Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Risas

¿Paz? Cumplir la ley igual para todos, sin subterfugios. ¿Convivencia? Cada cual en su casa y Dios en la de todos

Captura del polémico programa de ETB en el que se definió a los españoles como "fachas", "paletos", "chonis".
Captura del polémico programa de ETB en el que se definió a los españoles como "fachas", "paletos", "chonis".

Hace semanas una periodista le dijo a Joseba Egibar que representaba el ala más radical del PNV y el burukide contestó: "No crea, yo soy de los moderados". Le doy la razón. El verdadero submundo radical del nacionalismo, tanto en el País Vasco como en Cataluña, no lo forman políticos con propuestas más o menos rupturistas sino un lumpen ideológico o mejor dicho afectivo, alimentado por un odio feroz y pueril a lo que creen español. Esa animadversión visceral viene siendo fomentada de manera constante por las televisiones públicas de ambas autonomías, que en gran parte siempre han estado en manos de vesánicos mucho más desinhibidos que sus superiores institucionales. Hace más de quince años preparamos en Basta Ya una cinta de video con una selección de momentos estelares de EITB, incluidos programas infantiles con niños encapuchados cantando en un rap que se fueran los españoles. Enviamos copias a los directores de los periódicos, a los conductores de los principales programas de radio, a políticos de todo el país, a comunicadores...sin obtener respuesta. Entonces éramos crispadores, ¿se acuerdan?

Ahora algunos se escandalizan del espacio "Soy euskaldún, ¿y tú?", por las burlas e insultos contra los españoles, sus símbolos, etc... ¿Por qué? Sin duda es un programa de humor: ver a criaturas que parecen salidas de un casting para elegir ceporro&ceporra del año llamar "fachas" y "catetos" a sus compatriotas es tronchante. ¡Como si Fu-Man-Chú denunciase el peligro amarillo! Pero también es ilustrativo de por dónde deben ir la reconciliación, la Paz y la Convivencia, esas cosas que tanto preocupan a los espectadores de EITB. ¿Paz? Cumplir la ley igual para todos, sin subterfugios. ¿Convivencia? Cada cual en su casa y Dios en la de todos. De la reconciliación no hablo, que me da la risa...

 

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS