el médico de mi hij@
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Convivir con el asma del lactante

Soy mamá de tres niños y el centro de salud es mi segunda casa

IAN HOOTON/SCIENCE PHOTO LIBRARY (Getty Images/Science Photo Library RM)

Siempre he odiado el calor, ahora lo adoro porque sé que el calor achicharra los virus. Soy mamá de tres niños y el centro de salud es mi segunda casa, siempre que voy les pido mi tarjeta de fidelidad o espero a que algún día me llamen porque me ha tocado la vajilla. (Gracias a la pediatra de mis hijos por su infinita paciencia).

Mi primera hija enfermó lo habitual en sus dos primeros años de escuela, aunque a mí me parecía demasiado. Por aquel entonces todavía pensaba que habría algún producto milagroso que haría que subiera las defensas de mi hija, pero hoy, 6 años después, he descubierto que ese producto milagroso se llama madurez y no lo receta ningún pediatra.

El médico de mi hij@

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació en 2011 el grupo de Facebook El médico de mi hij@.

En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil, entre ellos su creador, el pediatra y colaborador de este diario Jesús Martínez, atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita.

Lo normal es que los niños enfermen en sus primeros años de escolarización. Cuando oigo la pregunta de las mamás en su primer año de escuela “¿Es normal que enferme tanto?”, no puedo evitar recordar las veces que yo misma pregunté al pediatra, a mi madre , a mi suegra y a la vecina de enfrente lo mismo.

Nunca imaginé que lo más difícil estaba por llegar, y no fue la sorpresa de tener dos hijos a la vez, mi mayor reto iba a ser convivir con el asma.

Mi hijo tuvo su primera bronquiolitis a los siete meses, a partir de entonces empezó el camino de los pitos y flautas con viajes constantes al centro de salud, los ingresos, las noches sin dormir, las visitas a urgencias y la inquietud de oír el tictac del reloj al compás de su respiración.

Odio la noche, es nuestra peor enemiga. En los momentos de crisis, los síntomas se agudizan y el miedo, de manera inevitable, también.

Confieso haberme convertido en algún momento, todavía no sé en cual, en una madre neurótica. Cuando sopla un poco el viento u oigo una tosecilla, aunque haga calor, abrigo a mi hijo consciente de estar activando el modo "gusiluz".

Tratando de mejorar su calidad de vida pensé que no habría mejor terapia que conocer a fondo la enfermedad, conocí el grupo de Facebook El médico de mi hij@ del que ahora, orgullosa, formo parte. Gracias a él he conocido a otras mamás con niños con patologías similares, lo cual te hace sentirte apoyada y aliviada.

Casi tres años después me he dado cuenta de muchas cosas: he aprendido a confiar en mi capacidad para manejar las crisis, a ser capaz de identificar los síntomas previos y a saber qué es necesario apagar las brasas antes de que llegue el fuego.

Podría decirse que el objetivo de nuestro grupo se ha cumplido. Trabajamos para dar a los padres la información suficiente en lo que a salud y educación se refiere, para ser más autónomos, conscientes y seguros y, al mismo tiempo que trabajo ayudando a las demás mamás, de manera paralela, desarrollo mi terapia personal.

Ahora que estoy informada me siento más segura y capaz.

De nuevo el tiempo vuelve a ser mi aliado... porque sé que no todo lo que pita es asma.

Ruth Alfonso Arias. Educadora Infantil, Educadora de padres de Disciplina Positiva.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS