Carmen Martínez- Bordiú, condenada por morosa

La nieta de Franco debe 47.200 euros a un diseñador a los que encargó 70 trajes

Carmen Martínez-Bordiú.
Carmen Martínez-Bordiú.CORDON

El Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid ha condenado a Carmen Martínez Bordiú, nieta de Francisco Franco, a pagar 47.200 euros a unos diseñadores, a quienes encargó la confección de cerca de 70 trajes para un proyecto de compañía de baile que finalmente no abonó. El magistrado, según la sentencia, estima la demanda interpuesta por el Grupo de Confecciones Cadenas S.L. contra la nieta de Franco. Contra la resolución, cabe de recurso de apelación ante la Audiencia de Madrid.

El demandante alegó que en octubre de 2010 Carmen Martínez Bordiu encargó la confección del vestuario para su proyecto de instaurar una compañía de baile, que iba a denominar  Bailando con Carmen. Así, esta aportó los diseños para la confección de un total de 70 trajes por valor de 40.000 euros, resultando impagados. Martinez Bordiú se opuso al contenido de la demanda, alegando que si bien existieron diversos contactos entre las partes no se llegó a buen fin. Por tanto, argumentaba que, al no existir un acuerdo final, no hubo consentimiento para la confección de los trajes.

La sentencia señala que a pesar de que la demandada señale que "no se llega a perfeccionar el contrato", existen correos en los que se da instrucciones sobre "la forma de diseñar y confeccionar el vestuario". Además, recalca que hay que tener en cuenta que la elaboración de 70 trajes es "de gran complejidad" por las numerosas aplicaciones cosidas y bordadas, lo que supone "un tiempo de ejecución prolongado".

Por todo ello, concluye que "el contrato fue perfeccionado y que la demandada incurrió en mora en el pago". De este modo, acuerda estimar la demanda.

El demandante, el diseñador Alejandro de Miguel, ha declarado a la revista Interviú que puso sus "parte de sus "ahorros" en el proyecto de la nieta de Franco. "Carmen era clienta mía y teníamos buena relación", explica y añade que entre sus clientas está la Reina Sofía y María Teresa Campos. "Yo no me dedico a los trajes de baile, de hecho soy uno de los diseñadores más reclamados en moda nupcial en España, pero accedí por expreso deseo de ella", señala.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS