LA OFENSIVA TERRORISTA

Interior da por desarticulado el 'comando Madrid'

La Policía atribuye a los dos presuntos etarras detenidos y al huido la autoría de los cinco últimos coches bomba en la capital

La Policía atribuye a los dos presuntos etarras detenidos Ana Belén Egüés y Aitor García Aliaga y al huido Juan Luis Rubenach Roiz la colocación de los últimos cinco coches bomba en Madrid, incluido el de ayer en el barrio de Prosperidad. Así lo manifestó en rueda de prensa el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Mariano Rajoy, que aseguró que esta operación policial contra ETA supone la desarticulación del comando Madrid.

Más información
Detenido en Francia Iñaki Tellechea, miembro del 'comando Ibarla'
Jon Rubenach Roig, antiguo miembro del 'comando Donosti'
"Les he visto salir corriendo de donde la bomba. Les sigo"
Gráfico animado:: La huida de los terroristas
Claves:: La respuesta policial y judicial

Rajoy añadió que este comando "suele renovarse periódicamente". Las fuerzas de seguridad atribuyen a este grupo la colocación del coche bomba de la calle de Goya, el 11 de marzo de este año; el atentado que costó la vida en junio al general Justo Oreja, y el coche bomba que mató al policía nacional Luis Ortiz de la Rosa el 10 de julio en la calle de Ocaña.

Además, se imputa a este comando la colocación, el pasado 12 de octubre, del coche bomba en la calle de Alcántara y que horas más tarde explosionó en un aparcamiento de Colón, aaparte del de ayer.

Sobre si Junquera era el objetivo del comando, Rajoy precisó que en algunas ocasiones los terroristas siguen a un coche oficial sin saber quién viaja en su interior y añadió que el nombre del secretario general no había aparecido en ninguna lista de ETA.

Como consecuencia de las investigaciones puestas en marcha tras la captura de los presuntos miembros de ETA, la Policía ha descubierto tres viviendas en Madrid en las que vivían los terroristas en las calles de Adelfa, Estudios y Servando Batanero.

Estos pisos, según el ministro, se alquilaban por habitaciones y en ellos se ha incautado diversa documentación, que la policía está analizando minuciosamente.

Un piso franco en Salamanca

Horas despúes de este hallazgo en Madrid, la policía localizó una vivienda en Salamanca de la organización, en la que se encontraron un subfusil y un fusil de asalto, ollas, entre 20 y 40 kilogramos de dinamita Titadine, 17 juegos de placas de matrículas falsas de Madrid, material electrónico, un ordenador y documentación diversa.

Según Rajoy, era el piso "franco y operativo" del comando, donde guardaban el material, mientras que sus miembros vivían en Madrid y en esta ciudad cometían los atentados.

El titular de Interior manifestó que "no se puede descartar nada" respecto al lugar donde los terroristas montaban los coches bomba, incluso que lo hicieran en la calle, y recordó que en otra ocasión los etarras utilizaron un piso franco en una ciudad distinta a la que vivían, que en aquel caso era Cuenca.

En concreto, la vivienda se encuentra en la barriada de Capuchinos de la capital salmantina, al norte de la ciudad, según informó el portavoz de la Comisaría en Salamanca, Alberto Gallego.

Los explosivos y las armas fueron halladas en el piso segundo D del inmueble número 9 de la Plaza de Castrotorace, y es uno de los primeros edificios que se construyó en esa barriada, detrás de un centro comercial.

En el buzón que corresponde al piso franco de ETA, descubierto sobre las 15.00 horas de ayer, no figuraba ninguna inscripción ni nombres de los habitantes de la casa, según testigos. Al parecer, no se encontraba nadie en la vivienda cuando los agentes llegaron a la casa.

El 'comando Madrid'

Sobre los detenidos, el ministro explicó que Aitor García Aliaga formó parte del comando legal (no fichado) de ETA Ustargi, responsable de dos acciones contra entidades bancarias de Vitoria y una contra los juzgados de Miranda de Ebro (Burgos).

Desde el verano del pasado año García Aliaga se encontraba en paradero desconocido, junto con los otros miembros del Ustargi Roberto Lebrero y Unai López de Ocariz, quienes ya han sido detenidos como integrantes de los comandos Aramba y Gorbea (Barcelona), respectivamente.

García Aliaga llegó a Madrid en abril y desde entonces, según indicó el ministro, ha participado en todas las acciones con coche bomba de la banda, a excepción del perpetrado en el aeropuerto de Barajas, del que aún se desconoce la autoría, al igual que el que acabó con la vida del magistrado Francisco Querol, su escolta, su chófer y el conductor de un autobús municipal.

Por su parte, Ana Belén Egüés Gurruchaga fue elegida concejal por EH en el ayuntamiento guipuzcoano de Elduayen entre los años 1995 y 1999, formaba parte de la infraestructura del comando Donosti de ETA junto con el huido Juan Luis Rubenach Roiz y llegó a Madrid hace dos años aproximadamente, después de la tregua.

Rubenach Roiz alquiló un piso en Andoain (Guipúzcoa), que abandonó tras la detención en marzo de 1999 en Francia de varios terroristas, entre ellos el dirigente de la banda José Javier Arizcuren Ruiz Kantauri.

Rajoy, quien felicitó al Cuerpo Nacional de Policía por esta operación, destacó la colaboración ciudadana para detener a los dos activistas, que califica de "modélica", y explicó que se recibieron diversas llamadas de ciudadanos ofreciendo características de los terroristas y del coche en el que huían.

"Hubo quien hizo un esfuerzo mayor", dijo Rajoy en alusión al ciudadano que persiguió con su vehículo a los terroristas y permitió las detenciones. A preguntas de los periodistas, el ministro negó que este ciudadano haya recibido llamadas anónimas amenazantes.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS