Guardianes de la materia prima

LOS HAY QUE saltaron al rescate de un sector como el ovino en plena campaña del lechazo y consiguieron aliviar la situación crítica de algunos pastores palentinos gracias a un estudio de I+D. Y otros pequeños productores se volcaron en su entorno más próximo para servir a su comunidad. “En abril faltó el carnicero en Goizueta (Navarra) porque estaba confinado y el pueblo se quedó sin carne”, cuenta Maite Sánchez. Entonces, la ganadera ofreció a sus vecinos la de sus vacas betizu, en peligro de extinción. Comenzó a elaborar chorizos y salchichones con ella, y el grupo de mujeres Ganaderas en Red se encargó de dar visibilidad y salida a sus productos. “A alguna gente le da la vida el dinero; a nosotros, saber que, si un día pasa algo, tenemos capacidad de alimentar. Antes de la pandemia nunca lo había pensado, pero cuando sucedió nos dimos cuenta de que somos los primeros de la cadena y los que tenemos que cuidar al mundo. Si todo falla, aquí estaremos”, explica Maite. Ese mismo compromiso movió a la quesera María ­Orzáez para unir fuerzas con queserías de campo y artesanas españolas, y crear un mapa digital donde cualquier persona pudiera descubrir la más cercana a su casa y comprar directamente. Porque, como siente Orzáez, “la unión de muchos pequeños puede lograr grandes cosas”.

Normas

Más información

Archivado En

Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

El primer mes por 1€

Suscríbete

Ya tengo una suscripción