Sean Penn cree que el espíritu de gran parte del #MeToo “es dividir a hombres y mujeres”

El actor dice en la NBC que el movimiento "es demasiado blanco o negro" y que hay "acusaciones infundadas"

El actor, escritor y director estadounidense Sean Penn, de 58 años, ha dicho este lunes en The Today Show, en la cadena NBC, que el espíritu de gran parte del movimiento #MeToo, que nació tras los escándalos sexuales en torno al productor de Hollywood Harvey Weinstein, "divide a hombres y mujeres". "Es demasiado blanco o negro", ha dicho el intérprete en una entrevista durante la promoción de The First, la serie que protagoniza con Natascha McElhone, de 48 años.

Más información
Sean Penn reniega del cine y se pasa a la literatura
Hopper Penn, hijo de Sean Penn, arrestado por posesión de drogas

El intérprete, que ganó el Oscar en dos ocasiones, ha negado en la entrevista que el movimiento #MeToo, al que miles de mujeres de todo el mundo se unieron para denunciar acusaciones de abuso y acoso sexual, haya inspirado la serie The First, producida por Hulu y el canal británico Channel 4. La ficción, que narra la historia de dos astronautas —los primeros en llegar a Marte— y fue estrenada este domingo en EE UU, cuenta con una serie de personajes femeninos con mucho peso: tres astronautas y la presidenta de EE UU. 

Preguntado por si esta gran presencia femenina tenía que ver con el movimiento #MeToo, Penn dijo que "le gustaría pensar que no": "Me gustaría pensar que está influenciado por las cosas que se están desarrollando en términos de empoderamiento de las mujeres". "Es difícil llamar a algo un movimiento cuando en realidad son una serie de acusaciones individuales, algunas de ellas infundadas", dijo el actor en referencia al #MeToo, y añadió: "El espíritu de la mayor parte del movimiento es dividir a hombres y mujeres".

En ese momento, McElhone le dice a Penn que discrepa: "Las mujeres diríamos que [el #MeToo] está uniendo a las mujeres". Pero el intérprete continúa criticando el movimiento: "Desconfío de algo que se llena de estridencia y rabia y sin matices. E incluso cuando se intenta matizar algo, el matiz en sí mismo es atacado". "Creo que [el #MeToo] es demasiado blanco o negro", dice, y añade: "En la mayoría de las cosas importantes, es bueno bajar la velocidad".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS