Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

RR HH

Se necesitan muertos para una independencia. Se valorarán conocimientos básicos de esloveno, juventud, práctica y orígenes humildes

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Parlamento catalán, en Barcelona, el pasado 12 de diciembre.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Parlamento catalán, en Barcelona, el pasado 12 de diciembre. G3-CAT (GTRES)

Se necesitan muertos para una independencia. Se valorarán conocimientos básicos de esloveno, juventud, práctica y orígenes humildes. Interesados, enviar currículum a la atención del president Torra, Generalitat de Catalunya. Discreción garantizada.

Bueno, no todo iba a ser malo. Valoremos la creación súbita de varias decenas de puestos de trabajo fijos en un panorama laboral donde la temporalidad es la norma. Todos los muertos de todas las guerras deberían cubrirse de este modo, por méritos, para que no perezcan quienes no deben. De otro lado, poniendo a los caídos por delante, sobre el mostrador, como el que saca el fajo de billetes antes de que le entreguen la mercancía, se podría suprimir el conflicto armado, con el ahorro consiguiente en el gasoil de los tanques, en los uniformes, en los obuses y en la reconstrucción de las ciudades bombardeadas. Sobre esto último albergamos dudas, pues lo cierto es que la reconstrucción de Irak, por ejemplo, reactivó la economía de quienes la habían destrozado. El fallo estuvo en no negociar previamente el número de víctimas para convocar oposiciones a muerto, como debe ser.

Se agradece esta vuelta a las buenas costumbres, al concurso público, en momentos en los que el intrusismo es la norma. Para morir por la patria lo primero que se precisa es ardor. No ardor de estómago, se entiende, sino ese otro que provocan los himnos y el ondear de las banderas y que le hace a uno olvidar necesidades primordiales como la de comer todos los días. Tampoco está de más combinar esa pasión con unas dosis de exaltación de tipo religioso. Dios siempre ha maridado muy bien con la patria. Todo esto es para ayudar a los de recursos humanos en la selección de aspirantes. De nada.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS