Tentaciones

Tye Sheridan ('Ready Player One'): "Steven Spielberg es un maestro con el que aprendes cada día"

Es la nueva estrella 'millennial' del cine y protagoniza una de las películas más esperadas del año, que llega a los cines el próximo 29 de marzo

Tye Sheridan es una de las grandes estrellas de la generación millennial de Hollywood. Quizá la más importante en cuanto a trayectoria, por los directores con los que ya ha trabajado. Comenzó su carrera protagonizando El árbol de la vida (2011), de Terrence Malick, lo que son palabras mayores, y le dio la réplica a Nicolas Cage en Joe (2013), lo que tiene mucho mérito y, además, le valió un premio en el Festival de Venecia. Y también es la estrella que tiene el futuro más claro, a la vista de las películas que estrenará próximamente.

El actor, nacido en Elkhart (Texas, EEUU), en 1996 es el protagonista principal de Ready Player One, la esperada película de Steven Spielberg, con la que el creador de Indiana Jones y E.T. regresa a los 80, apuntándose al revival que vivimos desde hace tiempo, y con la que reivindica el legado estético, artístico, musical y, por supuesto, cinematográfico de esta década. 

El film, que se estrena el próximo día 29 de marzo, se desarrolla entre dos mundos. En un futuro cercano, en el año 2045, la humanidad tiene que encontrar vías de escape para la sociedad en la que vive. Y un visionario creador, James Donovan Halliday (Mark Rylance), se las ofrece con la creación de Oasis, un mundo virtual en el que los participantes disputan partidas de videojuegos y donde Wade (Tye Sheridan), bajo el sobrenombre de Parzival que es su avatar en esa realidad paralela, es uno de los usuarios más activos.

Steven Spielberg adapta en Ready Player One la popular y superventas novela homónima de Ernest Cline, que en realidad ya estaba repleta de homenajes a sus películas, a los videojuegos y a la cultura pop. Porque el director, como reconoce Tye Sheridan, es auténtica historia del cine. "Sus películas de los 80 tienen aún un impacto muy importante. A mí, personalmente, me influyó mucho cuando solo era un niño. Y trabajar con él me pareció, desde el primer momento, una oportunidad increíble. Una verdadera suerte", asegura el actor desde Los Angeles.

Pero, ¿cómo es el día a día en el rodaje junto a Spielberg? "Es algo sorprendente para un actor joven, como soy yo, y para cualquier actor en general. Enseguida te das cuenta que es un director que logra que todo parezca fácil, consigue que hagas las cosas sin que te des cuenta. Transmite una enorme energía en el rodaje. Desde la primera vez que le conocí me di cuenta de que iba a aprender con él, y a mí me gusta ir al set de rodaje a aprender, creo que es la mejor escuela que existe y lo quise aprovechar. Pero, a la vez, también ves que él está continuamente aprendiendo. Eso hace el rodaje realmente excitante y tienes ganas de ir a trabajar todos los días", asegura el joven actor.

"Mi personaje es un adolescente que vive en una zona pobre de una gran ciudad. No está contento con la existencia que lleva y por eso trata de escapar de lo que le rodea a través de su avatar"

Aunque los videojuegos son el punto de partida de la película y los jóvenes protagonistas son verdaderos gamers, Ready Player One no es una película sobre el mundo de los jugones. Spielberg quería llevarla un paso más allá de la órbita de las consolas. "En realidad, trata de cómo la humanidad, en un futuro muy próximo, se ha separado de la realidad y solo sabe divertirse en un mundo virtual y paralelo. En realidad, está hablando ya un poco de nosotros, de nuestros días. Habla sobre el control de los medios de comunicación, la pérdida de libertad del ser humano, la necesidad de escapar de la realidad mediante la evasión... No nos presentamos ante el otro como realmente somos y de eso creo que es de lo que trata esencialmente la película. Mi personaje es un adolescente que vive en una zona pobre de una gran ciudad. No está contento con la existencia que lleva y por eso trata de escapar de lo que le rodea a través de su avatar".

Tanto la iconografía como la puesta en escena de Ready Player One se basan en la "cultura pop", como se la denomina en un film que está repleto de guiños a películas y canciones de la época. "Soy fan del cine de los 80, y preparar la película me dio la oportunidad de recuperar algunos títulos y de descubrir alguno otro. Por ejemplo, me encanta Regreso al futuro (1985), de Robert Zemeckis, que creo que es una gran influencia en para el film. Otra cosa de los 80 que tiene mucho peso en la película es la música. Yo no era un gran fan de esa época, no había escuchado mucho, pero preparar la película me dio la oportunidad de hacerlo. La verdad es que es una década que me gusta mucho por todo lo que representa. Fue una época de crisis, pero también inmensamente creativa. La gente tenía muchas energías y pasaron cosas muy importantes en todo el mundo".

Más allá de la herencia de los 80, Tye Sheridan es un fan de la música y del cine, siempre desde un punto de vista ecléctico. "Escucho rock, jazz, hip-hop, country clásico o reagge. Uno de mis artistas favoritos es Kevin Parker, de Tame Impala, me parece que tiene una creatividad increíble. En cuanto al cine, me pasa un poco lo mismo, me gustan las películas de ciencia-ficción y también de animación. En general, las películas que te permiten escapar de la realidad. Si me preguntas por directores, te podría decir algunos, por ejemplo, Paul Thomas Anderson, que me encanta por su forma de trabajar con los sentimientos".

"Si me preguntas por la música que suelo escuchar tengo que decir que soy ecléctico: escucho rock, jazz, hip-hop, country o reagge. Uno de mis artistas favoritos es Kevin Parker, de Tame Impala, me parece que tiene una creatividad increíble"

Tye Sheridan debutó en el cine con El árbol de la vida en 2011, de Terrence Malick. Un año después, se puso a las órdenes de Jeff Nichols en Mud, y ahora ha trabajado con Steven Spielberg. Tres maestros, de tres generaciones muy distintas, con los que ha ido evolucionando como actor. ¿Cómo es trabajar con tres estilos tan distintos de narrar? "Terrence Malick buscaba la naturalidad en las actuaciones, que todo fluyera. Jeff Nichols es un director que quiere tener todo más controlado, va más al detalle de los personajes. Mientras que Steven es la épica, el espectáculo, la locura. Un creador que tiene el control sobre todos los elementos del film. Capaz de dar forma a un nuevo mundo, complejo y rico".

Y, para terminar la charla con Tye Sheridan, una curiosidad: ¿qué hace una estrella joven como él durante el poco tiempo que no está rodando? "Pues practicar deporte, sobre todo el fútbol, también la música, viajar y pensar mis propias historias". Y, ¿ha estado ya en España? "Sí, y me apasiona la arquitectura del país, también la cultura y la gente. Estoy deseando tener más tiempo para conocer mejor Madrid, Barcelona y otras ciudades".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS