Alterconsumismo
Coordinado por Anna Argemí
COMERCIO JUSTO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Fairtrade brinda un cambio global estas navidades

En un mundo cada día más global, todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad y como consumidores jugamos un papel fundamental

En España hemos pasado a alcanzar en los últimos cuatro años una venta media de casi 3 euros por español en productos de Comercio Justo
En España hemos pasado a alcanzar en los últimos cuatro años una venta media de casi 3 euros por español en productos de Comercio Justo(c) Fairtrade

Hoy más que nunca es necesario revisar nuestro modelo de consumo y, seguramente, en esta revisión se encuentra una de las palancas fundamentales para generar un desarrollo más sostenible. No solo tenemos que resolver la cuestión sobre cuánto consumimos sino también debemos tener respuesta a la pregunta sobre cómo están hechos los productos que consumimos.

Más información
Fairtrade, sostenibilidad y medio ambiente
El shock covid-19: una oportunidad para el consumo sostenible y justo
Comercio Justo: lo que preocupa a más de 2.000 productores de África, Asia y América Latina

Fairtrade, la certificación del Sello de Comercio Justo nació hace más de 30 años como garante de seguridad económica, social y medioambiental de las comunidades productoras en los países de sur, para asegurar un comercio más justo que cubriera los costes de producción de una forma sostenible y los productores del sur pudieran tomar las riendas de su futuro.

Hoy en día, en un mundo cada día más global, todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad y como consumidores jugamos un papel fundamental. Con nuestra elección de compra podemos elegir adquirir productos de marcas y empresas responsables, podemos elegir artículos de los que conozcamos la procedencia de las materias primas con las que están fabricados. Productos que garanticen el pago de un salario digno al productor, productos que garanticen que no hay explotación infantil ni otra forma de explotación o abuso, productos que garanticen la igualdad de derechos en cualquier lugar del mundo, y productos que para su producción no se dañe el entorno.

Con nuestra elección de compra podemos elegir adquirir productos de marcas y empresas responsables

El sello Fairtrade impreso en el packaging del producto es un importante distintivo que nos garantiza: salario mínimo, no explotación infantil, igualdad de género, así como la reducción del impacto de la huella ecológica.

A su vez, la certificación Fairtrade trabaja para el cumplimiento directo de ocho de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible; en concreto, el número 12, Producción y Consumo Responsable. Como consumidores, con este sello tenemos una oportunidad de elegir productos que tienen un protagonismo activo en conseguir un planeta más justo y sostenible a través de nuestro consumo.

El sello Fairtrade garantiza: salario mínimo, no explotación infantil, igualdad de género, así como la reducción del impacto de la huella ecológica
El sello Fairtrade garantiza: salario mínimo, no explotación infantil, igualdad de género, así como la reducción del impacto de la huella ecológica(c) Fairtrade

Fairtrade es hoy una propuesta que está presente en el mercado, accesible para millones de consumidores que deciden consumir de manera más justa y responsable, facilitando con su consumo el empoderamiento de los productores y trabajadores que viven en países en vías de desarrollo.

En la actualidad, está conformado por más de 1.7 millones de productores y trabajadores situados en más de 70 países; los productos certificados se comercializan en más de 150 países; en el mundo se venden más de 35.000 productos certificados con el sello de Comercio Justo, de los cuales más de 2.000 se venden en España. Las ventas a nivel mundial ascienden a más de 9.800 millones de € anuales, superando en la Península Ibérica los 170 millones de € anuales en la actualidad.

La certificación del Sello de Comercio Justo nació hace más de 30 años
La certificación del Sello de Comercio Justo nació hace más de 30 años(c) Fairtrade

Fairtrade es el sello de Comercio Justo que apuesta por la sostenibilidad de las personas y el planeta. Sin embargo, es difícil pensar en un modelo sostenible que no sea capaz de generar unas relaciones equilibradas y justas entre los productores y los consumidores. Para ello, trabajamos con fabricantes, garantizando la trazabilidad de las materias primas y con los distribuidores para informar al consumidor a través de las diferentes campañas, que el compromiso de todos los intervinientes de la cadena es imprescindible para alcanzar nuestro gran objetivo por la sostenibilidad global.

En España hemos pasado a alcanzar en los últimos cuatro años una venta media de casi tres euros por habitante en productos de Comercio Justo, y aunque todavía estamos lejos de las medias europeas que se acercan a los 15 euros, esto nos anima a seguir trabajando ilusionados, sabiendo que los consumidores están cambiando sus hábitos de consumo, y que cada día hay más empresas comprometidas por la sostenibilidad; unas por responsabilidad y otras porque saben que cada vez hay más consumidores conscientes e informados que demandan, buscan y compran productos con nuestro sello.

Eligiendo y apostando por el Comercio Justo conseguimos que la transformación sea global, vale la pena incorporarlo a nuestro día a día para generar un cambio positivo y visible, solo juntos podemos lograr un mundo más justo y sostenible.

María Granero es responsable de Desarrollo Negocio en Fairtrade Ibérica. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS