Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La noria

Está instalada en Alderdi Eder y gira tan majestuosamente despacio que a veces no es fácil distinguir esa marcha de la inmovilidad

Vista de la noria instalada junto a la playa de La Concha de San Sebastián con motivo de las fiestas navideñas.
Vista de la noria instalada junto a la playa de La Concha de San Sebastián con motivo de las fiestas navideñas. Javier Etxezarreta (EFE)

La gran novedad estos días postreros del año en San Sebastián es una noria, de tamaño más que mediano. Está instalada en Alderdi Eder y gira tan majestuosamente despacio que a veces no es fácil distinguir esa marcha de la inmovilidad, al menos desde el paseo de La Concha, mi punto de vista para admirarla. Los que viajan en ella lo tendrán más claro... Ahora los donostiarras nos repartimos en dos clases: los que ya se han subido a la noria y los que no. Estos últimos, que son mi bando, se dividen a su vez entre quienes desdeñan con altivez o ironía la posibilidad misma de viajar en ella (“es un sacacuartos”, “hay que ser paletos”, “cosas para turistas”, “yo me he subido en el London Eye, de modo qué…”) y los que, cuando nos preguntan, aseguramos con azoro que estamos deseando dar vueltas por el aire, pero que hasta ahora nos ha disuadido la cola para tomarla, ciertas deficiencias de salud o algunos prejuicios religiosos. Nada que no pueda y deba resolverse pronto… Lo decimos avergonzados, porque la noria tiene algo de aventura —muy domesticada, pero aventura— y nosotros no renunciamos a ser aventureros.

Alderdi Eder (en euskera, Lugar Hermoso) fue mi parque infantil. En aquel entonces me parecía enorme y laberíntico, una jungla inabarcable llena de rincones inexplorados. Hoy lo recorro de punta a punta en cuatro zancadas, distraído y acongojado. La noria gira partiendo de él y nos eleva hasta una falsa cumbre desde la que lo cotidiano parece pequeño, pero luego nos devuelve a ras de tierra. Como hace el tiempo, perdonen la metáfora inevitable. Subimos, bajamos, nunca escapamos del jardín de infancia. La rueda, la vida, más arriba… ¡qué bonitas vistas! Y luego… ¡Feliz 2019!

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS