Tentaciones

Realidades virtuales y femeninas en Tetuán

El colectivo Toxic Lesbian propone una pieza de arte interactiva con relatos de mujeres para mostrar la otra realidad del distrito madrileño

Avatar de una de las protagonistas de la obra de net art 'El Beso'.
Avatar de una de las protagonistas de la obra de net art 'El Beso'.

Para Google, el distrito de Tetuán en Madrid, también conocido como “el pequeño caribe” por su alta tasa de población dominicana, es sinónimo de barrio peligroso. Así lo muestran los primeros resultados que nos devuelve el buscador, todos ellos generados por titulares de noticias relacionadas con altercados entre bandas latinas.

El colectivo artístico Toxic Lesbian se ha propuesto revertir esta situación y han creado una obra de net art (producción artística realizada en y para internet) con la que pretenden visibilizar a las mujeres que conforman este distrito, en concreto, aquellas que viven y frecuentan la calle Topete, en el barrio de Bellas Vistas. “Es un lugar muy estigmatizado por la violencia, queríamos escucharlas a ellas y que nos contarán su relato. Ellas abordan la realidad de la calle desde otra perspectiva más relacional, emocional y de cuidados”, explica Elena Tóxica, artista visual y fundadora del colectivo.

El Beso, como se llama esta pieza interactiva, propone un recorrido virtual por los 350 metros de esta vía madrileña. Con una tecnología similar a la de Google Maps, el usuario o espectador puede avanzar, girar a ambos lados, e incluso mirar hacia arriba. En este desplazamiento encontrará hasta 72 relatos de mujeres sobre su vida y su experiencia en esta calle. “Cuando paseas por Topete te das cuenta de que el espacio está masculinizado y el problema tan importante que esto supone desde una perspectiva de género”, advierte Elena Tóxica. “Las mujeres son las que sostienen la economía, son las que llevan los negocios o trabajan fuera, sobre todo, en servicios domésticos. Ellos, en cambio, representan una tasa de ocupación más baja y pasan más tiempo en la calle, donde se sienten empoderados”, añade.

Toxic Lesbian quiere “resignificar simbólicamente esta calle” y para ello sitúan a estas mujeres en aquellos lugares que frecuentan habitualmente. “Han sido ellas mismas las que nos han indicado donde querían ser encontradas: en sus propias casas, negocios, o incluso en las peluquerías. Esta calle está plagada de ellas, son lugares de reunión en los que se forman comunidades de mujeres increíbles”.

Uno de los encuentros para desarrollar el proyecto de 'El beso'.
Uno de los encuentros para desarrollar el proyecto de 'El beso'.Imagina Madrid

Esta pieza de net art forma parte de una convocatoria artística organizada por Imagina Madrid —un programa cultural dependiente del ayuntamiento de la capital— en la que se proponían hasta nueve espacios para desarrollar proyectos relacionados con la ciudadanía. “Escogimos este escenario porque nos permitía trabajar acorde con los principios políticos y activistas de Toxic Lesbian. Ha sido un proceso muy largo y minucioso. El equipo de mediación, en concreto, ha realizado un trabajo exhaustivo para contactar con diferentes comunidades, asociaciones y grupos vecinales”, cuenta la fundadora del colectivo, y añade que llegaron a entrevistar a 400 mujeres. “Tratamos de visibilizar y empoderar al conjunto de mujeres de la calle Topete, no solo migrantes, sino también a esa comunidad de mujeres mayores, de entre 70 y 90 años, que llevan viviendo en ella toda la vida, de clase trabajadora y con un compromiso político muy fuerte”.

Además de la obra de net art, El Beso se podrá ver en una exposición que recorrerá la calle Topete a partir del 22 de septiembre. “Será una muestra analógica de la pieza donde sacaremos a la calle 20 relatos, ilustrados con lonas de gran tamaño que cubrirán las fachadas y que permitirán al público interactuar con el proyecto de otra manera”, concluye Elena Tóxica.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS