La nueva pareja de oro de Hollywood

Ryan Reynolds y Blake Lively heredan el trono que han dejado Angelina Jolie y Brad, pero encarnan una manera diferente de entender la fama y protegen su intimidad

Blake Lively y Ryan Reynolds junto a sus hijos en el Paseo de la Fama de Hollywood el pasado 15 de diciembre.
Blake Lively y Ryan Reynolds junto a sus hijos en el Paseo de la Fama de Hollywood el pasado 15 de diciembre.Getty

Jack Nicholson describió los Globos de Oro como la mejor fiesta de Hollywood. Pero también son un buen escaparate amoroso. Allí se liaron hace años una joven Marilyn Monroe con un maduro Glenn Ford aunque lo suyo fue cosa de un día. Mucho más duradera ha sido la pareja que forman Harrison Ford y Calista Flockhart que, tras conocerse en la ceremonia del 2002 de estos galardones, siguen juntos. Mañana esta misma celebración de Hollywood les servirá a Ryan Reynolds y Blake Lively para dejar claro lo que las revistas del corazón ya aseguran: que el canadiense y la californiana son la pareja del año.

Más información
Las hijas de Ryan Reynolds dejan de ser seres imaginarios
Ryan Reynolds, hombre del año
Blake Lively: “Aprendí de mis errores ante mucha gente”

En un momento en el que las estrellas se escapan como pueden de comparecer junto a su pareja en la alfombra roja, Reynolds y Lively parecen disfrutar de su mutua compañía delante de las cámaras.

Los hay como Emma Stone que prefiere llevar a su hermano, Spencer, en este peregrinaje de galas con miras al Oscar. Lily Collins escogió a su madre, Jill Tavelman, para los Globos de Oro y Eddie Redmayne prefirió a su agente, Josh Lieberman, antes que volver a traer a su esposa, Hannah Bagshawe, a la ceremonia. O como el oscarizado Leonardo DiCaprio que prefiere no acudir con pareja y así evitar tener que responder a preguntas engorrosas sobre la seriedad de su relación.

Pero para Reynolds sería inconcebible acudir a la entrega de los Globos de Oro, disfrutar de su primera candidatura como mejor actor, sin contar con la presencia de su esposa a su lado. Como le gusta recordar a esta mezcla de gamberro y romántico, junto a ella “todos los clichés amorosos se hacen realidad”.

En la que ya se conoce como la era post Brangelina, el matrimonio Reynolds-Lively es señal de que todavía hay esperanza y glamour cuando se habla de amor en Hollywood. La pareja de actores se conocía hace tiempo y hasta trabajaron juntos en una misma película, Linterna Verde, en 2011, antes de iniciar su relación a la que llegaron después de mantener, ambos, sonados romances.

Reynolds estuvo casado un par de años con Scarlett Johansson y Lively fue conocida por haber domado al indómito DiCaprio al menos durante cinco meses. Pero en el momento en el que cruzaron la raya de la amistad a ser pareja, como reconoció el canadiense recientemente en una entrevista recordando esa primera cita, no hubo marcha atrás.

Lo que empezó con un baile en un restaurante vacío en el Tribeca neoyorquino acabó en boda en septiembre de 2012 en Carolina del sur. Luego vendrían sus dos hijas: James en 2014 e Irene este año. “Si hay un momento en mi vida que me ha hecho madurar, ha sido tener hijos. Y a mi esposa, ¡ni te cuento!”, confesó recientemente el actor, de 40, años a este periódico.

No se trata solo de amor sino de estilo juntos y por separado. Él acaba de ser elegido por la revista GQ como uno de los hombres del año junto a Usain Bolt y Warren Beatty. Ella se ha convertido en todo un icono de moda que la llevó a cobrar en el Festival de Cannes 100.000 dólares —unos 90.000 euros— por sus apariciones exprés en la alfombra roja, según el Daily Mail

Como padres son más discretos. Hasta el pasado día 15 de diciembre no posaron en familia. Lo hicieron con sus niñas en el momento en que Reynolds inauguraba su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Y es que los actores, son conocidos por proteger con celo la intimidad de las pequeñas.

Ellos, en cambio, se han ganado el favor del público como pareja en cada alfombra roja por la que han pasado, posando siempre juntos con un cierto humor además de clase. Desde que el actor convirtió su papel en Deadpoolen una cruzada personal que este año le puede llevar al Oscar, ambos han aprovechado sus comparecencias en público o en las redes sociales para bromear con su audiencia. Han posado con él vestido de superhéroe y Lively en sus rodillas, como si le estuviera leyendo la carta a Papá Noel, o juntos de gala con una embarazadísima Blake Lively orgullosa de mostrar su abultada gestación.

Primera cita

El humor también está en sus declaraciones, jugando con su relación de cara a la galería. En diferentes entrevistas ambos han bromeado sobre su primera cita. Los actores han dado a entender que acabó en sexo, o sobre esos supuestos “fuegos artificiales” con los que concluyó el encuentro, pero que según Lively, quizá solo lo fueron para él.

Un tono claramente más divertido que el de otras parejas más longevas pero más domesticadas que este año pueblan la temporada de premios como las formada por Matt Damon con Luciana Barroso, Annette Bening y Warren Beatty o Meryl Streep y Don Gummer.

Tanto Reynolds como Lively prefieren las travesuras. “No negaré que he cometido unas cuantas fechorías por mi esposa”, indicó el actor a este diario. “No será la primera vez que paso de contrabando un pastel de manzana por la frontera. A Blake le gustan y si tiene un antojo, yo se lo doy”, se chivó el intérprete. Mañana en los Globos de Oro serán la pareja más fotografiada como ocurrirá el 18 de enero en la alfombra roja neoyorquina de los Premios del Público donde ambos aspiran a un reconocimiento.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS