Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dos chicos hondureños miran por la ventana de un autobús que abandona San Pedro Sula, y que viaja hacia la frontera de Guatemala.
Dos chicos hondureños miran por la ventana de un autobús que abandona San Pedro Sula, y que viaja hacia la frontera de Guatemala. AFP
Caravana de migrantes

Un largo camino hacia EE UU

8 fotos

Más de 800 personas partieron desde la ciudad hondureña San Pedro de Sula en dirección hacia la frontera guatemalteca de Agua Caliente, en una nueva caravana migratoria que pretende llegar a los Estados Unidos. Guatemala asegura que se prepara para la llegada de al menos un millar de hondureños

  • Cerca de 1.000 hondureños se concentraron la noche del martes en la ciudad de San Pedro Sula, situada en el norte de Honduras, para partir en una nueva caravana migratoria hacia Estados Unidos en busca del "sueño americano", según informaron las autoridades. En la imagen, las familias duermen en las calles de San Pedro Sula esperando para viajar dirección EE UU.
    1Cerca de 1.000 hondureños se concentraron la noche del martes en la ciudad de San Pedro Sula, situada en el norte de Honduras, para partir en una nueva caravana migratoria hacia Estados Unidos en busca del "sueño americano", según informaron las autoridades. En la imagen, las familias duermen en las calles de San Pedro Sula esperando para viajar dirección EE UU. AFP
  • A esta la preceden cerca de cuatro caravanas de 2.000 hondureños que salieron de San Pedro Sula entre octubre de 2018 y enero de 2019, escapando de la violencia y la pobreza. En la imagen, una niña hondureña juega con una tienda de juguete mientras espera un autobús en el Centro Metropolitano de San Pedro de Sula, a 300 kilómetros al norte de Tegucigapla (Guatemala), el 9 de abril de 2019.
    2A esta la preceden cerca de cuatro caravanas de 2.000 hondureños que salieron de San Pedro Sula entre octubre de 2018 y enero de 2019, escapando de la violencia y la pobreza. En la imagen, una niña hondureña juega con una tienda de juguete mientras espera un autobús en el Centro Metropolitano de San Pedro de Sula, a 300 kilómetros al norte de Tegucigapla (Guatemala), el 9 de abril de 2019. AFP
  • Tanto las autoridades como la Cruz Roja han estimado que más de 800 personas se han unido a esta nueva caravana. Algunos comenzaban a partir apiñados en microbuses. En la imagen, un niño hondureño viaja junto a su madre en un autobús que parte desde San Pedro de Sula hacia la frontera con Guatemala, el 9 de abril de 2019.
    3Tanto las autoridades como la Cruz Roja han estimado que más de 800 personas se han unido a esta nueva caravana. Algunos comenzaban a partir apiñados en microbuses. En la imagen, un niño hondureño viaja junto a su madre en un autobús que parte desde San Pedro de Sula hacia la frontera con Guatemala, el 9 de abril de 2019. AFP
  • La caravana, convocada mediante las redes sociales, sorprendió a las autoridades ya que esperaban que la convocatoria fuera ignorada por los migrantes, tal y como ya había ocurrido varias veces desde febrero. En la imagen, un niño hondureño toma una piruleta mientras espera para viajar a la frontera de Guatemala junto con su familia.
    4La caravana, convocada mediante las redes sociales, sorprendió a las autoridades ya que esperaban que la convocatoria fuera ignorada por los migrantes, tal y como ya había ocurrido varias veces desde febrero. En la imagen, un niño hondureño toma una piruleta mientras espera para viajar a la frontera de Guatemala junto con su familia. AFP
  • Los migrantes huyen del desempleo, la falta de oportunidades y del terror que siembran las pandillas y los narcotraficantes. Ni las amenazas ni las políticas “de mano dura” han logrado que Donald Trump consiga detener el flujo migratorio, una de sus propuestas estrella durante la campaña electoral a la Casa Blanca. Una familia hondureña espera un autobus en el Centro Metropolitano de San Pedro de Sula, al norte de Tegucigalpa, para partir hacia la frontera con Guatemala, el 9 de abril de 2019.
    5Los migrantes huyen del desempleo, la falta de oportunidades y del terror que siembran las pandillas y los narcotraficantes. Ni las amenazas ni las políticas “de mano dura” han logrado que Donald Trump consiga detener el flujo migratorio, una de sus propuestas estrella durante la campaña electoral a la Casa Blanca. Una familia hondureña espera un autobus en el Centro Metropolitano de San Pedro de Sula, al norte de Tegucigalpa, para partir hacia la frontera con Guatemala, el 9 de abril de 2019. AFP
  • "Todos las noches salen hasta seis buses llenos [de migrantes] hacia la frontera. Van de 30 a 50 pasajeros" en cada uno, dijo el dependiente de la empresa de transporte que vendía los billetes. En la imagen, dos chicos hondureños miran por la ventana de un autobús que abandona San Pedro Sula, a 300 kilómetros de Tegucigalpa, y que viaja hacia la frontera de Guatemala.
    6"Todos las noches salen hasta seis buses llenos [de migrantes] hacia la frontera. Van de 30 a 50 pasajeros" en cada uno, dijo el dependiente de la empresa de transporte que vendía los billetes. En la imagen, dos chicos hondureños miran por la ventana de un autobús que abandona San Pedro Sula, a 300 kilómetros de Tegucigalpa, y que viaja hacia la frontera de Guatemala. AFP
  • La avalancha humana a la que se sumaron salvadoreños, guatemaltecos y mexicanos ha irritado al presidente estadounidense Donald Trump, quien incluso desplazó efectivos militares para bloquearles el paso en la frontera con México. Pero ni los militares ni las cercas de alambre de púas disuadieron a los hondureños que siguen saliendo a razón de unos 300 por día por la frontera con Guatemala, además de otros grupos minoritarios que van en autobuses, según expertos. Una pareja empuja el carrito de su bebé junto a la caravana migrante, rumbo a la frontera guatemalteca de Agua Caliente, a su paso por San Pedro Sula (Honduras), el 10 de abril de 2019.
    7La avalancha humana a la que se sumaron salvadoreños, guatemaltecos y mexicanos ha irritado al presidente estadounidense Donald Trump, quien incluso desplazó efectivos militares para bloquearles el paso en la frontera con México. Pero ni los militares ni las cercas de alambre de púas disuadieron a los hondureños que siguen saliendo a razón de unos 300 por día por la frontera con Guatemala, además de otros grupos minoritarios que van en autobuses, según expertos. Una pareja empuja el carrito de su bebé junto a la caravana migrante, rumbo a la frontera guatemalteca de Agua Caliente, a su paso por San Pedro Sula (Honduras), el 10 de abril de 2019. EL PAÍS
  • El fracaso de la política migratoria de Trump ya se ha llevado por delante a la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, y también al jefe del Servicio Secreto, Randolph Alles. Y se esperan más salidas. En la imagen, la caravana de migrantes a su paso por una carretera en San Pedro de Sula (Honduras), de camino a la frontera de Agua Caliente (Guatemala), este miércoles.
    8El fracaso de la política migratoria de Trump ya se ha llevado por delante a la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, y también al jefe del Servicio Secreto, Randolph Alles. Y se esperan más salidas. En la imagen, la caravana de migrantes a su paso por una carretera en San Pedro de Sula (Honduras), de camino a la frontera de Agua Caliente (Guatemala), este miércoles. AP

Más información