PORQUE LO DIGO YO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El año clónico

2016 es el año en que nos llenamos de réplicas de todas las cosas o, más bien, de copias cutres, como de baratillo

El perro clonado, al poco de nacer.
El perro clonado, al poco de nacer.BIOCAN | EPV

2016 es el año en que nos llenamos de réplicas de todas las cosas o, más bien, de copias cutres, como de baratillo.

España pasó casi todo el año con un gobierno en funciones, que es como un bolso Vuitton del top manta: a primera vista se confunde con uno de verdad, pero después de un rato de uso, le faltan todos los detalles. Lo más extraño es que tampoco pasó nada. Ahora que tenemos un Gobierno de verdad, a lo mejor hasta echamos de menos la copia. Ah, nos quejaremos con nostalgia, qué tranquilidad aquellos tiempos en que no se legislaba y el presidente tenía la agenda libre.

Este año, ni siquiera la verdad fue de verdad. Se convirtió en "posverdad", algo parecido a esos juguetes del todo-a-un-euro que el 27 de diciembre ya están desmembrados y no puedes devolver en ninguna parte. Llevas a la tienda tu información en mal estado, como un cachorro enfermo, y tratas de que te devuelvan lo que diste por él. Pero el vendedor mueve la cabeza de un lado a otro y te explica: "Lo siento, es que esto era cierto del 21 al 25. Luego ya no tenía garantías".

Eran falsificaciones el matrimonio de Brad y Angelina. El rector de la Rey Juan Carlos. La ONG por Nadia Nerea. Y un mundo de pequeños Nicolases.

Mientras ocurría todo esto, una familia argentina clonó a su perro. Con solo una muestra de células, se mandaron hacer un repuesto en una fábrica de mamíferos de Corea del Sur. Pero la familia está tranquila porque el clon costó 100.000 dólares. Por ese precio, sí consigues algo de verdad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS