Un retén contraincendios de Castilla y León atropella a un lobo ibérico y posa con él a modo de trofeo

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil ha anunciado la apertura de una investigación para esclarecer los hechos

Uno de los hombres que atropelló a un lobo ibérico en Castilla y León, con el animal muerto.
Uno de los hombres que atropelló a un lobo ibérico en Castilla y León, con el animal muerto.

La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) ha denunciado en sus redes sociales el comportamiento de un equipo contraincendios de Castilla y León que se fotografío con un lobo ibérico muerto después de que ellos mismos lo atropellaran. En una de las imágenes que subieron a su cuenta de Twitter, uno de los trabajadores aparece con el animal levantado sobre sus dos patas traseras, cogido por las orejas a modo de trofeo, y con un pitillo en la boca. "[El empleado] se dedica a posar de esta manera: ¿fue para regocijo privado o público, para recuerdo personal, para hacerse un selfie posando feliz, etc.?", se pregunta ASCEL en un mensaje de esta red social.

El accidente entre el retén contraincendios y el lobo ibérico sucedió el pasado 2 de noviembre, cuando los trabajadores se desplazaban por una carretera del norte de Palencia para dirigirse a su lugar de trabajo. La empresa, que se llama Tragsa, ha emitido un comunicado en el que "lamenta las imágenes personales del operario con el cadáver del lobo". Mientras, el Seprona, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, ha anunciado la apertura de una investigación para esclarecer los hechos, según han informado varios medios locales.

Más información
Los trenes matan a más de 100 renos en Noruega
Polémica por el acoso a dos osos en una carretera de Cantabria
El discutido ‘saque de honor’ de un mono en un partido de fútbol en Japón

"La imagen fue publicada en las redes sociales desde un perfil perteneciente a una persona que no guarda ningún vínculo con la empresa. Tragsa lamenta las malas interpretaciones que se hayan podido producir a raíz de esta publicación", se puede leer en el texto emitido por la compañía, que también ha insistido en que el atropello fue accidental.

En la segunda de las imágenes que ASCEL ha subido a sus cuentas de Twitter y de Facebook, aparece el coche, de marca Toyota, que se llevó por delante al animal con la defensa delantera destrozada en un arcén de la carretera. La asociación también ha dicho que desconoce las reacciones privadas y los motivos del atropello, pero ha defendido la difusión de las fotografías para que no "vuelvan a ocurrir en la medida de lo posible" accidentes de este tipo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS