Gente

Jon Kortajarena: “Quien sufra acoso en el mundo de la moda que lo denuncie”

El modelo y actor lamenta el aplazamiento "un día antes" de la emisión de la serie 'La Verdad'

Jon Kortajarena, el jueves en Baqueira Beret.
Jon Kortajarena, el jueves en Baqueira Beret.

Más información

La nieve ha caído generosamente en los últimos días en Baqueira Beret (Lleida) donde es la cita. Esta esplendidez meteorológica está en sintonía con la forma de expresarse de Jon Kortajarena, de 32 años, uno de los tops más cotizados del mundo. Su gesticulación y su calidez en las distancias cortas transmiten un aplomo cosechado durante los últimos 13 años, cuando el modelo ha forjado una carrera en las pasarelas que ahora está expandiendo hacia el terreno de la interpretación. Sus dos mundos se han visto manchados en los últimos meses por denuncias de acosos sexuales. "Por ningún medio se pueden permitir", zanja sin mucho ánimo de profundizar más en el asunto, acariciando repetidamente su único detalle de color esta noche: un dorado reloj de Bulgari.

"Quien sufra acoso en el mundo de la moda que lo denuncie", recomienda a la vez que hace un llamamiento a la ética profesional y a la responsabilidad individual de los profesionales de la industria. Kortajarena ha trabajado con el fotógrafo Mario Testino, señalado en las últimas semanas por haber acosado presuntamente a algunos modelos a lo largo de su trayectoria. Sin embargo, las palabras del vasco sobre el fotógrafo han sido positivas hasta la fecha y no quiere entrar a valorar detalladamente su experiencia.

Jon Kortajarena junto a Valentino y la actriz Anne Hathaway en 2015.
Jon Kortajarena junto a Valentino y la actriz Anne Hathaway en 2015.Cordon Press

La cita es en Dom Pérignon Lodge, una especie de cabaña en medio de una pista de esquí. Todo el mundo va vestido de negro. No se trata de ninguna realidad paralela como la que se podría encontrar la famosa black lodge de la serie Twin Peaks, pero se le asemeja. Se trata de un espacio efímero, a pocos centenares de metros del Pla de Beret, que va a desaparecer en una semana. Está edificado con unos materiales que recuerdan a un castillo hinchable pero en esta ocasión relleno de un aire caliente que provoca que los hábitos de abrigo de los presentes, indispensables fuera, se conviertan en un absoluto estorbo en el interior. Mientras Kortajarena goza de su flamante título de embajador de la marca, reflexiona ante un buen festín del chef Ramón Freixa sobre su profesión, marcada esta semana por el aplazamiento del estreno de la serie La Verdad de Telecinco.

Antena 3 programó el miércoles pasado la película Palmeras en la nieve y la cadena de Mediaset decidió posponer el inicio de la serie donde actúa Kortajarena por miedo a tenerse que conformar con una audiencia por debajo de sus expectativas. Fuera del local solo se ven antorchas en la nieve y la preocupación del vasco, ahora residente en Londres por su ubicación estratégica para coger vuelos internacionales, es evidente. "Nos dijeron que empezaríamos con la serie y que la promocionáramos en las redes sociales y un día antes nos dicen que no", lamenta ante la incertidumbre de cuándo se va a poder ver finalmente. "Son decisiones que toman los jefes y supongo que lo hacen con conocimiento", explica.

Kortajarena ve en el oficio de actor la posibilidad de mostrar detalles inexistentes en la pasarela. El rodaje de La Verdad empezó a finales de 2015 y se alargó un año, durante el que el modelo residió en Cantabria. Kortajarena considera que con la interpretación tuvo la posibilidad de mostrar su "vulneribilidad" y sus "imperfecciones", impercebibles en su carrera como modelo. Por este motivo su nueva faceta le parece "emocionante, terapéutica y liberadora". Está claro que su intención es que su carrera siga combinando su vertiente más consolidada con la nueva, que estrenó en 2009 con su aparición en Un hombre soltero junto a Colin Firth.

Llegó a Baqueira Beret el jueves a las dos de la madrugada. Durante la jornada, Kortajarena se paseó por la Vall d'Aran pero su agenda no le dejó tiempo para esquiar pese a que le hubiera gustado. Después de una cena que terminó la madrugada del viernes, se acostó hacia la una para levantarse cinco horas más tarde y participar en un proyecto del fotógrafo alemán Peter Lindbergh en el sur de Francia.

Amigo de La Vecina Rubia, no le molesta que los influencers hayan tomado partida en el mundo de la moda, como resultó evidente en la última edición de la Barcelona 080 Fashion, cuando desfilaron algunos youtubers con un destacado protagonismo. Ve legítimo este recurso que tienen las marcas para llegar a nuevos públicos y considera que complementa el trabajo de los profesionales. También está de acuerdo con la filosofía see-now-buy-now (Lo ves ahora, lo compras ahora). Considera que esta estrategia, de poder adquirir lo que se ve en las pasarelas sin tener que esperar a la nueva temporada va acorde con los valores trepidantes que las redes sociales inoculan a los más jóvenes.

Como el coche eléctrico para salvar el planeta, el modelo vasco defiende que la pasarela tiene que ser más sostenible. "El diseño de alta moda no tiene por qué estar reñido con la ética", defiende y concluye que los Gobiernos se tendrían que implicar más en la lucha para salvar el medio ambiente. En este punto menciona la labor de Livia Giuggioli, la esposa de Colin Firth, en la promoción de la moda eco. Lamenta que, de momento, solo vista a mujeres. Poco después de la medianoche una máquina pisanieves le devuelve a la civilización.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50