Felipe VI primero recepción; después vela

El Monarca sale a navegar en la Copa del Rey de Vela tras sus audiencias con las autoridades baleares

Felipe VI, este miércoles ante el timón del velero 'Aifos', el velero de la Armada Española que compite en la Copa del Rey De Vela.
Felipe VI, este miércoles ante el timón del velero 'Aifos', el velero de la Armada Española que compite en la Copa del Rey De Vela.Ballesteros (EFE)

Dicho y hecho. El Rey aseguró que saldría a navegar en cuanto encontrara un hueco, y ese tiempo libre llegó este miércoles, 6 de agosto, tras las reuniones institucionales con las autoridades baleares en el palacio de La Almudaina. En su tercer día en Palma, Felipe VI se echó a la mar en el Aifos, con el que compite desde hace tres años, para tomar parte en el tramo final de la jornada de la Copa del Rey de Vela. Es la primera vez que don Felipe toma parte en la prueba ya como monarca. Continúa así la tradición de su padre, que combinaba en sus días estivales en Palma trabajo, deporte y ocio. Está previsto que hoy también navegue, pero ya desde por la mañana.

En torno a las cinco de la tarde del pasado miércoles desembarcó con gorra, bermudas y deportivas y cargando una mochila en el Real Club Náutico de Palma, donde le estaba esperando el presidente del mismo, Javier Sanz. Después de tomarse algo con él en la barra del bar del club, se sentó en una mesa en un extremo del bar durante más de dos horas a beber un gin tonic con sus amigos y con compañeros de tripulación, entre los que se encontraba el compositor Jaume Anglada, que también participa en las regatas. Con ellos brindó, tal vez, por reencontrarse un año más en la isla y practicando el deporte del que es incondicional. Al finalizar, se marchó solo en su coche. Ni doña Letizia ni sus hijas visitaron el pasado miércoles el club.

Una nube de teléfonos móviles persiguió al Monarca durante todo el tiempo, y terminó siendo protagonista de más de un selfie. Muchos padres animaban a sus hijos a acercarse al Rey y pedirle una fotografía, otros no se llegaban a atrever y tomaban alguna imagen furtiva del Monarca, ante el reproche de su equipo de seguridad. “Creía que era más alto”, “anda, pero si es el Rey”, se oía entre la marabunta de personas que aguardaban el atraque del Aifos. Nada más bajar a tierra, una mujer le dio un abrazo, un gesto al que él respondió con una sonrisa. Al final, se hizo al menos una decena de fotos, incluida una con las camareras, y no paró de saludar a conocidos y otras personas que le felicitaban por su reciente coronación. Incluso llegó a firmar un autógrafo.

Este año se cumplen 30 desde la primera participación del Rey en la prueba, en la que debutó con solo 16 años. Don Felipe es un consumado regatista desde que aprendió a navegar en Calanova, donde también acuden sus sobrinos, pero no sus hijas. La semana pasada, doña Sofía y doña Elena acudieron a esa escuela junto a todos los pequeños del clan Borbón. Así como el resto de la familia dejó de competir en la Copa del Rey hace tiempo, don Felipe siempre ha sido fiel a su cita con la competición.

Existían dudas sobre si los nuevos Reyes cumplirían con la tradición de pasar unos días en la isla balear, pero hasta ahora Felipe VI está manteniendo la costumbre de su padre. El Monarca presidirá junto a doña Letizia la entrega de trofeos de la competición este sábado. Esta ceremonia dejó en el pasado momentos anecdóticos, como la imagen de don Juan Carlos entregando un premio a su hijo, el entonces Príncipe de Asturias. Un momento que no se repetirá, porque don Felipe es ahora el único miembro de la Casa del Rey que surca el mar de Mallorca en esta competición.

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS