‘Stand Up’, el himno por los derechos civiles en la carrera hacia los Oscar

La gran favorita entre las nominadas a mejor canción está compuesta e interpretada por Cynthia Erivo, que también opta a la estatuilla de mejor actriz

Cynthia Erivo, en la gala de nominados de los Oscar.
Cynthia Erivo, en la gala de nominados de los Oscar.VALERIE MACON (AFP)
Más información
Música para conectar el mundo desde las escuelas
‘Agua’, una canción para calmar la sed en el cuerno de África
La música como lenguaje universal capaz de unir

Conviene quedarse con su nombre porque Cynthia Erivo (Londres, 1987) podría hacer historia en los próximos premios Oscar. Es la única intérprete negra nominada en las categorías principales de la 92ª edición de la Academia y opta a dos estatuillas: mejor actriz y canción por Harriet. De conseguirlo, esta británica de 33 años, hija de padres nigerianos, puede convertirse en la primera mujer negra en ganar dos estatuillas a la vez. Sería un estreno por todo lo alto para alguien que apenas ha empezado su carrera en el mundo del cine, pero cuyo futuro se vislumbra arrollador.

Harriet es la primera película en la que la actriz londinense interpreta un papel protagonista. Saltó a la gran pantalla tras conquistar Broadway con su actuación en el musical El color púrpura con el que ganó un premio Tony y un Emmy en la categoría de mejor actriz musical. Ahora acapara todas las miradas tras meterse en la piel de la defensora de los derechos civiles Harriet Tubman y dar voz a su historia a través de Stand Up, una inmensa balada en la que la poderosa garganta de Erivo lo inunda todo.

Inspiradora y necesaria, la película dirigida por Kasi Lemmons recupera la historia de la abolicionista que salvó la vida a decenas de esclavos afroamericanos gracias a una compleja red de refugios y rutas secretas a través de las vías ferroviarias de Estados Unidos. "Poder interpretarla significa el mundo para mí. Mostrar su legado en la gran pantalla y permitir que la gente entienda quién era y lo qué hizo es algo increíble", contaba hace unos días Cynthia Erivo en una entrevista ofrecida a The New York Times.

Una historia de superación que la actriz y cantante ha llevado al terreno musical con Stand Up, una pieza compuesta junto con Joshua Campbell, con la que aspira al Oscar a la mejor canción. “No me importa si pierdo la sangre en el camino a la salvación / Voy a luchar con la fuerza que tengo hasta que me muera / Llevaré a mi gente hacía un nuevo hogar / ¿Puedes escuchar la libertad llamándonos?”, clama en ella la voz de Erivo. Arropada por una tormenta poderosísima de góspel y épica melódica, la fuerza emocional que va tejiendo la letra de esta canción avanza ayudada por un coro en ascenso al que se van incorporando piano, percusión y guitarra.

La película dirigida por Kasi Lemmons recupera la historia de la abolicionista que salvó la vida a decenas de esclavos afroamericanos gracias a una compleja red de refugios y rutas secretas

A lo largo de cuatro minutos, los tonos de la cantante saltan desde el grado más alto al más íntimo en complicadas variaciones que la voz de Erivo consigue dominar en un equilibrio perfecto. Una ternura rota y al mismo tiempo potente que imprime el peso de un verdadero himno con el que reivindica la constante lucha por los derechos civiles: “Me alzaré / Voy a seguir resistiendo / Lo noto en mis huesos / Podría ser difícil de enfrentar porque estoy sola / Podría fallar / Pero Dios sabe que lo intenté / Mientras las estrellas llenen el cielo”, reza la canción.

Junto con Terence Blanchard, la actriz ha interpretado otros temas como la canción Goodbye Song, incluido en la banda sonora de la película de Lemmons y, años antes, se la pudo escuchar en Fly Before You Fall, compuesta para la cinta Beyond the Lights (2014). Pero sin duda la actuación con la que sorprendió a todos la ofreció durante la gala de los Grammys 2017. Allí versionó el God Only Knows de los Beach Boys, que cantó junto a John Legend y que le valió el Grammy a la mejor interpretación musical.

Sumando todos sus reconocimientos, si el próximo 9 de febrero Erivo ganase una de las dos estatuillas para las que está nominada, lograría además el escurridizo estatus de EGOT (Emmy, Grammy, Oscar y Tony). Una difícil hazaña en la industria del entretenimiento de Estados Unidos que solamente han alcanzado 15 personas, entre ellas Whoopi Goldberg, la única mujer negra que aparece en esta selecta lista.

Premiarla pondría de relieve las carencias de unos galardones que siguen siendo “demasiado blancos”. Una denuncia manifestada en las redes sociales bajo el hashtag #OscarSoWhite desde hace cinco ediciones que crítica la falta de actores negros en las nominaciones más importantes. La ausencia, entre los nominados, de actores negros, como Eddie Murphy (Dolemite Is My Name), Lupita Nyong'o (Us) o Jamie Foxx (Just Mercy) han hecho reavivar las críticas en este sentido. A pesar de que la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de EE UU haya duplicado la representación de mujeres y minorías entre sus miembros, el organismo sigue estando compuesto en un 68% por hombres y en un 84% por miembros blancos.

En numerosas entrevistas, la actriz ha reivindicado una mayor presencia de actores negros en las nominaciones de cine. Acorde con ello, en la última gala de los Bafta, donde no hubo ningún actor negro nominado, Erivo declinó la invitación de la organización a actuar durante la entrega de premios con su canción Stand Up. Ahora, la actriz que aspira a la estatuilla por interpretar la historia de una persona cuyo corazón y espíritu son la encarnación del coraje y la lucha por los derechos civiles puede convertirse en todo un símbolo de la diversidad.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS