LA OFENSIVA TERRORISTA

Lidón, magistrado desde 1990 y ponente de causas relevantes

El magistrado hoy asesinado por ETA había formado parte entre otros del tribunal que juzgó el ataque con 'cócteles mólotov' contra la se del PSOE de Portugalete en 1987 o del que condenó a nueve guardias civiles por torturas al padre de un etarra

José María Lidón Corbi, asesinado hoy por ETA en la localidad vizcaína de Getxo, tenía 50 años y llevaba once ejerciendo como magistrado en la Audiencia Provincial de Vizcaya, según fuentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Lidón Corbi nació en Gerona el 28 de febrero de 1951 e ingresó en la carrera judicial en 1990 por el turno de juristas de reconocido prestigio directamente en la categoría de magistrado. Fue destinado a la Audiencia Provincial de Vizcaya, a cuya sección segunda pertenecía desde entonces.

Más información
ETA asesina a tiros en Getxo a un magistrado de la Audiencia Provincial de Vizcaya
ETA asesina a tiros en Getxo a un magistrado de la Audiencia Provincial de Vizcaya

El juez se trasladó a Bilbao siendo muy joven para cursar estudios en la Universidad de Deusto y ya se quedó a residir en Vizcaya tras conocer y casarse con una joven de Barakaldo, según fuentes de esta institución docente.

Lidón, con dos hijos -el mayor terminó Derecho y el segundo cursa Informática, ambos en la Universidad de Deusto- es catedrático de Derecho Penal en dicho centro universitario, donde daba clases desde hace casi treinta años, desde octubre de 1972.

Durante el desarrollo de su vida profesional, Lidón formó parte del tribunal que juzgó varios casos de relevancia pública en la Audiencia de Vizcaya. Entre ellos destaca el juicio contra seis jóvenes por el ataque con cócteles-molotov contra la sede del PSE-EE en Portugalete (Vizcaya) en abril de 1987 en el que murieron dos personas.

En esta resolución, de la que Lidón fue ponente, se condenó a los acusados a penas de entre 12 y veinte años de prisión.

En 1990 también fue ponente de la sentencia en la que se condenó a nueve guardias civiles por las torturas infligidas a Tomás Linaza, padre de un etarra, durante su detención en el cuartel bilbaíno de La Salve.

Otro caso en el que participó como juez y que adquirió gran notoriedad pública en Vizcaya fue en juicio celebrado en 1991 contra cuatro jóvenes, algunos de ellos menores de edad, que mataron a golpes a un mendigo en Bilbao durante una noche de juerga.

Ya en 1995 integró el tribunal que juzgó a un joven por el asesinato, agresión sexual y profanación del cadáver de su prima menor de edad, y en 1999 fue ponente de la sentencia que condenó a varios guardias civiles por las torturas practicadas contra el miembro liberado de ETA, Juan Ramón Rojo.

José María Lidón, en una foto de archivo tomada en 1998.
José María Lidón, en una foto de archivo tomada en 1998.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS