Los Kennedy cierran filas alrededor del juicio de Kerry

La hija de Robert y Ethel, juzgada por conducir bajo los efectos de somníferos y provocar un accidente

Kerry Kennedy, a su llegada al juicio.
Kerry Kennedy, a su llegada al juicio.AP

Este lunes ha comenzado el juicio a Kerry Kennedy, exmujer del Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, por conducir bajo los efectos de somníferos y provocar un accidente en la carretera interestatal 684 el 13 de julio de 2012, según informa la agencia AP. Kerry es hija del senador fallecido Robert Kennedy.

En el accidente, Kennedy chocó su coche Lexus contra un camión cerca de su residencia. Tras la colisión, la mujer, de 54 años, intentó huir a pesar de tener una rueda pinchada y fue arrestada por la policía. Los agentes, al verla adormilada, le practicaron un test de drogas que dio positivo. Los análisis de sangre seguían mostrando restos de somníferos cinco horas después del accidente. Nadie resultó herido por el choque de ambos vehículos.

Kerry Kennedy se defendió diciendo que había confundido los somníferos con la medicación que tomaba para la tiroides. El tribunal de White Plains tendrá que decidir si la ingesta de pastillas para dormir fue accidental. La defensa alega que ambos fármacos son muy similares. “El error de la mujer fue seguir conduciendo a pesar de notar los primeros efectos de los somníferos”, informa la misma agencia. Kennedy se enfrenta a un año de prisión, informa la FOX. El juicio podría durar hasta una semana.

La vista tiene lugar en la Corte Suprema, algo poco común en casos de escasa relevancia, como este; sin embargo, los abogados de Kennedy fueron los que argumentaron que el Tribunal de Armonk, que es el tiene la jurisdicción para este delito, era “muy pequeño y no estaba bien equipado para la celebración de este proceso”.

Se prevé que Kennedy se declare culpable de huir del lugar de los hechos por miedo a que afecte a su labor humanitaria, según su defensa. Sus abogados han asegurado que de perder el juicio podría conllevar que no pueda viajar a países como Canadá, Australia o Nueva Zelanda.

Kerry Kennedy ha trabajado como activista de los derechos humanos desde 1981 en países como el Salvador, Gaza, Haití, Kenia o Corea del Sur, entre otros. Fue la fundadora del Centro de Derechos Humanos Robert Kennedy en 1988, y es la presidenta honorífica de la Fundación en honor a su padre en Florencia. Además, Kennedy colabora habitualmente en periódicos como The Boston Globe o The New York Times, entre otros.

La sobrina del expresidente asesinado John Fitzgerald Kennedy cuenta con muchos apoyos. Sus amigos y familiares intentaron detener la vista con una carta que enfatizaba su labor en favor de los derechos humanos, pero fue desestimada tanto por un juez local como por otro estatal. Hasta el momento, lo único que se le ha permitido a Kennedy ha sido no estar durante la selección del jurado, que está formado por seis miembros, por encontrarse de misión en el Sahara Occidental y Bruselas.

Su hermano, Robert Kennedy JR, ha pedido clemencia ya que “si Kerry va a la cárcel todo la comunidad internacional sufrirá”, explica en el New York Post. “Ella ha sido un herramienta política fundamental para los prisioneros y disidentes que han sido torturados en todo el mundo”, añadió en el mismo diario. Robert también fue juzgado por un delito menor en 2012, acusado de dos cargos de amenazas y otro por poner en peligro la salud infantil por un incidente que tuvo lugar el mes de enero de ese año con dos enfermeras del Hospital Northern Westchester, aunque fue absuelto. Entre las personas que han acompañado a Kennedy este lunes ha estado su madre, Ethel Kennedy.

Sobre la firma

Carolina García

La coordinadora y redactora de Mamas & Papas está especializada en temas de crianza (Salud, Psicología) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es autora de 'Más amor y menos química' (Aguilar) y 'Sesenta y tantos' (Ediciones CEAC). Es licenciada en Psicología, Máster en Psicooncología y Máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS