PORQUE LO DIGO YO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Carácter

A La Pulga le hace falta precisamente todo lo que vuelve a Maradona intragable: El Pelusa era una fuerza de la naturaleza

Lionel Messi, tras perder la final de la Copa América Centenario.
Lionel Messi, tras perder la final de la Copa América Centenario.NICHOLAS KAMM (AFP)

Messi ha anunciado su retirada de la selección argentina. No puede más. Por más que sea un genio, el mejor del mundo, un prodigio nunca visto, el mayor goleador de la historia con la camiseta albiceleste... No lo logra. En la última Copa América Centenario tampoco se llevó el título a casa. Suma cuatro finales frustradas. Su palmarés con el Barcelona da vértigo, pero con su equipo nacional no ha podido ganar un solo torneo de primera línea.

En días como hoy, uno comprende por qué Maradona fue histórico. Sí, El Pibe puede resultar irritante. Tenía problemas con las drogas. Hacía trampas. Se metía (y se mete) altisonantemente en política. Insulta gratuitamente a la gente. Y con todo, guió a Argentina a una Copa Mundial y a una Artemio Franchi.

Uno quisiera que la vida fuese justa y que triunfase Messi: el buen chico que no se mete en líos. El ejemplo de fair play. Messi nunca ha alzado la voz, jamás ha soltado una mala palabra. Es tan suave, tan para niños, que en su campaña publicitaria más visible promociona patatas fritas.

Y sin embargo, a La Pulga le hace falta precisamente todo lo que vuelve a Maradona intragable: El Pelusa era una fuerza de la naturaleza. Se creía lo que hacía sin importar que resultase arbitrario o absurdo. Y se lo hacía creer al resto del equipo. Su personalidad transformaba a sus compañeros en psicópatas del fútbol, temibles máquinas de ganar.

Para ser el mejor del mundo, no basta con ser el mejor del mundo. También es necesario carácter: esa cualidad que no necesariamente te hace una persona agradable... pero te hace líder.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS