Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El maletín

Eso es lo que tiene el poder: antes o después nos convence de que son normalísimas (para todo el mundo) cosas que (para todo el mundo) son muy anormales

Me encontré en el aeropuerto de Bogotá con una de las personas más finas, nobles e inteligentes que conozco: el escritor y periodista colombiano Daniel Samper Pizano. Me contó que había demorado un poco en el control de seguridad porque los funcionarios habían querido requisarle un cortauñas que él ni siquiera recordaba llevar en el maletín. Hay una foto tomada durante la gira del Papa por Estados Unidos y Cuba: se lo ve tropezando al subir la escalinata del avión que lo llevaría a Filadelfia (las ciudades por las que pasó eran fortalezas blindadas, pero pudo haberse desnucado al subir una escalera sin ayuda). Más allá de eso, ni en medio del tropezón el hombre soltó el maletín que lo acompaña a todas partes. En 2013 varios periodistas le preguntaron qué llevaba dentro. Dijo: “No llevo la llave de la bomba atómica. Dentro hay una cuchilla de afeitar, el breviario, la agenda, un libro para leer (...) Siempre llevo el maletín cuando viajo, es normal. Debemos habituarnos a ser normales, a la normalidad de la vida”. Estoy de acuerdo. Sólo que el contenido de ese maletín está lejos de ser normal. Para sus traslados el Papa no utiliza vuelos regulares; como el Vaticano no tiene aviones propios usan los de líneas comerciales sin ninguna comodidad especial. Es de suponer que esos aviones salen de aeropuertos normales, en los que se deberían aplicar las mismas reglas de seguridad aeroportuaria normales (y ridículas) que se aplican en todos los aeropuertos normales: en la cabina ya no se pueden llevar líquidos ni elementos punzantes o cortantes. Yo, que soy normalísima, no podría subir a un avión con lo que lleva el Papa en su maletín: una cuchilla de afeitar. Eso es lo que tiene el poder: antes o después nos convence de que son normalísimas (para todo el mundo) cosas que (para todo el mundo) son muy anormales.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS