Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Katharine

Detrás de los periodistas del Watergate (hombres) había una gran mujer a la que la historia ha obviado

Katherine Graham, en su despacho en 1980.
Katherine Graham, en su despacho en 1980.Robert R. McElroy (Getty Images)

Cuando Alan Pakula rodó Todos los hombres del presidente, Robert Redford comunicó a Katharine Graham, propietaria del Washington Post, que su personaje no saldría en la cinta. “Nadie entendía bien la función de la propietaria y era demasiado complicado explicarla (...) Para mi sorpresa, me sentí un poco herida porque se prescindiera de mí totalmente”, cuenta Graham en su autobiografía.

Todo estudiante de periodismo tiene en la cabeza un hito que marca el ejemplo a seguir: el Watergate. Todos hemos querido ser como la pareja de incansables reporteros Bob Woodward (al que interpretó Redford) y Carl Bernstein. O el editor que aguantaba las presiones, Ben Bradlee. Construyendo la épica del periodismo.

Detrás de ese grupo de periodistas (hombres) había una gran mujer a la que la historia, igual que aquel guion, ha obviado. Katharine Graham creció siendo una niña bien. “No sabía vestirme, coser, cocinar ni comprar, ni, algo importante, cómo relacionarme con las personas”, decía ella misma. Su padre era el dueño del Washington Post pero quien heredó el puesto, al principio, fue su marido. Sin embargo, tras una complicada historia personal, fue Katharine quien tomó las riendas de la empresa y convirtió el diario en uno de los grandes.

Ahora otra gran mujer, Meryl Streep, interpretará a Graham en The Post, la película sobre los papeles del Pentágono, otro de los hitos del periódico. Y no puedo esperar a ver si Spielberg sí sabrá explicar, por fin, cuál era la función de Katharine Graham y que ella misma describió así: “Mi función principal fue respaldar a jefes y reporteros, creer en ellos”. Probablemente, el mejor, el más periodístico y el más difícil de los papeles que se podía jugar en aquel momento.

Sobre la firma

Mari Luz Peinado

Forma parte del equipo de Estrategia Digital. Ha sido directora de Verne, por lo que recibió el Premio de Periodismo Digital José Manuel Porquet junto a Lucía González. Antes, fue redactora de El País en México y trabajó en Smoda, MSN y Soitu.es. Intenta seguir escribiendo sobre feminismo y cultura digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS