Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Poetas

Leyendo poemas he sentido que eso es escribir, que lo demás es un noble intento de lucha en el barro

El escritor colombiano Darío Jaramillo en la sede de la editorial Pre-Textos, en Valencia.
El escritor colombiano Darío Jaramillo en la sede de la editorial Pre-Textos, en Valencia. MÒNICA TORRES

Tuve suerte. Me inocularon la poesía desde chica y fue, junto con el cómic y la literatura sin prestigio, una de las cosas que me transformaron en lectora. Mi madre me hacía reír recitando “Érase un hombre a una nariz pegado, / érase una nariz superlativa”; mi padre me inyectó temprano la infecciosa locura de Rimbaud: “¡Oh, la Omega, reflejo violeta de sus ojos!”. Después, llegué a otros poetas por las mías. T. S. Eliot, Nicanor Parra, Héctor Viel Temperley, Louise Glück, Charles Simic, Idea Vilariño, Raúl Zurita, Gonzalo Millán, Ana Ajmátova, Sharon Olds, Denise Levertov. Leyendo poemas (que a veces entiendo con una parte de mí que no es la razón) he sentido que eso es escribir, que lo demás es un noble intento de lucha en el barro.

La semana pasada fue grandiosa para la poesía latinoamericana. La poeta uruguaya Ida Vitale ganó el Premio Cervantes, y el colombiano Darío Jaramillo Agudelo, el Federico García Lorca. Darío Jaramillo es uno de los mejores poetas de su país, un lector bestial, un tipo divertido y valiente. En 1989 una carga de pólvora y metralla que iba dirigida a otro le voló una pierna y, mientras se desangraba y sus amigos lo llevaban en camioneta al hospital más cercano —estaban en una hacienda—, sacó de su bolsillo un casete con música de Chopin y pidió que lo pusieran. En 2013 escribió en este periódico un artículo diciendo que algunos poetas latinoamericanos eran conocidos en España gracias a los premios y a ciertas editoriales —Visor, PreTextos—, pero que “lo que hay más allá es pura niebla. Nombres familiares en cada país e ignorados en el resto del vecindario”. Seguía a eso una generosa lista de fabulosos poetas latinos de varias generaciones. Una generosa lista que incluía a Ida Vitale. Contrabandear esos nombres insistentemente, como él lo ha hecho, es otra de las cosas que hacen grande a un poeta, a un hombre.

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción