Ai Weiwei en libertad

Tras cuatro años sin poder salir de China, perseguido por el régimen, el artista exhibe su nuevo estatus

El artista Ai Weiwei, con su hijo en una piscina de Múnich, en una foto de su cuenta de Instagram.
El artista Ai Weiwei, con su hijo en una piscina de Múnich, en una foto de su cuenta de Instagram.EFE

He aquí una refrescante imagen de felicidad, la de un padre jugando con su niño —al que no veía desde hacía un año— en una piscina de Múnich (Alemania), donde el pequeño vive con su madre, por motivos de seguridad, muy lejos de Pekín, donde reside el artista Ai Weiwei. El autor del estadio conocido como El Nido, que acogió los Juegos Olímpicos de 2008 en la capital china, cayó en desgracia por sus críticas al régimen comunista. En 2011 fue encarcelado 81 días por “incitar a la subversión contra el Estado” y sufrió después acusaciones variopintas, típicas de un régimen totalitario: evasión de impuestos, bigamia, pornografía, cambio ilícito de divisas..., incluso llegó a ser tachado de “enemigo público” y de “criminal”.

Su purgatorio empezó a aliviarse en 2012, cuando se le levantó el arresto domiciliario, aunque las autoridades mantuvieron la prohibición de que abandonara el país. Ello no le impidió seguir montando exposiciones fuera de China —una de ellas en la antigua cárcel de Alcatraz, qué ironía— organizadas por correo electrónico y videoconferencias, y sin su presencia en las inauguraciones.

Y sin que sepamos muy bien los motivos, el mismo régimen que lo asfixiaba empezó a soltar el lazo. El deshielo llegó en junio, cuando se le permitió su primera exposición individual en Pekín, para la que reconstruyó un pabellón de más de cuatro siglos. En julio, el hombre que había llenado la Sala de Turbinas de la Tate Modern de Londres con 100 millones de pipas de girasol de porcelana recuperó su pasaporte, y como un adolescente que sale por primera vez del nido, se hizo un selfie con el documento. El 30 de ese mes salió de China tras cuatro años de ostracismo. En Múnich, Ai Weiwei se hará una revisión médica, aunque vista su cara, no parece que sufra ninguna dolencia. Esperemos que dure. Su salud y su libertad.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel Morales

Periodista de la sección de Cultura, está especializado en información sobre fotografía, historia y lengua española. Antes trabajó en la cadena SER, Efe y el gabinete de prensa del CSIC. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster de Periodismo de EL PAÍS, en el que fue profesor entre 2007 y 2014.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS