El reloj que llevarían los personajes de ‘El Gatopardo’

La nueva creación de Dolce & Gabbana es una fantasía labrada a mano que no desentonaría en la magistral película de Visconti

El movimiento del reloj Gattopardo es un ETA 2892 modificado y personalizado para insertarle, en oro, el logo de Dolce & Gabbana.
El movimiento del reloj Gattopardo es un ETA 2892 modificado y personalizado para insertarle, en oro, el logo de Dolce & Gabbana.

Si Domenico Dolce y Stefano Gabbana se decidieran a probar suerte en el terreno del vestuario cinematográfico, una nueva versión de El Gatopardo les vendría como anillo al dedo. El relato que Giuseppe Tomaso di Lampedusa hizo a finales de los cincuenta (y que llevó magistralmente al cine Visconti en 1963) narra los intentos de la decadente aristocracia siciliana por sobrevivir a los envites de la burguesía y contiene una frase, “todo debe cambiar para que nada cambie”, que los analistas políticos utilizan aproximadamente una vez al día.

Además, la novela de Lampedusa retrata un suntuoso universo meridional en el que encajaría perfectamente el estilo de estos dos diseñadores italianos que agitan desde hace décadas la bandera del exceso. Por eso tiene sentido que hayan decidido bautizar así, Gattopardo, esta nueva versión de su reloj DG7, una máquina de tiempo que es al mismo tiempo una joya labrada a mano cuya elaboración requiere 20 días de trabajo artesanal. El lujo cambia, pero sus métodos permanecen, y eso también tiene algo de lampedusiano.

El valor del oro rosa

La técnica empleada para adornar la caja del Gattopardo se llama ornato y consiste en labrar el metal (aquí, oro rosa de 18 kilates) con buril, un punzón de acero empleado habitualmente en orfebrería. La esfera está disponible en dos variaciones igualmente suntuosas: madreperla rosa o negra (en la imagen), con índices chapados en oro y cristal de zafiro. Normal que fuera una de las novedades estrella de la edición 2018 de la feria Baselworld, el Hollywood de la relojería de lujo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS