Especial Publicidad

Por qué algunas marcas emplean aceite de girasol o de oliva en vez de aceite de palma

La ciencia demuestra que en la salud es tan importante la cantidad de grasas que se ingieren como la calidad. Las grasas saturadas en el aceite de girasol se reducen a un 12% y en el de oliva a un 15%

Si la próxima vez que vayas al supermercado te fijas en algunas etiquetas, comprobarás que algunas marcas han empezado a utilizar aceite de girasol o de oliva en vez de aceite de palma. Por su versatilidad y bajo precio es el más usado del mundo, se emplea en muchos ámbitos (industria cosmética, etc.), pero sobre todo, en la elaboración de numerosos productos de alimentación. Sin embargo, no es la mejor opción nutricional y por eso las marcas han apostado por otros aceites. Además de ofrecer productos que estén buenos por su sabor, se busca que sean buenos por la calidad de los ingredientes y por los procesos que se utilizan en su elaboración.

1. ¿Qué efectos tiene emplear aceite de girasol o de oliva?

La ciencia ha demostrado que en la salud no solo influyen la cantidad de grasas que se ingieren en la dieta, sino también la calidad. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) señala que el consumo excesivo de grasas, sobre todo las saturadas, incide en las dolencias coronarias y en la obesidad. En el aceite de girasol el porcentaje de grasas malas se reduce a un 12% y en el de oliva a un 15%, mientras que en el de palma se sitúa entre el 45% y el 50%. El aceite de girasol, pese a ser menos conocido, tiene el equilibrio perfecto entre ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados y es el de mayor contenido en vitamina E, cuya función principal es antioxidante.

2. ¿Por qué algunas marcas han optado por estos aceites?

La razón principal es la preocupación por la salud. “Elegimos estos aceites porque son nutricionalmente más saludables. Evitar los ácidos grasos saturados es una forma de cuidar el organismo. Están vinculados con el aumento de colesterol y triglicéridos en sangre y a su vez estos índices se relacionan con problemas cardiovasculares”, explica Pilar Vanaclocha, directora de I+D de Grefusa. El fabricante de frutos secos y snacks de cereales dejó de emplear aceite de palma en 2002, fue la primera compañía del sector en hacerlo. 

Evitar los ácidos grasos saturados es una forma de cuidar el organismo. Están vinculados con el aumento del colesterol y los triglicéridos en sangre, índices que se relacionan con problemas cardiovasculares.

3. ¿Qué características tiene el aceite de palma y por qué se ha usado tanto?

A temperatura ambiente se mantiene sólido y resulta muy versátil. Además, por su alto contenido en grasas saturadas es más estable que otros aceites vegetales, “lo que, por ejemplo, en la fritura se traduce en permitir un ritmo más alto de fabricación”, indica Pilar Vanaclocha, “a la vez que, por su mayor estabilidad, proporciona fechas de caducidad más largas y permite emplear embalajes más económicos”. Estas características y el precio (cuando Grefusa decidió dejar de utilizarlo en 2002, el aceite de palma era un 20% más barato que el de girasol) lo han convertido durante décadas en el más consumido del mundo.

4. ¿Cómo figuran en las etiquetas unos y otros aceites?

La legislación de la UE establece desde 2014 que las etiquetas de los productos deben especificar qué tipo de grasa vegetal o aceite se ha utilizado en su elaboración. El aceite de girasol o el de oliva figuran como tales y, el de palma también. 

5. ¿Es más caro un 'snack' elaborado con aceite de girasol o de oliva?

Aunque la elaboración del producto se encarece entre un 5% y un 10%, en el caso de Grefusa ese sobrecoste no se ha repercutido en el precio de los aperitivos. La apuesta por una alimentación más saludable incrementa la confianza de los consumidores en una marca, pero no tiene por qué afectar a sus bolsillos. Los procesos de elaboración se han optimizado para conseguir que cada snack tenga una forma, textura y sabor diferenciados y, además, unas cualidades nutricionales mejoradas. Para conseguirlo es fundamental emplear ingredientes que podrían usar nuestras abuelas en sus recetas de siempre.

6. ¿El cambio ha influido en el sabor de los 'snacks'?

Siguen siendo igual de apetecibles. Una cata a ciegas sirve para distinguir, por ejemplo, un vino de otro porque sus características lo identifican. Sin embargo, con este procedimiento un consumidor no podría detallar con qué aceite se ha elaborado un snack. Como explica Pilar Vanaclocha, se trata de aceites bastante neutros cuya finalidad en los procesos de elaboración está bien definida: “En la industria de snacks y frutos secos el aceite es el vehículo para cocinar, pero no se busca que aporte sabor. El protagonista tiene que ser el maíz, la patata, el trigo, el cacahuete o la pipa”.

La apuesta por aceites de origen 100% nacional ayuda a cuidar el entorno, fija la población en las áreas rurales, mejora la eficiencia de los procesos de elaboración de los productos y crea puestos de trabajo.

7. ¿Emplear otras alternativas vegetales es más sostenible?

El 85% de la producción de aceite de palma se concentra en Indonesia y Malasia, países en los que la extensión de plantaciones intensivas de palma ha hecho desaparecer en cuatro décadas el 60% de la selva tropical, con el consiguiente impacto en la biodiversidad. El aceite de girasol y el de oliva suelen ser cultivos locales, lo que contribuye a garantizar modalidades de consumo y alimentos sostenibles, uno de los compromisos del Objetivo de Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La apuesta por aceites de origen 100% nacional ayuda a cuidar el entorno, fija la población en las áreas rurales, mejora la eficiencia de los procesos de elaboración de los productos y crea puestos de trabajo.

BuenaVida no se hace responsable ni comparte necesariamente las opiniones y/o datos expresados o difundidos a través de este artículo.

Archivado En

Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

El primer mes por 1€

Suscríbete

Ya tengo una suscripción