A Hollywood le gusta el vino

Kurt Russell, Francis Ford Coppola o Angelina Jolie y Brad Pitt poseen importantes viñedos

Kurt Russell, a la izquierda, brinda durante una fiesta con el fotógrafo Greg Gorman, el actor Udo Kier y el cocinero Wolfgang Puck.
Kurt Russell, a la izquierda, brinda durante una fiesta con el fotógrafo Greg Gorman, el actor Udo Kier y el cocinero Wolfgang Puck.filmmagic

Con Kurt Russell todo es pasión. Empezó su carrera de niño, hijo de artistas al que enseguida le picó el gusanillo de la interpretación encontrando papeles en series de televisión de entonces como El Virginiano. A sus 64 años, este nacido en Springfield (EEUU) sigue persiguiendo con el mismo empeño sus proyectos de cine y su otro amor, la viticultura. Nació como un placer que fue creciendo a medida que viajó junto con su esposa, la también actriz Goldie Hawn, por los viñedos de Francia, Italia o, más cerca de casa, el valle de Napa, en California (EE UU). Y así, hasta hoy, invitado de honor en la segunda edición del Festival Vinícola y Gastronómico de la ciudad de Santa Bárbara (EE UU), al sur de donde se extienden sus viñedos en Santa Rita Hills. Un evento benéfico de cuatro días donde el premio de honor consiste en cenar junto con el protagonista de Llamaradas y degustar a su lado una copa de GoGi, su pinot noir preferido, el de sus viñedos.

Chateau Miraval, propiedad de Angelina Jolie y Brad Pitt en el sur de Francia.
Chateau Miraval, propiedad de Angelina Jolie y Brad Pitt en el sur de Francia.CORDON PRESS

Russell no es el primero en Hollywood que se dedica a la crianza de vinos. Uno de los pioneros en aunar ambas pasiones fue Fess Parker, tan conocido en EE UU por los personajes que interpretó en la pequeña pantalla (Daniel Boone o Davy Crockett) como por sus vinos. Él le dio a Russell el primer empujón. “Lo tuyo no es curiosidad. Lo tuyo es pasión”, le dijo. Una pasión que echó raíces durante el rodaje de Death Proof, película que protagonizó a las órdenes de Quentin Tarantino y acercó al actor a las colinas de Santa Rita, en California, donde tuvo lugar la filmación. Russell disfrutó mucho con un filme que algunos describieron como la resurrección de su carrera, pero el verdadero placer se lo dio conocer una zona donde en su opinión se puede cultivar el segundo mejor pinot noir del mundo. El primero es el de la borgoña francesa.

Así nació GoGi, un vino que aprendió a cultivar junto a Peter y Rebecca Work, ya conocidos por sus bodegas Ampelos, y del que desde su lanzamiento en 2007 produce unas 1.000 cajas al año con una posible expansión a 4.000 o 5.000 no sólo de su adorado pinot noir sino también de su llamado Goldie Chardonnay.

Botellas de vino producidas por el director Francis Ford Coppola.
Botellas de vino producidas por el director Francis Ford Coppola.CORDON PRESS

Russell adora la vendimia: “Es el alumbramiento, el momento en el que todo es posible”, ha reconocido orgulloso de mantener unos cultivos sostenibles, orgánicos y biodinámicos. Una experiencia por la que por siempre le estará agradecido a Tarantino.

Aunque a Russell le gusta comparar la crianza del vino con el proceso de filmación de una película asemejando al viticultor con el realizador de un filme, sus planes están muy lejos de lo alcanzado por El Padrino de los vinos de Hollywood, el director Francis Ford Coppola. Si el realizador ha copado el mercado con dos bodegas (Rubicón, en Napa, y la que está en Alexander Valley) y más de 40 vinos que llevan su apellido o el nombre de su hija Sofía, Russell prefiere servir su bebida en vaso pequeño y con discreción. En lugar de utilizar su nombre ha preferido bautizar su pinot noir con un apodo de juventud, GoGi, que se niega a descifrar.

Botella de vino de la marca producida por los actores Brad Pitt y Angelina Jolie.
Botella de vino de la marca producida por los actores Brad Pitt y Angelina Jolie.CORDON PRESS

Más allá de en la gala benéfica que se celebra este fin de semana en Santa Bárbara o en hotel 1880 Union de Los Alamos, donde se puede catar GoGi junto a unas gambas al ajillo a la española o una empanadas argentinas, el pinot de Russell es rara avis. Sólo los restaurantes más selectos de Los Ángeles lo sirven.

Los actores Angelina Jolie y Brad Pitt también tienen su propia bodega, Miraval, donde contrajeron matrimonio en 2014 y en la que producen un rosado con sabor a fresas, pera y otras flores de venta exclusiva en los almacenes Marks & Spencer por unos 35 euros. Una pasión que comparten con otras parejas. Sting y Trudie Styler son dueños de unas bodegas italianas ecológicas donde producen vinos con el nombre de sus canciones: Sister Moon o When We Dance. Nancy Lasseter está al frente de las bodegas que llevan el apellido de su marido, el genio de los estudios Pixar, John Lasseter. Y David Beckham le regaló a su esposa Victoria por su cumpleaños unos viñedos cuando vivían en Los Ángeles. Pero pocos ponen tanto esfuerzo personal como Russell en sus vinos.

La bodega de Sting y Trudie Styler, Tenuta il Palagio, localizada en la Toscana (Italia).
La bodega de Sting y Trudie Styler, Tenuta il Palagio, localizada en la Toscana (Italia).CORDON PRESS
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS