la imagen
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Espectáculo caníbal

Fotografía cedida por el Cuerpo Nacional de Policía.
Fotografía cedida por el Cuerpo Nacional de Policía.

A medida que pasaban las horas sin que nadie se hiciera cargo de ellos, morían de hipotermia, de sed, de hambre, y sus cadáveres eran devorados de inmediato por los que aún permanecían vivos

No sé si ustedes han asistido al nacimiento de un pollo. Se trata de un suceso inverosímil. Es decir, que nos lo creemos porque sucede. De no suceder, resultaría harto difícil otorgarle la calidad de verdad que tiene, por ejemplo, La metamorfosis, de Kafka, donde un individuo se convierte en insecto. En los primeros instantes, el huevo se agita como si alguien, desde dentro, estuviera llamando violentamente a una puerta que no se aprecia en parte alguna de la cáscara. Fruto de esos golpes, el continente se empieza a resquebrajar hasta que, en una de esas, se abre y aparece un monstruo, llamado pollito, completamente mojado por los líquidos en los que han ido espesándose sus órganos a lo largo de los 21 días de su gestación. Las plumas, amarillas y escasas, se pegan a la piel rosada de su cuerpo minúsculo.

El pollito mira entonces a su alrededor con el gesto de extrañeza que ponemos nosotros cuando nos bajamos por error en la estación de metro que no es y durante unos segundos de espanto hemos de recomponer todo nuestro mundo espacial y geográfico. Los pollitos se bajan siempre, pobres, en la estación que no es. Los de la imagen fueron abandonados, junto a otros 20.000, en el aeropuerto de Barajas. A medida que pasaban las horas sin que nadie se hiciera cargo de ellos, morían de hipotermia, de sed, de hambre, y sus cadáveres eran devorados de inmediato por los que aún permanecían vivos. Un espectáculo caníbal del que la policía logró rescatar a unos 3.000, algunos de los cuales fueron a parar a casas de acogida donde acabarían en el puchero, suponemos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS