Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cambiar

Si pudiéramos exprimir unas gotitas de política italiana en la nuestra tal vez se lubrificara un poco

Sergio Mattarella, firmando el decreto por el cual se disuelven las cámaras del Senado y del Congreso de Diputados de Italia, en Roma, Italia.
Sergio Mattarella, firmando el decreto por el cual se disuelven las cámaras del Senado y del Congreso de Diputados de Italia, en Roma, Italia.Departamento de Prensa del Palac (EFE)

Termina la legislatura en Italia y tenemos nuevo récord: cambios de grupo parlamentario en cinco años, y ni siquiera es una cifra segura. No es tan alarmante, el total de implicados es menor, 345 individuos, porque algunos han cambiado más de una vez. Hay un genio que ha saltado nueve veces de un partido a otro, y le siguen saludando, no crean. En total, un 36% de diputados y senadores no están donde los pusieron al principio. Si se juntaran serían un partido de mayoría absoluta, tal vez con ligeros problemas de estabilidad. Qué decir de esta encomiable capacidad de ponerse en el lugar del otro, de esta incansable búsqueda de la coherencia. Quizá es demasiado —diez tránsfugas al mes—, pero puede que tengamos algo que aprender. No digo llegar a eso, a un Parlamento mutante y resbaladizo, me refiero a la actitud. Si pudiéramos exprimir unas gotitas de política italiana en la nuestra tal vez se lubrificara un poco. Con menos fanatismo y más sentido práctico. Más imaginación y menos inercia. Menos principios y más inicios. Una continua discusión de las propias posiciones más que de las ajenas, que también. Estar dispuesto al entendimiento, hasta el punto de llegar a la suplantación del otro. Que el adversario pueda convertirse en cómplice. Carecer de todo prejuicio, a riesgo de carecer incluso de escrúpulos. Nada es imposible, hasta ha surgido un partido de izquierda que se llama Posible, no les digo más. Siempre hay una solución, otra cosa es que el país tenga arreglo. Piensen qué formidable ensalada podríamos organizar aquí con esos números. Podría acabar gobernando España, no sé, uno de Coalición Canaria, o aún mejor, un independentista catalán. Se desbloquearía todo, no cabe duda.

Sobre la firma

Iñigo Domínguez

Es periodista en EL PAÍS desde 2015. Antes fue corresponsal en Roma para El Correo y Vocento durante casi 15 años. Es autor de Crónicas de la Mafia; su segunda parte, Paletos Salvajes; y otros dos libros de viajes y reportajes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS