Ryan Reynolds, hombre del año

La revista 'GQ' ha nombrado al actor, junto a Usain Bolt y Warren Beatty, uno de los rostros que han marcado este 2016

Ryan Reynolds, en la portada de la revista GQ.
Ryan Reynolds, en la portada de la revista GQ.
Más información
Ryan Reynolds: “Soy como un ‘meme’ sin fin”
Dos embarazos: Eva Mendes y Blake Lively esperan su segundo hijo
Ryan Reynolds cuenta en 14 tuits por qué su paternidad no mola tanto

Ryan Reynolds es el hombre del año. La revista GQ ha seleccionado al actor, de 40 años, junto a Usain Bolt y Warren Beatty, como uno de los rostros que han marcado este 2016.

El esposo de Blake Lively y padre de dos niñas se sinceró con la publicación y habló acerca de la salida del director Tim Miller de la secuela de Deadpool 2. “Todo lo que puedo añadir es que estoy triste de que Miller esté fuera de la película”, afirmó. “Tim es brillante y nadie ha trabajado tan duro como él en Deadpool”, subrayó Reynolds, quien no había comentado nada sobre esta noticia desde que se anunció. Medios estadounidenses aseguran que la relación entre Miller y el protagonista de Linterna verde no era buena.

Y aunque Reynolds es muy celoso de su vida privada, compartió un poco de su historia de amor con Lively. Según contó, la relación comenzó una noche mientras se encontraban en cenando en un restaurante en el barrio de Tribeca, en Nueva York. “De pronto sonó una canción y le pregunté si le apetecía bailar. No había nadie allí, así que mientras bailábamos pensé: "¡Oh, creo que he cruzado la línea!. Luego la acompañé a casa y el resto es historia”, reveló.

El actor se convirtió en padre de una niña por segunda vez el pasado septiembre. Hasta el momento, no ha revelado el nombre de la pequeña, algo que no resulta nada extraño. Tanto él como su esposa tardaron meses en desvelar cómo se llamaba su primera primogénita, James. Y la pareja tampoco ha compartido nunca fotografías donde se vea la cara de la niña. Una vez que se hizo público, Lively explicó en Good Morning America que ponerle nombre de chicos a las niñas es una tradición familiar: "El mío, Blake, pude ser perfectamente de chico. Así que seguí la tradición con mi hija", confesó.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS