiene que para los alumnos en la etapa de la adolescencia es muy importante tener referentes del colectivo con los que puedan hablar de sus preocupaciones. “Me encontré con la respiración de alivio de los chicos que tenían algún malestar por ser del colectivo LGTBI. Luego muchos vinieron a darme las gracias”, explica.

Elena Flores, poeta y profesora en Andalucía, nunca tuvo una conversación formal sobre su sexualidad porque en todas sus clases lo mostraba “enseguida” y “con naturalidad”. Recalca la importancia de que la comunidad educativa ejerza esta labor en los ámbitos rurales, donde pueden no contar con los mismos ejemplos que tienen los escolares en las ciudades. “Mostrarse desde la cercanía es vital para un desarrollo integral de los estudiantes. La sociedad avanza gracias a los alumnos, por lo que es importante mostrarte como eres, para que ellos sepan que pueden mostrarse como son”, expresa la profesora.

La campaña advierte al mismo tiempo de la discriminación que puede sufrir el profesorado LGTBI. Flores, que escribe sin tapujos sobre su sexualidad en sus poemarios, sufrió una campaña de acoso por visibilizarse. “Los padres pensaron que estaba adoctrinando a sus hijos, y la escuela me dio un tiempo de baja para no sufrir estrés”, recuerda. Según un estudio de la propia FELGTBI+ dentro del proyecto Red Educa, el 63,8% de los profesores no denuncia las agresiones que sufren por motivos de identidad de género u orientación sexual, y de los que lo hacen, un 68% considera que no se hace nada al respecto. “Existen las violencias sutiles y la única forma de atajarlas es la materia de formación, educación y sensibilización en el propio ámbito educativo”, afirma María Rodríguez, socióloga encargada de la investigación.

El análisis revela que “poquísimos” o “una minoría absoluta” de personal LGTBI+ de los centros educativos manifiesta su orientación sexual o identidad de género. La situación es peor para los profesores interinos o que no tienen una plaza fija. Mikel Díaz, maestro de primaria en Castilla y León, realizó su transición mientras daba clase. “Tenía miedo, especialmente de la opinión de los padres, porque una transición es un proceso muy evidente. Incluso pensé en pedir el traslado”, cuenta. “Pero al final fue maravilloso. Fue algo que hicimos los alumnos y yo juntos. Resultó ser realmente sencillo y constructivo, tanto para mí como para mis alumnos”. Flores coincide: “El alumnado siempre, siempre, ha sido un refuerzo positivo. Lo que a veces pesa más es el discurso de odio generado en las redes sociales”.

Los tres docentes insisten en la importancia que tiene, a pesar de sufrir invisibilización y de “lo cansado que puede resultar salir del armario todo el rato”, ser uno mismo para los alumnos. “El profe es el influencer más grande que hay”, afirma Flores. A pesar de que los ejemplos de parejas homosexuales y personas trans están más presentes en películas y series que nunca, Armenteros asegura que hay que “desvirtualizar” esos personajes para que realmente sean de ayuda. “Los jóvenes necesitan interacción, conversación, poner en común sus problemas y saber que cuentan con ayuda. Pueden ver la televisión, pero la televisión no hablará con ellos para resolverles las dudas”, explica. Para Díaz, “la clave está en ser cercano”.

FELGTBI+ asegura que existe un amplio tejido de profesorado y adultos en la comunidad educativa que pueden ser un lugar seguro para todos los alumnos, y apuesta por fortalecerla. Flores lo aterriza: “Los profesores vamos plantando semillas y frente a toda esa sociedad que va regando con odio, nosotros tenemos que decir ‘Cuidado, esto no funciona así'. Tenemos el deber de contrarrestar todo esto y llevarlo hacia el árbol que se expande y crecerá con nosotros”.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS