Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Comparamos las mejores máquinas para elaborar helados caseros y saludables en casa

Estas heladeras ayudan a crear helados cremosos, sorbetes o granizados con los ingredientes que quieras y en pasos sencillos

Probamos cinco máquinas para elaborar helado en casa.
Probamos cinco máquinas para elaborar helado en casa.

El verano es sinónimo de helados. Pero no conviene abusar de ellos debido a su alto contenido en azúcar y grasas. ¿Hay alguna alternativa saludable? La respuesta es afirmativa y se basa, como ocurre con muchos alimentos, en hacerlos en casa. De este modo, hay un control absoluto de los ingredientes: no se añaden colorantes, químicos ni edulcorantes, y podemos evitar las grasas y azúcares excesivos, entre otras ventajas. Estas máquinas están especialmente diseñadas para facilitar la tarea y han sido creadas para utilizar en el entorno doméstico. Por ello, su uso es extremadamente sencillo. Eso sí, para obtener resultados similares a los procesados, hay que seguir muy bien las instrucciones paso a paso.

¿Qué modelos hemos elegido?

Aunque hay distintos tipos de modelos en el mercado, hemos elegido cinco heladeras económicas de distintas marcas que basan su funcionamiento en el uso de un bol o de ingredientes previamente congelados. Es decir, no incorporan un compresor que enfríe la mezcla por sí mismo. En concreto, se trata de las siguientes: Aicok Máquina de Helados (7,25 puntos de promedio), IKOHS Helaki (7,5), MVPower Heladera 2L (8), Taurus Tasty Cream (8,75) y WMF Kitchenminis (8,25).

Entre los aspectos valorados, se encuentran los siguientes:

- Diseño: El tamaño de la máquina o la calidad de la construcción. Asimismo, en este apartado se ha analizado la facilidad de montaje y de limpieza.

- Facilidad de uso: No todas las instrucciones son igualmente detalladas y no en todos los casos se incorporan recetas para empezar. Además, algunos modelos cuentan con temporizador y otras opciones.

- Capacidad: La cantidad de helado que son capaces de preparar a la vez.

- Resultado: Sabor y textura de los helados, sorbetes y granizados que preparan.

Así los hemos probado

Para realizar las pruebas, hemos preparado tres recetas con cada una de las máquinas, siempre que permitieran estas opciones: granizado de naranja, sorbete de limón y helado de fresa. En todos los casos se han seguido las recomendaciones de uso paso a paso.

La máquina ganadora ha resultado ser la propuesta de Taurus. Si bien su sistema para crear helados es muy similar a buena parte del resto de propuestas, ofrece un equilibrio perfecto entre funcionalidad y sencillez de uso. Se monta, desmonta y limpia con facilidad, únicamente incorpora un interruptor de encendido/apagado y viene con un detallado libro de instrucciones en el que se incluyen algunas recetas para principiantes.

1. Taurus Tasty Cream: nuestra elección

Utilizarla es muy sencillo y viene con un libro con ocho recetas para empezar, aunque es necesario realizar una preparación exhaustiva y seguir muy bien los pasos. Así, para hacer helado, hay que meter antes su bol en el congelador un mínimo de 12 horas. Tiene 1,5 litros de capacidad, así que hay que buscar un sitio grande en alguno de los cajones. Luego, basta con sacarlo (con cuidado de no tocar el interior con los dedos desnudos) e introducir la mezcla de alguna de las recetas, entre las que propone helado de nata, plátano, frambuesa, chocolate con menta, fresa y natillas de vainilla, así como sorbete de limón y sorbete de fresa. Esta mezcla tiene que estar fría e incorporar todos los ingredientes de la receta ya que, si no es así, no termina de espesar y queda más bien como un batido muy denso (y frío, eso sí).

Vertido el líquido, basta con colocar una paleta en la parte superior de la máquina, totalmente desmontable para que se pueda lavar cómodamente, cerrar la tapa y pulsar en el botón de encendido. En función de lo fría que esté la mezcla y su cantidad, entre 20 y 40 minutos después empezará a formarse el helado. Sabrás que ha terminado cuando la pala comienza a cambiar el sentido de giro.

2. WMF Kitchenminis: mejor relación calidad-precio

Su exterior tiene un acabado muy bueno, y en él se emplea acero inoxidable fácil de limpiar y muy resistente. Es un modelo muy compacto, mucho más que el resto de los modelos analizados. En concreto, su bol tiene capacidad para 300 ml de helado: dos raciones como máximo. Es, a la vez, una ventaja y una desventaja, ya que ocupa muy poco espacio en el congelador, pero si se desea preparar helado para varias personas (o varias ocasiones) es necesario hacerlo en varias tandas. Este bol, además, viene con una tapa hermética que permite utilizarlo para guardarlo en el congelador si sobra.

Cuenta con una pequeña pantalla que permite tener el control del proceso de elaboración del helado y un interruptor de encendido y apagado. Además, permite establecer un temporizador. Como complemento, incorpora una cuchara que ayuda a servir el helado en bolas.

3. MVPower Heladera 2L

Fácil de desmontar y limpiar, su cubilete tiene una capacidad de hasta 1,8 litros de helado, por lo que es una de las más grandes de la comparativa. No obstante, el helado se esponja al hacerse, por lo que no conviene llenarlo del todo. Igualmente, con demasiada cantidad es muy complicado conseguir que alcance la textura cremosa de un helado en poco tiempo. Tiene un temporizador (en formato rueda) en su parte superior que permite programar el tiempo de funcionamiento, entre cinco y 45 minutos, y luego hace que se pare automáticamente. Sin embargo, no recomendamos su uso, sino hasta que cada persona se haya familiarizado con la máquina y su funcionamiento, ya que es conveniente vigilar la mezcla para garantizar los resultados adecuados

Al igual que otros muchos modelos de esta comparativa, su recipiente se mete en el congelador con 8-12 horas de antelación y, luego, gracias a su pala mezcladora, el líquido va poco a poco tomando consistencia. Se cierra herméticamente y cuenta con una boquilla para añadir ingredientes en cualquier momento siempre que sea necesario, ya que la máquina se para automáticamente cuando se abre.

4. IKOHS Helaki: la alternativa

Es una alternativa al ganador y el resto de modelos de la comparativa por lo diferente de su modo de funcionamiento, basado en el uso de piezas de fruta congelada, gracias a los que ayuda a preparar helados, sorbetes, mousse de helado, cremas granizadas y más. Es uno de los modelos más sencillos de utilizar. Simplemente hay que colocar las piezas de fruta o la mezcla congelada en el orificio indicado para ello, empujarlas con el émbolo y, poco a poco, va saliendo el helado.

Cuando sólo se emplea la fruta y no leche, nata ni otros ingredientes típicos de los helados, el resultado no es tan cremoso como en los comprados, y es más bien un granizado. Hay que tomar una precaución adicional: si se prueba con frutas con pulpa, ésta puede quedarse atascada en su torno triturador. La firma explica que este elemento no rompe las moléculas de los nutrientes y evita la oxidación de las vitaminas de los alimentos. Se monta y desmonta fácilmente y la limpieza se realiza en minutos. Un detalle a mejorar: la máquina pesa muy poco y no incluye sistemas de fijación para la encimera, por lo que se mueve sin querer.

5. Aicok Máquina de Helados

Pese a que en las instrucciones se establece un tiempo de preparación de los helados que ronda los 15-20 minutos, durante las pruebas hemos notado que es algo superior; más cuanto mayor sea la cantidad de mezcla introducida en su recipiente y, además, también aumenta el riesgo de que su paleta quede bloqueada (le falta algo de fuerza).

Su modo de uso es prácticamente el mismo que el del modelo ganador de esta comparativa: hay que introducir la cubeta en el congelador unas 12 horas antes y, para que quede cremoso, es indispensable utilizar nata montada y azúcar invertida. Este último ingrediente ayuda a que no cristalice el helado y el resultado sea más similar al comercial. No es necesario desmontar la máquina para ir añadiendo la mezcla, ya que cuenta con una apertura (similar a un embudo) que permite incorporarla progresivamente. Eso sí, es muy pequeña y su forma hace que no termine de ser cómodo. En su libro de instrucciones se incluyen seis recetas básicas para empezar: helado de vainilla, helado de fresa, yogur helado de frambuesa, helado de chocolate y menta, helado de banana y sorbete de limón.

*Las recomendaciones para que las entregas de pedidos online se puedan realizar con total seguridad para repartidores y clientes señalan que se debe evitar el contacto directo entre ambos, mantener la distancia de seguridad y lavarse las manos después de abrir el paquete. Todos los repartidores están instruidos para extremar las precauciones.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 14 de julio de 2020.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción