La segunda oportunidad de la abuela Dulce

En Brasil, doña Dulce pidió 1.000 euros, los invirtió en su negocio de escobas artesanas y logró quintuplicar sus ingresos mensuales.

Son las 5.30 y Dusileide Bezerra está sentada en el suelo encerado de un cuartucho construido con barro y madera en la zona rural de Assu, un pequeño municipio del noreste de Brasil. Apoyada en la pared, extiende sobre sus piernas varias hojas desenmarañadas de palma de carnauba —árbol típico de la zona—. Sujeta la punta del manojo con los dedos de los pies, lo aprieta con unos hilos de la propia hoja y listo. Las hojas de palma empiezan a tomar la forma de una más de las escobas artesanales de su pequeña producción. Serán más de 60 cuando acabe el día. O, mejor dicho, a las 12.00. El sol vertical a esa hora marca 38 grados en esta ciudad a 200 kilómetros de Natal, la capital del Estado de Río Grande del Norte.

Dulce, como le gusta que la llamen, maneja con destreza la materia prima que le proporciona este árbol, un tipo de palmera que abunda en la zona rural de Assu. Fue allí donde nació hace 49 años. Aprendió a trenzar las hojas, que se convertían en sombreros, bolsos, cestas y escobas, mucho antes de saber leer y escribir. Era una niña cuando su madre le enseñó a sacarles partido. Era la forma de contribuir al presupuesto de una familia que, pobre, sumaba nueve hermanos. El colegio no era prioridad en aquella época. “Cuando aprendí a leer, ya había sido abuela”, recuerda Dulce, madre de cuatro hijos y abuela de cinco nietos. Tuvo su primogénito, Francisco, a los 15, que le dio su primera nieta, Dulce Maria, cuando ella tenía 35.

Dusileide Bezerra teje sus escobas de palma de carnauba.
Dusileide Bezerra teje sus escobas de palma de carnauba.manuel vázquez

La abuela dejó la vergüenza a un lado para acudir todos los días, junto con los demás niños de la zona rural, al único colegio que había. Durante un año se sentó en su pupitre hasta salir de la oscuridad de quien no sabe leer. “Antes firmaba los papeles y documentos con el dedo. Eso me hizo perder muchas oportunidades en la vida”, lamenta. Todavía no escribe muy bien, pero ya firma con su nombre completo, Dusileide Guilherme Bezerra Silva, con un trazo elegante.

La historia de Dulce cambió cuando un joven vendedor de créditos le propuso que invirtiera en su propio negocio con un préstamo del banco. “Tengo miedo de endeudarme, hijo mío”, le contestó. Pero ¿cómo una persona que trabaja tanto y que cuenta con el respeto de todos los vecinos podría dejar de cumplir un compromiso? Dulce recapacitó y vio que podría funcionar. Pidió 1.000 euros en un microcrédito y se arriesgó.

Hasta entonces, Dulce recibía las escobas del fabricante Ronaldo Maia Junior ya casi terminadas, y ella solo “ataba el manojo”, explica. Ganaba poco más de 50 euros mensuales. Ahora, con la pequeña inversión, ha asumido todo el proceso y Ronaldo le paga cada mes 280 euros por cada 1.000 escobas.

Ya es mediodía y Dulce se levanta del suelo para barrer la pequeña estancia donde trabaja. Organiza tan cuidadosamente las escobas, ya casi finalizadas, que parece hacerlo para impresionar a las visitas. Lo que le faltó de estudios, le sobra en organización. Esa percepción se corrobora al visitar su casa de dos estancias que su marido construyó. El tiempo está seco y la calle es de tierra, pero en la casa de Dulce no hay ni una mota de polvo.

Ya siendo abuela dejó la vergüenza a un lado para acudir a la escuela junto a los niños y aprender a leer

A las cinco llega Josenildo, su esposo, que trabaja en una fábrica de cerámica. Antes de las ocho de la tarde, Dulce ya está en la cama, puesto que su rutina empieza pronto: se levanta a las tres de la madrugada. Antes de irse a la faena, deja la comida hecha. Después, continúa con su jornada madrugadora.

El trabajo ahora es más intenso. Pero ella no se queja. “Soy más feliz ahora”, dice. Guarda religiosamente una parte de lo que gana para pagar el préstamo del banco. Y ya sueña en, después, pedir otro crédito para aumentar la producción.

Una enorme luna llena se asoma en el cielo e invita a Dulce y a los vecinos de la zona rural a contemplar el espectáculo. Se ve tan grande que parece que uno la puede tocar. Parece que está allí para recordar que la vida sencilla se cobra un precio, como la falta de escuelas y el trabajo duro por poco dinero. Pero también ofrece maravillas para compensar.

Descubre otras historias

Isabel Pacajoj. ¿Cómo se dice empresaria de éxito en quiché?

En Guatemala, Isabel Pacajoj tiene una empresa de productos textiles. Cuentan con 12 empleados y crean otros 40 empleos indirectos.

Adelaida Morán. Conquistar el futuro balboa a balboa

En Panamá, Adelaida Morán apostó a futuro, y poniendo como aval una motosierra hoy planea mandar a la universidad a sus nietos.

Quintín Quispe. Moldear un mundo más próspero

En Perú, Quintín Quispe vendía silbatos de barro con forma de pájaro. Ahora, ha fundado una carpintería llamada La Tablita en la que construye muebles.

Diana Céspedes. La mujer que tiene más actividades que la reina Letizia

En la República Dominicana, Diana Céspedes ya no hace milagros para subsistir, ahora exporta bananos orgánicos a Europa.

Astrid Orjuela. Trabajar para que nazca la cabra perfecta

En Colombia, Astrid Orjuela se ha convertido en productora de leche de cabra y también tiene un criadero de estos animales.

Seis proyectos, seis crónicas y muchas vidas cambiadas

El arma de Naciones Unidas para erradicar la pobreza

  • El Nobel de Economía Amartya Sen le dio a finales del siglo XX un giro al concepto de pobreza: no se trata de alguien que tiene o produce poco, sino de aquel que, por falta de recursos, no ha logrado desarrollar sus capacidades. Sus teorías inspiraron las microfinanzas, ese pequeño empujón económico capaz de revertir la espiral de miseria y generar desarrollo. Las historias que se narran a continuación comparten ese instante: el día en que todo cambió, un antes y un después que les permitió ampliar su quiosquito, comenzar a exportar plátanos al otro lado del Atlántico o establecer un próspero negocio ganadero. El pequeño gran cambio. El País Semanal ha viajado a América Latina para contar seis historias de éxito. Entre ellas, hay una abrumadora mayoría de mujeres. Pero el objetivo es siempre el mismo: abandonar la exclusión financiera para salir de la pobreza.
  • Durante la 70ª Asamblea General de la ONU, en 2015, los líderes mundiales se comprometieron a luchar por un mundo más justo e igualitario. En su agenda figuraban 17 objetivos y, al menos 5 de ellos, destacan la necesidad de un acceso ampliado o universal a los servicios financieros. Un ambicioso plan de acción que define prioridades de desarrollo para el año 2030, con el fin de erradicar la pobreza, terminar con la brecha de género y promover una vida digna con oportunidades para todos.
  • Según cálculos del Banco Mundial, 2.000 millones de adultos "no están bancarizados", lo que supone cerca del 40% de la población del planeta. En América Latina, la región del globo en la que posan su mirada los seis reportajes que recorren estas páginas, la cifra asciende a 210 millones de personas.
  • Un pequeño préstamo tiene un poder de transformación enorme y la figura del asesor dentro de las llamadas instituciones microfinancieras (IMF), que es quien llega hasta el emprendedor allá donde esté, por remoto que sea el lugar, es clave. Sin él, personas como Quintín Quispe o Adelaida Morán jamás se habrían atrevido a entrar en un banco y solicitar un préstamo. La tecnología también juega un papel fundamental: acercan la oficina hasta los hogares de los emprendedores evitando que pierdan tiempo y dinero en desplazamientos.

Lee el especial completo aquí

Sobre la firma

Carla Jiménez

Directora de EL PAÍS en Brasil desde 2018. Trabajó en O Estado de S. Paulo, Agência Estado, revista Época e IstoéDinheiro. Nació en Chile, creció en Brasil. Es formada en Periodismo por la Universidad Cásper Líbero, con especialización en Economía en la Fipe/USP. Forma parte de EL PAÍS desde 2013.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS