El investigador, investigado

Imagen de la película 'La vida privada de Sherlock Holmes' (1970), de Billy Wilder.
Imagen de la película 'La vida privada de Sherlock Holmes' (1970), de Billy Wilder.Álbum

Michael Sims traza una genealogía intelectual de Sherlock Holmes en ‘Arthur y Sherlock’.

MÁS DE UNO de los alumnos que asistían a las clases del profesor ­Joseph Bell creyó ver en él a un nigromante. Precursor de la medicina forense, el escocés procuraba sus diagnósticos a partir de averiguaciones casi marcianas para la época, el siglo XIX, como las costumbres alimenticias o el empleo del finado. Aquel hombre fue una abundante fuente de inspiración para Arthur Conan Doyle, que basó parcialmente en él a su criatura Sherlock Holmes. El resto de genealogías intelectuales del detective las traza Michael Sims en Arthur y Sherlock (Alpha Decay), un ensayo que investiga los orígenes del más famoso de los investigadores.

Sobre la firma

Silvia Hernando

Redactora en BABELIA, especializada en temas culturales. Antes de llegar al suplemento pasó por la sección de Cultura y El País Semanal. Previamente trabajó en InfoLibre. Estudió Historia del Arte y Traducción e Interpretación en la Universidad de Salamanca y tiene dos másteres: uno en Mercado del Arte y el otro en Periodismo (UAM/EL PAÍS).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS