Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Comezón

En este caso se trataba de unas condiciones de explotación ya muy creíbles, pero exhibidas con sorna

El anuncio publicado por Burger King en su perfil de Facebook.
El anuncio publicado por Burger King en su perfil de Facebook.

Con la comida no se juega, pero ya se juega bastante, demasiado. Sin entrar en sofisticaciones, el otro día compré unas cebollas en una bolsita de tres, de esas de redecilla naranja. La marca era algo así como La huerta del tío Nicolás y eran de Cuenca. Salía un dibujo del señor, un campesino de cara arrugada de toda la vida. Pero si mirabas en el interior de la etiqueta resulta que venían de Perú. ¿Pero cómo pueden venir unas cebollas de Perú y no de Cuenca si yo estoy en Madrid? Vivimos rodeados de misterios que ya no nos intrigan, aunque por si acaso nos los siguen ocultando. Con lo que cuesta una cebolla, no sé imaginar cuánto le queda al pobre campesino peruano, al de verdad, no al del dibujo. Si pusieran la verdad en la etiqueta, bien grande: “Cebollas de Perú”, las mirarías raro, porque eso muy normal no es. Pero lo es, aunque no lo veamos o no lo queramos ver. Nos lo esconden por nuestro bien.

En Burger King, en cambio, han hecho al revés. Para qué andarse con tonterías, esta semana han publicado una oferta de trabajo de repartidores a domicilio que exigía este currículum: estudios superiores, conocimientos de matemáticas, literatura, historia, geografía y política. Se valorarán aptitudes musicales y de canto, añadían. Les han puesto a caldo, pero es que era broma, o eso dicen. Una táctica publicitaria. “Está causando ruido y era lo que esperábamos. Estamos contentos. Somos trending topic”, explicó un portavoz de la empresa. En este caso se trataba de unas condiciones de explotación ya muy creíbles, pero exhibidas con sorna. ¿Cómo se come todo esto? Es una comezón, que en su segunda acepción significa “desazón moral”.

Sobre la firma

Iñigo Domínguez

Es periodista en EL PAÍS desde 2015. Antes fue corresponsal en Roma para El Correo y Vocento durante casi 15 años. Es autor de Crónicas de la Mafia; su segunda parte, Paletos Salvajes; y otros dos libros de viajes y reportajes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS