carta desde europa 'DIE WELT'
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Jugar con los mejores

Queremos utilizar la fuerza del fútbol para que sea un motor de la idea europea y contribuya a cambiar la sociedad

Philipp Lahm y Xabi Alonso disputan el balón en la semifinal del Mundial de Sudáfrica entre España y Alemania, en 2010.
Philipp Lahm y Xabi Alonso disputan el balón en la semifinal del Mundial de Sudáfrica entre España y Alemania, en 2010.Cameron Spencer (Getty Images)

Los futbolistas somos unos europeístas convencidos. Cualquier jugador profesional de un club que ocupe un lugar destacado en la liga de su país sueña con “jugar en Europa”, ya sea en la Liga de Campeones o, por lo menos, en la Liga Europa (que tanto nos ha hecho disfrutar en Alemania con la valerosa actuación del Eintracht Frankfurt).

En el lenguaje de los futbolistas, “jugar en Europa” significa jugar al máximo nivel; hacerlo ante el mayor número de espectadores que se pueda imaginar; vivir noches que no tienen nada que ver con la vida diaria, sino que son lo opuesto a ella; sentir la fuerza que despliega el fútbol cuando en el césped están los mejores, entrenados por los mejores y animados por los seguidores más entusiastas, que muchas veces han cruzado media Europa para vivir esa ocasión.

También para mí esas noches fueron muy especiales. Cuando saltaba al campo con el Bayern, bajo los focos de Múnich, Madrid, Londres o Barcelona, el tiempo se detenía. Incluso cuando estaba totalmente concentrado en el inminente partido percibía la enorme energía que el fútbol desprende en esos momentos, la fuerza fraternal que iguala a todos mientras dura el encuentro. En ese instante se manifiesta el mensaje del eslogan de la candidatura de Alemania a organizar la Eurocopa 2024: United by football, unidos por el fútbol.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Cuando era jugador, la fuerza democrática de nuestro deporte siempre me inspiró. Ahora me inspira todavía más. Creo firmemente que el fútbol libera fuerzas valiosas para nuestra sociedad si sabemos hacerlas fructificar.

Cuando era jugador, el impulso democrático del deporte siempre me inspiró. Los futbolistas hemos sido siempre unos europeístas convencidos

Por eso di mi apoyo a la campaña para la Eurocopa 2024 y asumí toda una serie de tareas para la próxima Eurocopa 2020, que, como es sabido, se juega en todo el continente, y en la que cuatro partidos tendrán a Múnich como escenario. En mi condición de embajador de sede de mi ciudad natal y embajador de la UEFA para el Campeonato DE Europa de 2020 estaré presente en ellos.

Pero, sobre todo, he aceptado el cargo de jefe del comité organizador de la Eurocopa 2024 porque quiero dedicarme personalmente a robustecer la idea europea con la fuerza del fútbol. Junto con la exjugadora Célia Sasic (actual responsable de integración de la Federación Alemana de Fútbol) y los activos compañeros de la federación, en particular su secretario general, Friedrich Curtius, deseo aportar mi grano de arena para que la Eurocopa 2024 se convierta en una fiesta que deje su huella más allá del juego.

No va a ser fácil, lo sé. Hay muchos asuntos que resolver. De la misma manera que la Unión Europea es blanco de numerosas críticas (en parte justificadas), los grandes acontecimientos deportivos tampoco tienen siempre la mejor imagen. En Alemania, como en otros países, numerosos proyectos de competiciones importantes no obtuvieron la mayoría cuando se sometieron a consulta popular. Una y otra vez salía a relucir el argumento de que estos encuentros solo benefician a unos pocos, mientras que a la gente corriente le toca correr con los gastos.

En la Eurocopa 2024 queremos hacer las cosas de otra manera. Hemos acordado actuar con la máxima transparencia desde el primer momento. Estamos firmemente decididos a organizar un campeonato sin manejos ilícitos ni tratos a escondidas. Soy consciente de que en el pasado los ha habido. Por eso nuestra responsabilidad es mayor, como también lo es nuestra motivación de hacerlo mejor.

Nuestro proyecto para la Eurocopa 2024 consiste en utilizar la fuerza del fútbol para crear un impulso que cambie la sociedad para bien, convirtiendo así esa fuerza en un motor de la idea europea.

Mientras planificamos el torneo sabemos que queremos organizar una “fiesta para todos”. Queremos poner en acción en toda Alemania un acontecimiento que tenga sentido para las personas de cualquier sexo, procedencia, nacionalidad, profesión y nivel educativo. Queremos crear momentos que la gente pueda recordar toda su vida. Y, más allá del campeonato, queremos poner de relieve cuestiones importantes para la sociedad. La Eurocopa 2024 nos ofrece una gran oportunidad y queremos aprovecharla.

P. D.: Me han preguntado si voy a votar en las próximas elecciones europeas. Por supuesto que sí. Votar significa influir. También votaré porque Europa me importa. Si trabajo para la Eurocopa es porque quiero contribuir a reforzar la idea europea. Como he dicho al principio, los futbolistas hemos sido desde siempre unos europeístas convencidos.

Philipp Lahm fue jugador de la selección alemana de fútbol y es jefe del comité organizador de la Eurocopa 2024, que se celebrará en Alemania.

Traducción de News Clips.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS