Ellos, como Daniel Day-Lewis, también se retiraron inesperadamente

Greta Garbo, Cary Grant y Meg Ryan estaban en pleno apogeo de su carrera cuando decidieron abandonar la fama

Daniel Day-Lewis y Meg Ryan.
Daniel Day-Lewis y Meg Ryan.AFP/ Cordon Press

La fascinación que ejercen los actores entre quienes solo ven la parte glamurosa de su trabajo, a veces choca con la realidad y son ellos los que sorprenden a sus seguidores con sus decisiones de dejar la interpretación y dedicar su vida a otras cosas cuando todavía se encuentran en pleno apogeo de su carrera. El anuncio de la retirada a los 60 años por “decisión privada” del actor Daniel Day-Lewis, ganador de tres Oscar por sus papeles en Mi pie izquierdo, Pozos de ambición y Lincoln, no es el primer caso de abandono entre rostros conocidos de la gran pantalla. Muchas veces las verdaderas razones solo las sabe su círculo más íntimo, otras veces son decisiones de ida y vuelta, pero este tipo de noticias siempre causa sorpresa.

Estos son otros casos que nos recuerdan que el brillo del cine también tiene sus sombras.

Más información
Daniel Day-Lewis anuncia su retirada
¿Por qué Hollywood se empeña en marginar a Meg Ryan?

1. Greta Garbo. La actriz de origen sueco, fue uno de los mitos del cine estadounidense de los años 20 y sus trabajos tuvieron el apoyo de la crítica, del público y de la industria. Protagonizó títulos como Gran Hotel, La reina Cristina de Suecia, Ana Karenina y Camille. Pero a pesar de su éxito decidió retirarse a los 36 años y vivió el resto de su vida en un apartamento cerca de Central Park en Nueva York. Abandonó definitivamente la interpretación en 1941 después del estreno de la película La mujer de las dos caras. Algunos atribuyeron su decisión al fracaso de este último film, pero sus propias palabras parecen señalar otros motivos: “Mi vida ha sido una travesía de escondites, puertas traseras, ascensores secretos, y todas las posibles maneras de pasar desapercibida para no ser molestada por nadie”. Murió el 15 de abril de 1990.

2. Cary Grant. Durante varias décadas fue uno de los actores más populares de Hollywood donde inundó con su atractivo, elegancia y encanto la gran pantalla en películas como Historias de Filadelfia, La fiera de mi niña, Atrapa a un ladrón o Con la muerte en los talones. Se casó cinco veces y se retiró con 62 años cuando su carrera parecía tener todavía un brillante futuro. Los mentideros atribuyeron su decisión a que el actor prefirió dedicarse a ver crecer a su única hija, Jennifer, fruto de su matrimonio con su cuarta esposa Dyan Cannon. En más de una ocasión dijo que no quería que su hija se dedicara al cine pero él, ya retirado, se siguió relacionando como ejecutivo con diversas empresas relacionadas con el mundo que le dio fama y prestigio.

3. Grace Kelly. Su rostro perfecto y su elegancia natural cautivaron a la cámara y enamoró a directores de renombre. Su carrera, tras títulos como La ventana indiscreta, Crimen perfecto, Atrapa a un ladrón, Mogambo o Solo ante el peligro, augura un largo recorrido. Pero el amor y la nobleza se cruzaron en su camino. A los 21 años conoció al príncipe Raniero de Mónaco y abandonó el cine para casarse con él en 1956 y convertirse en princesa de Mónaco hasta su muerte en accidente de coche el 14 de septiembre de 1982.

4. Rick Moranis. Películas de éxito de taquilla como Cariño, encogí a los niños, Los cazafantasmas o Los Picapiedra, le alzaron a la popularidad en la década de los ochenta y el comienzo de los noventa. La repentina muerte de su esposa, en 1997, precipitó su retirada de la industria cinematográfica para dedicarse a cuidar de sus hijos, aunque su voz siguió dando vida a distintos personajes en proyectos de dibujos animados.

5. Meg Ryan. Fue la reina de la comedia romántica de los años noventa y una de las actrices mejor pagadas de Hollywood en aquel momento. La vecina de al lado que llenaba los cines y aseguraba el éxito de taquilla. Cuando Harry encontró a Sally, Algo para recordar y Tienes un e-mail son algunos de los títulos que engrosan su historial. En 2000 un nuevo título Prueba de vida, junto a Russel Crowe parecía abocar a un nuevo éxito. La novia perfecta, casada con el también actor Dennis Quaid, tuvo un romance con Crowe y se divorció de su marido. Se rompió la magia. Las operaciones de cirugía estética que cambiaron su rostro angelical tampoco ayudaron y la actriz, según declararon sus amigos, se mudó a Nueva York para alejarse de Hollywood y tener una vida más tranquila con su familia.

6. Mara Wilson. La adorable niña con la que los espectadores se encariñaron en películas como La señora Doubtfire o Matilda, parecía tener un brillante futuro en el mundo de la actuación, pero de repente desapareció de la luz de los focos. Años después, ya adulta, explicó que dejó el medio porque no sentía libertad creativa en repetir una y otra vez lo que te pide un director al hacer una película.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS