África No es un paísÁfrica No es un país
Coordinado por Lola Huete Machado

Sierra Leona: tensión preelectoral y coches de alquiler

No hace mucho, en esta misma sección informábamos del acuerdo alcanzado entre Sierra Leona y Guinea para solucionar la crisis de Yenga, que durante años ha enfrentado a los dos países, de forma pacífica, sin recurrir al uso de las armas. En pocas semanas el panorama ha cambiado: el convoy del Ministro de Asuntos Políticos sierraleonés, Alpha Kanu, que se encontraba de visita oficial en Guinea, fue atacado y al menos una de las persona que le acompañaba resultó muerta, el pasado jueves 13 de septiembre. Alpha Kanu es uno de los principales artífices de la desmilitarización del conflicto y, por eso, cuenta con muchos enemigos tanto en Guinea como en su propio país. Tampoco se descarta que el ataque haya sido obra de un grupo de bandidos que solo intentara robar a los visitantes, como ya se está haciendo frecuente en la región.

Presidente Ernest Bai Koroma de Sierra Leona. Foto thisissierraleone.

Tanto Sierra Leona como Guinea están a la espera de los resultados de la comisión de investigación que se ha establecido. Aunque ambas partes han declarado que el incidente no afectará a las relaciones entre los dos países, la realidad es que se están levantando sospechas y recelos por parte de los sectores contrarios al acuerdo firmado entre los Ministros de Exteriores de los países. Habrá que seguir de cerca el desarrollo de esta noticia que puede afectar a la frágil estabilidad de la región.

El otro foco de tensión en Sierra Leona viene originado por la proximidad de las elecciones generales que se celebrarán dentro de dos meses. Para el 17 de noviembre están previstos comicios para elegir al Presidente, los miembros del Parlamento y los de los Consejos de los 13 distritos que tiene el país. La violencia entre los dos partidos principales, el APC, en el poder, y el SLPP, en la oposición, ha sido la nota dominante de la precampaña, con enfrentamientos entre los seguidores de uno y otro grupo.

Julius Maada Bio es el candidato presidencial del SLPP. Él ya fue presidente del país en 1996, durante los últimos meses del gobierno militar del golpista Valentine Strasser. A pesar de haber paado el poder al Presidente elegido democráticamente, Ahmad Tejan Kabbah, se le acusa de ser responsable de numerosos crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos por el régimen del National Provisional Ruling Party (NPRC) del que era parte. Se libró de ser juzgado por el Tribunal Especial para Sierra Leona (SLSC) porque el mandato de este excluía todas las acciones cometidas con anterioridad al 30 de noviembre de 1996.

Mucha gente sigue pensando que Bio no está capacitado para presentarse a las elecciones y este ha sido uno de los puntos de fricción entre los partidarios de uno y otro bando. Lo cual se ha sumado a la eterna rivalidad entre los dos principales partidos políticos.

Julius Maada Bio, candidato presidencial por el SLPP y antiguo líder del régimen militar del NPRC. Foto israel-o.

Mi amigo Mohamed, abogado sierraleonés, me comentaba estos días que uno de los grandes problemas de la política de su país es que se sigue identificando grupo étnico con partido político. Así el SLPP recogería el voto mende, la tribu mayoritaria y presente en el sur y este del país, y el APC el de los temnes y limbas, asentados en el norte. De esta forma, Sierra Leona estaría dividida entre norte y sur y entre partidos. El voto que inclinará la balanza hacia uno u otro grupo se dará en las grandes ciudades, donde las cosas se ven de forma diferente y la presión étnica no es tan fuerte, sobre todo en Freetown, la capital, que acoge a casi dos millones de habitantes, de los seis que tiene el país.

Estos días, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha advertido de la creciente tensión que la precampaña electoral está generando en el país y del posible desenlace violente de la situación. Por eso ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de todos los actores implicados.

El 10 de octubre se abrirá oficialmente la campaña electoral, pero los dos partidos principales llevan meses movilizando a sus bases. En realidad son 10 los partidos que concurren a estos comicios y todos ellos firmaron el pasado 18 de mayo una declaración de intenciones llamando al juego limpio y comprometiéndose a evitar la violencia.

El único partido, fuera de los dos principales, que tiene representación parlamentaria es el People’s Movement for Democratic Change (PMDC), escisión del SLPP, liderado por Charles Margai, que en los anteriores comicios facilitó la investidura del actual presidente, Ernest Bai Koroma, del APC.

Si se consiguiese tener una campaña relativamente tranquila y se produjesen traspasos de poderes pacíficos en las administraciones donde los resultados de las urnas invitasen a ello, Sierra Leona se convertiría, una vez más, en un ejemplo para el resto de los países africanos, como lo fue hace cinco años cuando el SLPP cedió el gobierno al APC.

Pero el Consejo de Seguridad no está muy convencido de que esto vaya a ser así y por eso llama a un seguimiento de la campaña electoral y a estar preparados para cualquier eventualidad.

Ya hemos hablado aquí de cómo la inseguridad, la posible implicación de la policía y el ejército en este fenómeno, el aumento del número de armas en circulación, la frustración y desencanto de la mayoría de los jóvenes del país que ven como la educación y la sanidad siguen siendo un lujo, el desempleo juvenil que llega a tasas que se mueven entre el 60 y el 80% y la corrupción, entre otros muchos factores, suponen un caldo de cultivo para que la violencia estalle en cualquier momento.

Christiana Thorpe, presidenta de la Comisión Electoral Nacional (NEC), ha acusado, en repetidas ocasiones, a los políticos y a los partidos de ser los responsables directos de la violencia electoral.

Aprovechan el desencanto y el desempleo de los jóvenes para organizarles, a veces a cambio de unas pocas monedas y algo de alcohol, y provocar ataques violentos contra sus adversarios.

Mientras, la epidemia de cólera que afecta al país continúa propagándose, extendiéndose en la actualidad por 12 distritos. Freetown sigue siendo el lugar donde más casos se registran. El número de afectados, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), asciende a más de 16.360 y ya se han registrado más de 225 muertes.

En medio a este cúmulo de malas noticias, la única buena que llega en estos días es la cuenta que el negocio de los coches de alquiler está creciendo. La demanda que hay por parte de personas interesadas en hacer negocios, aventureros en busca de diamantes u otros minerales, las propias compañías asentadas en el país, las organizaciones que se movilizan para sensibilizar, monitorizar y demás las elecciones…, está originando un auge en este sector. Ninguna de las grandes compañías internacionales del ramo está presentes en el país. Sin embargo, un número de emprendedores, la mayoría extranjeros, ha visto la oportunidad de ofrecer este servicio y sus inversiones empiezan a dar fruto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS