El año ‘horribilis’ de las Campos

La presentadora y sus dos hijas viven sus momentos más bajos con la reaparición del cáncer de Terelu y el ocaso profesional de la matriarca

María Teresa Campos, con su hijas Carmen y Terelu.
María Teresa Campos, con su hijas Carmen y Terelu.GTRES
Más información
Terelu Campos supera con éxito su cuarta operación de pecho
Terelu Campos supera con éxito su cuarta operación de pecho
Las New York Campos

Cuando en marzo de 2017 Telecinco canceló Qué tiempo tan feliz, el programa que presentaba cada fin de semana María Teresa Campos desde hacía ocho años, parecía que había llegado el gran cataclismo a la vida de una presentadora acostumbrada a tener a sus pies a la audiencia y a las cadenas de televisión por las que había pasado. Sin embargo, la sucesión de adversidades solo acababa de empezar.

En mayo, la periodista sufrió un ictus mientras su pareja, Edmundo Bigote Arrocet participaba como concursante en Supervivientes, un reality de la misma cadena que dio por finalizado su programa, pero con la que había firmado un contrato de larga duración que, según un comunicado de Mediaset, “permitirá a la periodista seguir vinculada al grupo con nuevos proyectos”.

Teresa Campos superó el ictus sin que le dejara secuelas, su hija Terelu anunciaba en mayo que estaba curada del cáncer que padecía y Carmen Borrego abandonaba definitivamente el anonimato de un trabajo tras las cámaras para convertirse en otro personaje más de la cadena en la que trabajan las tres y que se empeñó en convertir sus vidas personales en carne de reality. Así nació Las Campos, madre e hijas abriendo las puertas de su intimidad para enseñar cómo vivían, cómo discutían, quién trabajaba en su casa y con qué cara se levantaban por las mañanas. El año 2017 acabó con una reunión en la casa materna a la que convocaron a periodistas de todos los medios para presentar nuevas entregas de Las Campos, que las situaban en distintos escenarios del mundo, el primero, Nueva York. El nuevo programa que Teresa Campos quedaba aparcado en favor del intento de convertirlas en las Kardashian españolas. 

Terelu Campos, con su madre, llegando al hospital donde fue operada.
Terelu Campos, con su madre, llegando al hospital donde fue operada.GTRESONLINE

La audiencia siguió respondiendo al morbo de ver a madre e hijas en acción, pero muchos profesionales comenzaron a preguntarse a qué se debía que el trío se aviniera a exponer su intimidad si podían seguir viviendo de sus respectivas profesiones. Volvieron a arreciar los comentarios sobre sospechas que siempre habían estado ahí, pero nunca se han concretado: la matriarca tira de sus hijas y sin ella sus trabajos y su nivel de vida pende de un hilo. La periodista dijo entonces que lo hacía para divertirse. La semana pasada, su hija Carmen Borrego confesó en una entrevista publicada en Semana que "se ha arrepentido de hacerlo". Y añadió "Si algo se ha ganado mi madre durante tantos años es el respeto". Y sobre Las Campos, arreciaron las críticas e incluso la mofa.

2018 ha superado las expectativas del clan Campos y no precisamente para bien. Teresa Campos no ha conseguido un programa propio con el que volver a la televisión y no parece que haya planes para que se materialice algún proyecto. La edad no perdona y los espectadores reclaman sangre nueva que consumen a ritmo desmesurado. Terelu Campos y Carmen Borrego, pasada la pasión televisiva por ver su vida pasar, prácticamente se limitan a aparecer como colaboradoras en Sálvame y los programas satélite de los que se nutre (léase realities diversos de la cadena amiga de la familia).

Y si el clavo de no tener un programa con el que despedirse de sus seguidores se ha hundido profundamente en el ánimo de la matriarca, nada ha afectado más al ánimo de la familia que la reaparición del cáncer en la vida de Terelu. En pocos meses se ha sometido a tres intervenciones quirúrgicas. Primero para extirpar el nuevo tumor de mamá que apareció por sorpresa cuando daba la enfermedad por olvidada; después para realizarse una doble mastectomía preventiva y más tarde para solucionar complicaciones causadas por esta intervención. El rostro de la hija mayor de la presentadora refleja todo el dolor y sufrimiento que está pasando durante estos meses, y su larga ausencia de la televisión ha aumentado el interés por conocer cualquier detalle sobre la evolución de su enfermedad y sobre el estado de ánimo tanto de ella como de su madre y su hermana.

A todo esto se han sumado dos nuevos frentes: la casa en la que María Teresa Campos invirtió gran parte de sus ahorros y que ahora quiere vender, sin éxito, para conseguir dinero en efectivo, y la traición de María, la empleada de hogar que llevaba trabajando 15 años en su casa, que la ha denunciado por despido improcedente, y que espera su oportunidad para vender al mejor postor los secretos de la familia. Sobre este conflicto María Teresa Campos ha sido muy explícita. Según su versión, María a quien consideraba de su total confianza, se marchó de vacaciones y no volvió. La denuncia ha sido la guinda de un conflicto que no entienden: “Es lo más grande que podía pasarme”, dijo la presentadora a la revista Diez Minutos, “Por ella habría puesto las manos en el fuego”. 

Respecto a venta de la casa, parece que la operación se frustró en el último momento. Un contratiempo importante a tenor de las noticias que apuntan a que la periodista y presentadora ya ha alquilado otro chalé, mucho más pequeño, y quiere reducir sus gastos para sanear su economía y no tener que hacer uso de su patrimonio ante la proximidad del final del contrato que firmó en 2017 con Mediaset.

En cualquier caso, nada es comparable con el caos sentimental en el que ha caído la familia a causa de la enfermedad de Terelu Campos. “He llegado a pensar que mi hermana perdía el conocimiento de dolor”. “La soledad de mi hermana, con lo que tiene encima, me desgarra”. “He visto llorar a mi madre sin consuelo cuando bajaban a mi hermana al quirófano”. Son algunas de las frases de la entrevista que concedió Carmen Borrego a la revista Semana, que desvelan el bajo momento por el que están pasando.

Sobre la firma

Maite Nieto

Redactora que cubre información en la sección de Sociedad. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local de Madrid, subjefa en 'El País Semanal' y en la sección de Gente y Estilo donde formó parte del equipo de columnistas. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS