Matt Damon perdió 250 millones por rechazar ‘Avatar’

El actor ha confesado que el director James Cameron le prometió un 10% de la recaudación de taquilla si participaba en ella, pero optó por continuar con la saga de Bourne

El actor Matt Damon y su esposa, Luciana Barroso, en el estreno de 'Men in Black International' en Nueva York en junio de 2019.
El actor Matt Damon y su esposa, Luciana Barroso, en el estreno de 'Men in Black International' en Nueva York en junio de 2019.GTRESONLINE
Más información
Matt Damon: papel minúsculo, polémica gigante sobre el acoso en Hollywood
Matt Damon se muda a Australia, harto de Trump
'Avatar' felicita a 'Vengadores: Endgame' con un cartel tras superarla como película más taquillera

Con su estreno hace una década, Avatar consiguió ganar tres premios Oscar y, además, convertirse en la película más taquillera de la historia en ese momento y durante una década (hasta que llegó Vengadores: Endgame en verano de 2019), recaudando casi 2.800 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo. De hecho, solo en su primer fin de semana en Estados Unidos recaudó más de 77 millones, una tercera parte de todo su presupuesto, puesto que había costado 237 millones.

Esas millonarias cantidades hicieron ricos a sus productores, pero también han provocado que haya más de uno tirándose de los pelos por dejar pasar la oportunidad de invertir en una cinta de fantasía en la que no todos apostaban. Es el caso del actor Matt Damon, que ha desvelado ahora que su rechazo a la cinta le hizo perder más de 250 millones de dólares.

El intérprete lo ha contado en una entrevista junto a Chistian Bale en la edición británica de la revista GQ. En la publicación explica cómo sucedió y, sobre todo, que no se arrepiente demasiado de aquello. Damon cuenta que hace tiempo decidió hacer únicamente las cintas que creyera interesantes. Aunque, claro, no siempre acierta, confiesa. "Si me equivoco y el teléfono deja de sonar, algo que le pasa a todo el mundo, quiero echar la vista atrás y decir: Mira, no era el momento". 

"James Cameron me ofreció Avatar. Y cuando me la ofreció me dijo: 'Mira, no necesito a nadie, no necesito a nadie famoso, a un actor de renombre. Si no quieres cogerlo, voy a encontrar a un actor desconocido y le daré el papel a él, porque en realidad la peli no te necesita. Pero si lo coges, te daré el diez por ciento...'. Así que, en cuestión de dinero...", deja caer Damon, haciendo una mueca mientras sacude rápidamente la cabeza y los labios como si fuera el famoso Coyote de los dibujos animados.

El entrevistador no puede menos que seguir preguntándole: "¿Te ofreció el 10% de los beneficios de Avatar?". Y Christian Bale mete una pulla: "Si hubieras dicho que sí, habrías sido 'Matt Damon, el salvador del mundo". Entonces Damon explica que le contó la historia al también actor, director y guionista John Krasinski mientras ambos escribían juntos la película Tierra Prometida, de 2012, y que su compañero empezó a dar vueltas por la cocina como un loco, y le dijo: "Si hubieras hecho esa película, nada en tu vida sería diferente. Nada, en absoluto. Solo que, ahora mismo, estaríamos manteniendo esta conversación en el espacio".

"Así que sí. Perdí más dinero que cualquier actor, la verdad. Y lo curioso es que, lo más importante de ese momento, mi mayor arrepentimiento habría sido causarle un problema a [el director] Paul Greengrass y a mis amigos por [haber abandonado el rodaje] El ultimátum de Bourne, así que no podía hacerlo. Entonces Cameron me dijo durante esa conversación: 'Ya sabes, yo solamente he hecho seis películas'. No caí en eso. Él trabaja de forma muy esporádica, pero todo el mundo sabe cuáles son sus películas. Me di cuenta de que decir que no probablemente significaba dejar pasar la oportunidad de trabajar con él. Eso es una mierda y todavía me parece brutal. Pero mis hijos tienen comida que llevarse a la boca. No lo estoy haciendo mal", reflexiona.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS