Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La serpiente me la quedo yo

En caso de divorcio, el bienestar de la mascota prevalecerá para decidir con quién permanece

Una culebra tenida como mascota.
Una culebra tenida como mascota.

Semana grande para los animales de compañía, aunque no, imagino, para los pavos y los centollos, con la Navidad a la vuelta de la esquina. Está ya en marcha la ley para cambiar el estatus de las mascotas y que dejen de ser consideradas bienes inmuebles, objeto de embargo, por ejemplo. Y eso que no he visto nunca que se te lleven el gato por no pagar multas de aparcamiento. Se iban a llevar el gato y también unos buenos arañazos.

Una de las consecuencias de la nueva legislación es que ahora su bienestar, el de los animales, el periquito, sin ir más lejos, será valorado en caso de divorcio. Eso quiere decir, pasando de lo general a lo particular, que tengo todos los números para que me endosen la serpiente si me voy de casa. Ella no daría su opinión —tampoco creo que la medida legal sea tan avanzada como para que se escuche en los tribunales la voz de una serpiente (que por otro lado no va más allá del "Ssssh")—. Pero no tengo la menor duda de que llegado el caso, preferiría marcharse conmigo. También es verdad que de casa nos echarían a los dos juntos.

La serpiente sin duda estará siempre mejor conmigo. Soy el único que la entiende. No voy a presumir de haberme ganado su afecto, que por lo demás es relativo en los reptiles, pero soy yo quien se ocupa de cambiarle al agua y suministrarle ratones, y esas cosas unen.

Lo que me lleva a preguntarme por el estatus jurídico de los roedores. ¿Qué voy a hacer si los que adquiero prefieren (comprensiblemente) quedarse en casa en lugar de venir con nosotros? Qué duro es cuando se deshace una familia...

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS