Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El corzo

El regalo inesperado de encontrarte un cérvido en la montaña en un día de ‘puente’

Un corzo en el bosque.
Un corzo en el bosque.

De repente, en medio de la carretera solitaria, flanqueada de nieve, apareció un corzo. Se me quedó mirando directamente con unos ojos grandes y vivaces que no mostraban alarma ni sorpresa, ni tan solo curiosidad, sino una gracia y una paz infinitas. Hizo un gesto de increíble belleza con el cuello y caminó con la elegancia de una modelo en la pasarela hasta la cuneta. Dando un salto ingrávido de prima ballerina se metió entre las hayas. Yo ya había detenido el coche y seguía prendido en la escena como atrapado en un encantamiento. En el aire frío flotaba un leve aroma almizclado, el perfume salvaje de la etérea criatura. Me di cuenta de que seguía conteniendo el aliento para evitar que se disolviera la magia del instante.

Aquí, en el Montseny, es muy difícil ver un corzo (en catalán “cabirol”), no en balde se le denomina “el fantasma de los bosques”. Yo nunca había visto ninguno y mira que llevo años deambulando por la montaña. Se lo reintrodujo en el parque natural del Montnegre i el Corredor y de ahí ha pasado al Montseny, donde se encuentra ya bien establecido. Se lo puede cazar. De hecho muchas tardes he coincidido con el Marqués –le llamamos así porque en realidad lo es, marqués-, yo paseando y rastreando tejones y jinetas, y leyendo poesía romántica inglesa (Wordsworth atrae a los petirrojos), y él al acecho en la linde de los campos con el rifle suspendido en el trípode, esperando al corzo. Nos saludamos. Él sigue a lo suyo, sus artes de puntería y muerte, y yo a lo mío. La muerte del corzo me parecía algo reprochable aunque distante. Pero ahora que lo he visto, que se han cruzado nuestras miradas, y he podido percibir el latido de la vida en su cuello y el brillo en sus ojos de de un anhelo indescifrable, se que el Marqués no matará solo a su presa, sino todo lo que, en esta melancólica tarde de puente del final del otoño, el corzo y yo hemos compartido.

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS