Seres Urbanos
Coordinado por Fernando Casado
Ciudades Feministas

La era de las ciudades feministas

La crisis de la covid-19 exacerba las desigualdades contra las poblaciones vulnerables, incluidas mujeres y niñas, pero potencia su papel predominante respondiendo ante la pandemia. Es la principal conclusión a la que se ha llegado tras el mes del movimiento global municipalista organizado por CGLU

El parque Simón Bolivar en Bogotá, Colombia
El parque Simón Bolivar en Bogotá, Colombia© Dominic Chavez (World Bank Photo Collection)

Si muchos ya pensábamos que éste sería el siglo de las mujeres, la pandemia lo acaba de ratificar. Eso al menos afirmaba Claudia López, alcaldesa de Bogotá, en el contexto del programa Municipalismo feminista – Liderazgo femenino y toma de decisiones de lo local a global. Este denominado Mes del movimiento global feminista municipalista, organizado por CGLU con un elenco amplio de líderes de las sociedad civil y representantes de gobiernos locales y regionales, tenía el objetivo de fomentar el debate sobre el papel del movimiento municipalista internacional a la hora de promover la igualdad de género en todas las partes del mundo.

Más información
Ciudades para mujeres
El urbanismo feminista llega al polígono
Ciudades “feministas”: ¿Puede el diseño urbano tener en cuenta a las mujeres y las minorías?

Las sesiones se estructuraron a través de temas relacionados con la necesidad de fomentar ciudades y territorios inclusivos; poner los cuidados en el centro a través del liderazgo feminista local; y promover una responsabilidad compartida poniendo las mujeres al frente para lograr resiliencia, proximidad y comunidades que cuidan.

A lo largo de los diferentes eventos organizados, participaron más de 50 mujeres líderes, que incluyeron varias alcaldesas de ciudades como Bogotá, Barcelona y Montevideo; así como varias representantes de gobiernos locales y regionales de ciudades tan diversas como Polokwane, Tamiahua, Foumbola, Nouakchott, Subang Jaya o Quilmes.

Una conclusión principal fue constatar que si por un lado la crisis de la covid-19 ha exacerbado las desigualdades preexistentes contra las poblaciones vulnerables, incluidas mujeres y niñas; por el otro ha potenciado el papel predominante de la mujer respondiendo ante la pandemia.

Como se recordó, la crisis ha tenido un impacto desproporcionado en las mujeres ya que son las que más trabajan en entornos informales. Asimismo, en un contexto de pandemia en el que las desigualdades y la polarización aumentan, la violencia de género y la discriminación también están en alza, a menudo aceleradas por la precariedad de la vivienda y las condiciones de confinamiento, que las sobrecargan con responsabilidades de cuidado.

La crisis también ha afianzado la fuerte apuesta del movimiento municipalista reivindicando el liderazgo local feminista que pone en el centro los servicios de atención a través de priorizar acciones sobre prestación de servicios públicos como la salud, la educación y la lucha contra las desigualdades, así como allanar el camino hacia una transición ecológica.

“Nuestro movimiento municipalista feminista cree en la colaboración entre ciudades y en la fuerza del municipalismo” comentó Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y enviada especial de CGLU ante Naciones Unidas y para la Agenda 2030. “Creemos en el poder de la diplomacia de la ciudad como herramienta transformadora y unida para lograr el futuro que queremos “

En este sentido, hubo un llamamiento unísono a que las mujeres participen sistemáticamente en los grupos expertos, de trabajo y comités de respuesta a la covid, así como en los procesos de toma de decisiones legislativas, políticas y presupuestarias, ocupando puestos de liderazgo y en la búsqueda de la paridad de género.

Una de las amenazas actuales que se puso en evidencia fue el retroceso preocupante, después de décadas de avances, en la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Varias ponentes señalaron que ese retroceso ha sido exacerbado tanto por el surgimiento de movimientos autoritarios como por las nuevas prioridades en el contexto de la crisis pandémica. Por ello, se remarcó la necesidad de que la participación activa de las mujeres no solo ha de celebrarse, sino también alentarse y apoyarse, en particular a nivel local y subnacional, para poder promover políticas inclusivas y brindar a las mujeres el espacio que les corresponde en la vida pública para el beneficio de la sociedad en su conjunto.

“La pandemia, el cambio climático y muchos otros desafíos han demostrado que lo que el mundo necesita es empatía, solidaridad, inteligencia, acción colectiva y capacidad de trabajo interdisciplinario” defendió la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, “Estos son los adjetivos de las habilidades que tenemos las mujeres. Este va a ser el siglo del cuidado: del cuidado del planeta, para no perderlo; de la salud, porque esta no será la última pandemia”.

Basadas en estos principios, las lideresas constataron que una planificación urbana y territorial adecuada, y la formulación de políticas locales en general, tienen el potencial de generar un impacto directo en la vida de las mujeres y las niñas, determinantes para fijar cómo interactúan y experimentan la ciudad.

Coronando este mes de movimiento global feminista municipalista, la secretaria general de CGLU, Emilia Saiz, presentó los foros virtuales de Generación Igualdad que se celebran en México y Paris y recordó como su adhesión había sido un importante punto de inflexión para la organización mundial hacia la aparición de un movimiento municipal feminista global centrado en los cuidados. “Es necesario promover el liderazgo político y el desarrollo de alianzas fuertes,” subrayó, “que nos ayuden a cambiar las mentalidades y a encontrar el camino para que las políticas locales sean también políticas feministas, tanto de mujeres como de hombres”.

Precisamente, en el Foro Generación Igualdad de París, en Junio de este año, CGLU presentará un Cuaderno sobre el Municipalismo Feminista, como contribución de los gobiernos locales al Pacto para el Futuro, un nuevo contrato social universal desde las comunidades. La declaración conjunta ante la 65º sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (CSW65) del colectivo organizado de Gobiernos Locales y Regionales, reunidos en la Global Taskforce (GTF) reafirma estas voluntades y el llamado a la acción de lideresas locales y regionales deja claro el frente común de las voces municipalistas para multiplicar el compromiso de las mujeres y las niñas hacia un modelo de ciudad más inclusivo, más sostenible y más resiliente; un modelo de ciudad más feminista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS