David Delfín entra en el museo

Más de 60 de las piezas más icónicas del modisto fallecido hace tres años se muestran en Madrid en su primera gran retrospectiva

Cinco prendas de la exposición sobre David Delfín.
Cinco prendas de la exposición sobre David Delfín.IAGO CORTÓN
Más información
Un año sin David Delfín: y ahora ¿qué?
David Delfín regresa gracias a sus herederos
David Delfín, su vida y carrera en imágenes

Cuando un cáncer prematuro y devastador acabó con la vida de David Delfín hace casi tres años, la moda española se quedó huérfana. Huérfana de un creador fundamental que era mucho más que un hacedor de ropa. Diego David Domínguez González (Málaga, 1970) era un artista completo y complejo, que dejó un legado mucho más allá de sus prendas, en las que además supo mezclar el arte, la abstracción, su universo personal y la tendencia. Unas prendas que ahora viven su primera gran retrospectiva.

La exposición homónima sobre el modisto malagueño, que se inaugura el jueves y podrá visitarse de forma gratuita hasta el 10 de mayo en la sala Canal de Isabel II de Madrid, tiene, cómo no, "un transfondo de homenaje", como explica su comisario, Raúl Marina. "Por su gusto por la vanguardia, su transgresión y originalidad, por su valor". Pero no se hace, remacha, con motivo del fallecimiento de Delfín. 

Dos de los diseños de David Delfín expuestos en la muestra comisariada por Raúl Marina
Dos de los diseños de David Delfín expuestos en la muestra comisariada por Raúl MarinaIago Cortón

Tres exposiciones sobre moda han precedido a esta y han tenido un gran éxito en la capital. Tras muestras sobre figuras más clásicas, pero que fueron rompedoras y reconocidas en su momento, como Jesús del Pozo (comisariada por Esperanza García Claver) o Manuel Pertegaz (de Raúl Marina con Amalia Descalzo), y después de crear Modus, una muestra colectiva sobre la moda española, junto a Wanda Morales, Marina y el entonces responsable de esta muestra, el consejero Jaime de los Santos, buscaron algo más contemporáneo. "Merecía ser expuesto, darle valor", explica. "Fue un soplo de aire fresco para la pasarela. Con David, que venía del mundo del arte, llegó una tanda de diseñadores que vino a romper", relata Marina. 

Dos diseños de David Delfín entre un retrato del diseñador junto a la modelo Bimba Bosé.
Dos diseños de David Delfín entre un retrato del diseñador junto a la modelo Bimba Bosé.Iago Cortón

La exposición llega este año porque "2020 es una cifra redonda. David habría cumplido 50 años y celebraría 20 de su primera colección", explica el comisario. En ella se repasa su trayectoria a través de 60 de sus piezas más icónicas, expuestas de forma cronológica. Creaciones frescas, absolutamente contemporáneas y muy reconocibles, como sus vestidos de vendas, sus bordados de hormigas, sus corazones de punto de cruz o sus chaquetas militares. "Sus referentes van más allá de lo estético porque él se identificaba con los artistas", explica Marina. "Buscar lo incómodo era para él un ejercicio artístico. Escribía con la mano izquierda, la que parece inútil, para hacerla útil. Su caligrafía fue su primer ejercicio de simbolismo".

Parte de la exposición sobre el trabajo del diseñador David Delfín, en la sala Canal de Isabel II de Madrid.
Parte de la exposición sobre el trabajo del diseñador David Delfín, en la sala Canal de Isabel II de Madrid.Iago Cortón

Raúl Marina recuerda con cariño su primera gran colección, Cour de Miracles, que supuso todo un incendio en la pasarela, con sus modelos con las cabezas tapadas. "Desde el planteamiento, con el simbolismo y la decadencia, que venía del mundo de las ideas, a la puesta en escena, como de performance... Su manera de diseñar surgía de un universo muy especial. Se movía entre las ideas y las emociones, partía de conceptos muy internos. Siempre fue muy valiente y sus colecciones eran una extensión de su intimidad. El psicoanálisis, lo perverso, la dualidad, Buñuel y Viridiana, el surrealismo y Magritte... se veían y entendían en sus diseños", rememora el experto, que afirma haber tenido acceso a piezas de sus 31 colecciones, además de a bocetos, material de trabajo, vídeos, fotografías y polaroids, escritura, poesías... El fotógrafo Gorka Postigo, quien fue su pareja y junto al que cofundó su marca Davidelfin, tenía todo guardado. 

"Gorka [Postigo] me abrió las puertas de todo. Había una producción enorme", agradece Marina, que explica que no hay objetos personales para no condicionar la mirada del visitante. Y con tanto material, con tanto que contar, ¿puede ser esto el germen de un museo de David Delfín? Marina tiene claro que sí. Y que esto es solo el primer paso.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS