Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿Bluf de dudoso gusto o proeza de la ingeniería? 12 puentes espectaculares del siglo XXI, a juicio

¿Bluf de dudoso gusto o proeza de la ingeniería? 12 puentes espectaculares del siglo XXI, a juicio

12 fotos

La inauguración del primer puente creado por impresión 3D en Ámsterdam abre el debate entre la fastuosidad y su verdadera funcionalidad. A continuación analizamos de la mano de expertos algunas de las pasarelas más asombrosas que ha edificado el hombre

  • En el municipio londinense de Westminster se encuentra el puente más singular de todo Reino Unido. Con tan solo 12 metros de longitud, esta creación de Thomas Heatherwick –autor del nuevo parque de Nueva York sobre el río Hudson– es una atracción para los viandantes. ¿El motivo? Para no interrumpir el paso de los barcos que circulan por el canal de Paddington, este puente peatonal se convierte en una especie de caparazón en cuestión de minutos. Un mecanismo de cilindros hidráulicos permite que las diferentes placas de metal y madera que forman el octógono compacto se enrollen o expandan según las necesidades del momento. Para Andreu Carulla, diseñador industrial y admirador confeso de este tipo de infraestructuras, es el favorito de nuestra lista. “Este puente es toda una motivación. Muestra un sistema que pone al límite forma y función. Cuando está enrollado es una escultura que permite la navegación y en el despliegue se convierte en un paso sencillo y plano. La transición de una a otra es espectacular, resulta muy orgánica”.
    1The Rolling Bridge (Londres, 2004) En el municipio londinense de Westminster se encuentra el puente más singular de todo Reino Unido. Con tan solo 12 metros de longitud, esta creación de Thomas Heatherwick –autor del nuevo parque de Nueva York sobre el río Hudson– es una atracción para los viandantes. ¿El motivo? Para no interrumpir el paso de los barcos que circulan por el canal de Paddington, este puente peatonal se convierte en una especie de caparazón en cuestión de minutos. Un mecanismo de cilindros hidráulicos permite que las diferentes placas de metal y madera que forman el octógono compacto se enrollen o expandan según las necesidades del momento. Para Andreu Carulla, diseñador industrial y admirador confeso de este tipo de infraestructuras, es el favorito de nuestra lista. “Este puente es toda una motivación. Muestra un sistema que pone al límite forma y función. Cuando está enrollado es una escultura que permite la navegación y en el despliegue se convierte en un paso sencillo y plano. La transición de una a otra es espectacular, resulta muy orgánica”.
  • Pocos puentes han acaparado tantos titulares como este. Tras seis años de secretismo, el pasado julio vio la luz el primer puente diseñado por impresión 3D a cargo de Joris Laarman (conocido por su lámpara ‘Nebula’ para Flos) y ejecutado por la compañía de robótica holandesa MX3D. Fabricado con varillas de acero inoxidable y por brazos robóticos, ha levantado tantas pasiones como críticas. Pedro Torrijos, escritor, divulgador cultural y arquitecto, se suma al segundo bando. “Es horroroso y espeluznante. Un pastiche entre volutas barrocas y renacentistas mezcladas con la obra de H.R. Giger [autor de la criatura plástica de 'Alien’]. No tiene ningún sentido de la estética ni del equilibrio. No deja de ser un lucimiento de la tecnología 3D (de la que estoy a favor, pero no a costa de la falta de gusto), que podría haber diseñado igualmente un pata de jamón”.
    2MX3D Bridge (Ámsterdam, 2021) Pocos puentes han acaparado tantos titulares como este. Tras seis años de secretismo, el pasado julio vio la luz el primer puente diseñado por impresión 3D a cargo de Joris Laarman (conocido por su lámpara ‘Nebula’ para Flos) y ejecutado por la compañía de robótica holandesa MX3D. Fabricado con varillas de acero inoxidable y por brazos robóticos, ha levantado tantas pasiones como críticas. Pedro Torrijos, escritor, divulgador cultural y arquitecto, se suma al segundo bando. “Es horroroso y espeluznante. Un pastiche entre volutas barrocas y renacentistas mezcladas con la obra de H.R. Giger [autor de la criatura plástica de 'Alien’]. No tiene ningún sentido de la estética ni del equilibrio. No deja de ser un lucimiento de la tecnología 3D (de la que estoy a favor, pero no a costa de la falta de gusto), que podría haber diseñado igualmente un pata de jamón”.
  • El estudio australiano Denton Corker Marshall, en colaboración con el artista local Robert Owen, diseñó sobre una estructura de hormigón de 145 metros de longitud un enlace con la orilla que hace énfasis en el volumen y la luz que pigmenta la filigrana de acero. Daniel Díez Martínez, doctor arquitecto y profesor en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSAM-UPM), destaca la visión rupturista y orgánica que implica su forma en curva. “Resulta interesante ver que sus autores parecen sacrificar la estricta funcionalidad que se le exige a un puente para poner en jaque los principios básicos de la geometría euclidiana que sostienen que 'la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta'. En su lugar, apuestan por una conexión con un desarrollo curvo, que envuelven con una estructura de formas inspiradas en la naturaleza para dar lugar a un punto de encuentro sobre el agua. Es como un ser vivo, blando y ligero, hecho con materiales industriales”.
    3Webb Bridge (Melbourne, 2005) El estudio australiano Denton Corker Marshall, en colaboración con el artista local Robert Owen, diseñó sobre una estructura de hormigón de 145 metros de longitud un enlace con la orilla que hace énfasis en el volumen y la luz que pigmenta la filigrana de acero. Daniel Díez Martínez, doctor arquitecto y profesor en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSAM-UPM), destaca la visión rupturista y orgánica que implica su forma en curva. “Resulta interesante ver que sus autores parecen sacrificar la estricta funcionalidad que se le exige a un puente para poner en jaque los principios básicos de la geometría euclidiana que sostienen que 'la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta'. En su lugar, apuestan por una conexión con un desarrollo curvo, que envuelven con una estructura de formas inspiradas en la naturaleza para dar lugar a un punto de encuentro sobre el agua. Es como un ser vivo, blando y ligero, hecho con materiales industriales”.
  • Changsha cuenta desde hace ocho años con un titánico “nudo de la suerte” de 185 metros que atraviesa su 'skyline' a 24 metros de altura. Inspirado en el anillo Möbius, símbolo internacional del reciclaje, conecta las orillas del río Dragon King Harbour a diferentes niveles. Lleva el sello de los holandeses NEXT Architects, expertos en edificar infraestructuras sobre agua, y simboliza el rápido crecimiento de esta megaurbe asiática. Daniel Díez Martínez pone en duda su funcionalidad pero no sin destacar el diseño singular que lo envuelve: “¡Parece que los gráficos de ondas de la pizarra de una clase de física se hubieran hecho gigantes para tomar la ciudad! No creo que sea demasiado cómodo, con tantísimas escaleras, y seguramente se podría haber optado por soluciones mucho más prácticas. Sin embargo, constituye un curioso ejemplo de cómo transformar un acto mundano, como es cruzar una autopista, en una experiencia divertida, casi como una atracción de parque temático. Más allá del poder visual de la curva, también quiero destacar el color. Ese rojo intenso destaca sobre el verde de los árboles y el gris de las torres, lo cual le confiere gran pregnancia en el paisaje urbano circundante”.
    4Lucky Knot Bridge (Changsha, China. 2013) Changsha cuenta desde hace ocho años con un titánico “nudo de la suerte” de 185 metros que atraviesa su 'skyline' a 24 metros de altura. Inspirado en el anillo Möbius, símbolo internacional del reciclaje, conecta las orillas del río Dragon King Harbour a diferentes niveles. Lleva el sello de los holandeses NEXT Architects, expertos en edificar infraestructuras sobre agua, y simboliza el rápido crecimiento de esta megaurbe asiática. Daniel Díez Martínez pone en duda su funcionalidad pero no sin destacar el diseño singular que lo envuelve: “¡Parece que los gráficos de ondas de la pizarra de una clase de física se hubieran hecho gigantes para tomar la ciudad! No creo que sea demasiado cómodo, con tantísimas escaleras, y seguramente se podría haber optado por soluciones mucho más prácticas. Sin embargo, constituye un curioso ejemplo de cómo transformar un acto mundano, como es cruzar una autopista, en una experiencia divertida, casi como una atracción de parque temático. Más allá del poder visual de la curva, también quiero destacar el color. Ese rojo intenso destaca sobre el verde de los árboles y el gris de las torres, lo cual le confiere gran pregnancia en el paisaje urbano circundante”.
  • El arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, célebre por construcciones como el Foro Internacional de Tokio o el Teatro Curve de Londres, es el autor del primer (y único) puente circular del mundo. La obra de Viñoly conecta las ciudades de Maldonado y Rocha y su prioridad fue proteger el ecosistema con una altura suficiente que permite la libre circulación de barcos. Sobre su inédita forma en círculo, Daniel Díez Martínez pone en duda si se antepuso el diseño a su utilidad. “Cuando a los arquitectos se les encarga el diseño de un puente, suelen optar por soluciones poco ortodoxas. Y desde luego, Rafael Viñoly es cualquier cosa menos un arquitecto ortodoxo. ¿Tiene algún sentido hacer un puente circular como este, que multiplica la cantidad de material (y por tanto, de dinero) necesario para su construcción? Viñoly afirma que proyectó un trazado en circunferencia para reducir la velocidad de los coches. Esta explicación tiene sentido, pero posiblemente esta decisión de diseño también tenga que ver con la fascinación que los arquitectos sentimos por las formas circulares desde el Panteón de Agripa. Porque, aunque algunos maestros del Movimiento Moderno lo repitieran como un mantra hasta la saciedad, la forma no siempre sigue a la función”.
    5Puente Laguna Garzón (Uruguay, 2015) El arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, célebre por construcciones como el Foro Internacional de Tokio o el Teatro Curve de Londres, es el autor del primer (y único) puente circular del mundo. La obra de Viñoly conecta las ciudades de Maldonado y Rocha y su prioridad fue proteger el ecosistema con una altura suficiente que permite la libre circulación de barcos. Sobre su inédita forma en círculo, Daniel Díez Martínez pone en duda si se antepuso el diseño a su utilidad. “Cuando a los arquitectos se les encarga el diseño de un puente, suelen optar por soluciones poco ortodoxas. Y desde luego, Rafael Viñoly es cualquier cosa menos un arquitecto ortodoxo. ¿Tiene algún sentido hacer un puente circular como este, que multiplica la cantidad de material (y por tanto, de dinero) necesario para su construcción? Viñoly afirma que proyectó un trazado en circunferencia para reducir la velocidad de los coches. Esta explicación tiene sentido, pero posiblemente esta decisión de diseño también tenga que ver con la fascinación que los arquitectos sentimos por las formas circulares desde el Panteón de Agripa. Porque, aunque algunos maestros del Movimiento Moderno lo repitieran como un mantra hasta la saciedad, la forma no siempre sigue a la función”.
  • En España, más allá de la huella de Calatrava y ciñéndonos al siglo XXI, destacan infraestructuras colosales como el puente de la Constitución de 1812, un diseño de Javier Manterola que edificó la empresa Dragados en 2015. Esbelto y muy visual, a lo lejos parece un naviero que ondula sobre el agua. Se construyó con el objetivo de unir las localidades de Puerto Real y Cádiz y así aligerar el tráfico de la zona, y está catalogado como uno de los puentes atirantados más largos del mundo, elevándose hasta 69 metros sobre el nivel del mar. Para Pedro Torrijos, un puente que merece la pena reseñar es la pasarela peatonal Pedro Arrupe sobre la ría de Bilbao, proyectada por el ingeniero José Antonio Fernández Ordóñez y finalizada por su hijo Lorenzo en 2004. “Es una pasarela que resuelve de forma elegante y sencilla, sin grandes alardes técnicos, el acceso de un lado a otro de la ría así como los nuevos pasos fluviales en diferentes alturas. Está concebido de forma muy humana, algo que se percibe en el contacto de la madera cuando tocamos el pasamanos o la proyección de un suelo que no resbala”.
    6Pasarela Peatonal Pedro Arrupe (Abandoibarra, 2004) En España, más allá de la huella de Calatrava y ciñéndonos al siglo XXI, destacan infraestructuras colosales como el puente de la Constitución de 1812, un diseño de Javier Manterola que edificó la empresa Dragados en 2015. Esbelto y muy visual, a lo lejos parece un naviero que ondula sobre el agua. Se construyó con el objetivo de unir las localidades de Puerto Real y Cádiz y así aligerar el tráfico de la zona, y está catalogado como uno de los puentes atirantados más largos del mundo, elevándose hasta 69 metros sobre el nivel del mar. Para Pedro Torrijos, un puente que merece la pena reseñar es la pasarela peatonal Pedro Arrupe sobre la ría de Bilbao, proyectada por el ingeniero José Antonio Fernández Ordóñez y finalizada por su hijo Lorenzo en 2004. “Es una pasarela que resuelve de forma elegante y sencilla, sin grandes alardes técnicos, el acceso de un lado a otro de la ría así como los nuevos pasos fluviales en diferentes alturas. Está concebido de forma muy humana, algo que se percibe en el contacto de la madera cuando tocamos el pasamanos o la proyección de un suelo que no resbala”.
  • Este pasadizo elevado a 300 metros de altura en el cañón de la provincia de Hunan es el puente de cristal más largo del mundo. Su capacidad, puede albergar hasta 800 personas, ha hecho que también sirva de pasarela para eventos culturales y desfiles de moda. Fue diseñado por el arquitecto y poeta israelí Haim Dotan (autor del Performing Art Center de Ashdod) a modo de puente invisible que no altera la armonía del parque natural que lo sostiene. Pedro Torrijos explica que su diseño, basado en la suspensión por cables, resulta un conjunto estéticamente bonito y funcional. “La estructura de catenarias y cables paralelos inclinados y cogidos en los pilones que simulan piedras antiguas me parece bastante elegante y eficaz. Han usado el material de forma muy eficiente”.
    7Grand Canyon Glass Bridge ( Zhangjiajie, China. 2016) Este pasadizo elevado a 300 metros de altura en el cañón de la provincia de Hunan es el puente de cristal más largo del mundo. Su capacidad, puede albergar hasta 800 personas, ha hecho que también sirva de pasarela para eventos culturales y desfiles de moda. Fue diseñado por el arquitecto y poeta israelí Haim Dotan (autor del Performing Art Center de Ashdod) a modo de puente invisible que no altera la armonía del parque natural que lo sostiene. Pedro Torrijos explica que su diseño, basado en la suspensión por cables, resulta un conjunto estéticamente bonito y funcional. “La estructura de catenarias y cables paralelos inclinados y cogidos en los pilones que simulan piedras antiguas me parece bastante elegante y eficaz. Han usado el material de forma muy eficiente”. Getty Images
  • Lo ‘kitsch’ aplicado a la ingeniería alcanza en este puente ejecutado por la empresa TA Landscape Architecture su clímax. Dos grandes manos de falsa piedra –esculpidas sobre un entramado metálico y de fibras de vidrio adornadas con musgo– parecen sostener una pasarela dorada de 150 metros de longitud. En pocos años se ha convertido en una de las atracciones turísticas más visitadas de Vietnam, a la altura de bahía de Ha-Long o las montañas de Sapa. Su objetivo, meramente estético, fue vestir con una lucida pasarela al resort Ba Na Hills sobre 1.400 metros de altura y costó casi 2.000 millones de euros. Para Pedro Torrijos, se trata de una edificación que solo busca la foto en Instagram sin cumplir su verdadera función, ya que no lleva a ningún sitio. “No puedo con esto. La pasarela en sí misma no está mal, incluso las piezas de hormigón que despuntan o el acero pintado de dorado son aceptables, pero las manos de piedra falsa son un despropósito. En los años setenta, Denise Scott Brown junto a Steven Izenour y Robert Venturi publicaron 'Aprendiendo de Las Vegas', una especie de manifiesto del postmodernismo en el que establecen dos cualidades inéditas vinculadas a la arquitectura moderna que anteriormente solo se aplicaban a otras artes: el humor y la mercadotecnia. El hotel Luxor, con forma de pirámide, es un ejemplo. En el caso de este puente, en cambio, no hay un componente de ironía ni de autoconciencia”.
    8Golden Bridge (Da Nang, Vietnam. 2018) Lo ‘kitsch’ aplicado a la ingeniería alcanza en este puente ejecutado por la empresa TA Landscape Architecture su clímax. Dos grandes manos de falsa piedra –esculpidas sobre un entramado metálico y de fibras de vidrio adornadas con musgo– parecen sostener una pasarela dorada de 150 metros de longitud. En pocos años se ha convertido en una de las atracciones turísticas más visitadas de Vietnam, a la altura de bahía de Ha-Long o las montañas de Sapa. Su objetivo, meramente estético, fue vestir con una lucida pasarela al resort Ba Na Hills sobre 1.400 metros de altura y costó casi 2.000 millones de euros. Para Pedro Torrijos, se trata de una edificación que solo busca la foto en Instagram sin cumplir su verdadera función, ya que no lleva a ningún sitio. “No puedo con esto. La pasarela en sí misma no está mal, incluso las piezas de hormigón que despuntan o el acero pintado de dorado son aceptables, pero las manos de piedra falsa son un despropósito. En los años setenta, Denise Scott Brown junto a Steven Izenour y Robert Venturi publicaron 'Aprendiendo de Las Vegas', una especie de manifiesto del postmodernismo en el que establecen dos cualidades inéditas vinculadas a la arquitectura moderna que anteriormente solo se aplicaban a otras artes: el humor y la mercadotecnia. El hotel Luxor, con forma de pirámide, es un ejemplo. En el caso de este puente, en cambio, no hay un componente de ironía ni de autoconciencia”. Getty Images
  • Hasta la inauguración del 516 Arouca (Portugal) en abril de este año, este puente colgante de la empresa suiza Swissrope era el más largo del mundo. Su estructura atirantada, que abarca 494 metros de longitud, no es apta para quienes sufren de vértigo. Su puesta en marcha consiguió reducir el Europaweg (camino Europeo) al conectar en sus extremos las regiones de Grächen y Zermatt. Su sencillez es para Daniel Díez Martínez más que un aliciente, un elemento disonante. “Es terrorífico. Es como una versión hipervitaminada del puente de la última escena de 'Indiana Jones y el Templo Maldito', aunque sin cocodrilos debajo. Eso sí: resulta mucho más seguro y funcional. Parece obvio que sus diseñadores han dejado poco margen a la expresión artística individual para crear un puente útil, con la cantidad material justa que permita a sus atrevidos usuarios centrarse en lo verdaderamente importante: las vistas. Aquí sí, menos es más”.
    9Charles Kuonen Hängebrücke  (Randa, Suiza. 2017) Hasta la inauguración del 516 Arouca (Portugal) en abril de este año, este puente colgante de la empresa suiza Swissrope era el más largo del mundo. Su estructura atirantada, que abarca 494 metros de longitud, no es apta para quienes sufren de vértigo. Su puesta en marcha consiguió reducir el Europaweg (camino Europeo) al conectar en sus extremos las regiones de Grächen y Zermatt. Su sencillez es para Daniel Díez Martínez más que un aliciente, un elemento disonante. “Es terrorífico. Es como una versión hipervitaminada del puente de la última escena de 'Indiana Jones y el Templo Maldito', aunque sin cocodrilos debajo. Eso sí: resulta mucho más seguro y funcional. Parece obvio que sus diseñadores han dejado poco margen a la expresión artística individual para crear un puente útil, con la cantidad material justa que permita a sus atrevidos usuarios centrarse en lo verdaderamente importante: las vistas. Aquí sí, menos es más”. Getty Images
  • 16 kilómetros separaban Malmö (Suecia) de la capital danesa hasta que este puente-túnel, construido por la empresa española Dragados, permitió unir ambos países por autopista y ferrocarril. Una solución híbrida que hace parte del trayecto bajo el agua (con un túnel de 3.510 metros), sobre tierra (en la isla artificial de Pepparholmen, que sirve de transición) y por el aire (con un puente atirantado de hormigón y acero de casi ocho kilómetros). Para Pedro Torrijos se trata de una proeza de la ingeniería que va más allá, definiéndolo como un camino conceptual y psicológicamente muy interesante. “Parece que estás todo el rato orbitando alrededor de la línea del agua pero nunca la llegas a tocar. Es ese lugar imposible para el ser humano, ese acto de caminar sobre el agua que recuerda al famoso milagro atribuido a Jesús”.
    10Puente de Øresund, conecta Malmö con Copenhague (2000) 16 kilómetros separaban Malmö (Suecia) de la capital danesa hasta que este puente-túnel, construido por la empresa española Dragados, permitió unir ambos países por autopista y ferrocarril. Una solución híbrida que hace parte del trayecto bajo el agua (con un túnel de 3.510 metros), sobre tierra (en la isla artificial de Pepparholmen, que sirve de transición) y por el aire (con un puente atirantado de hormigón y acero de casi ocho kilómetros). Para Pedro Torrijos se trata de una proeza de la ingeniería que va más allá, definiéndolo como un camino conceptual y psicológicamente muy interesante. “Parece que estás todo el rato orbitando alrededor de la línea del agua pero nunca la llegas a tocar. Es ese lugar imposible para el ser humano, ese acto de caminar sobre el agua que recuerda al famoso milagro atribuido a Jesús”.
  • Este puente se construyó con la premisa de descongestionar la concurrida avenida Jornalista Roberto Marinho de São Paulo (Brasil). Por sus dos vías, que convergen en un cruce sostenido por un torre con forma de X –algo inédito en el mundo–, pasan alrededor de 5.000 vehículos por hora. El arquitecto João Valente Filho fue el percusor de un diseño que parece retar a la ley de gravedad gracias al sistema de 144 cables atirantados que lo sostiene. “Es espectacular y todo un ejercicio de ingeniería. Se edificó bajo un gran nivel de exigencia en la circulación de vehículos por hora que debía soportar, pero contó con mucha inversión (230 millones de dólares) e implicó un número importante de toneladas de hormigón y acero. Como puente colgante que se cruza y abre con doble apertura es bestial, aunque existen otros a mayor altura que trabajan también la tensión como el viaducto de Millau de Norman Foster”, analiza Andreu Carulla. Sobre la gran atracción lumínica que despliega el puente por la noche la opinión resulta más crítica. “Es una exhibición muy gratuita sin apenas estética. No me motiva nada”.
    11Puente Octávio Frías de Oliveira (São Paulo, 2008) Este puente se construyó con la premisa de descongestionar la concurrida avenida Jornalista Roberto Marinho de São Paulo (Brasil). Por sus dos vías, que convergen en un cruce sostenido por un torre con forma de X –algo inédito en el mundo–, pasan alrededor de 5.000 vehículos por hora. El arquitecto João Valente Filho fue el percusor de un diseño que parece retar a la ley de gravedad gracias al sistema de 144 cables atirantados que lo sostiene. “Es espectacular y todo un ejercicio de ingeniería. Se edificó bajo un gran nivel de exigencia en la circulación de vehículos por hora que debía soportar, pero contó con mucha inversión (230 millones de dólares) e implicó un número importante de toneladas de hormigón y acero. Como puente colgante que se cruza y abre con doble apertura es bestial, aunque existen otros a mayor altura que trabajan también la tensión como el viaducto de Millau de Norman Foster”, analiza Andreu Carulla. Sobre la gran atracción lumínica que despliega el puente por la noche la opinión resulta más crítica. “Es una exhibición muy gratuita sin apenas estética. No me motiva nada”.
  • Cox Rayner Architects, autores de otra proeza de ingeniería sobre el aire, crearon con este paso sobre el río Brisbane para peatones y bicis todo un icono para la ciudad australiana. Edificado junto a la multinacional Arup Engineers, es el puente híbrido basado en el principio estructural de tensegridad más largo del mundo. Cumple la doble exigencia espacial de ser lo suficientemente alto para permitir el paso de navieros y resultar a la vez accesible a todo tipo de peatones, incluso con movilidad reducida. Andreu Carulla recalca su cara amable, siendo un puente perfectamente transitable y en contacto con el ser humano. “Es espectacular. Tiene una estructura tenso-estática, es decir, que por tensión aguanta el peso pero crea un caos visual muy atractivo. Posee un mecanismo de movimiento que libera el paso para barcos que también es interesante y un lenguaje distinto y humano más allá del mero ejercicio estético”.
    12Kurilpa Bridge (Brisbane, 2009) Cox Rayner Architects, autores de otra proeza de ingeniería sobre el aire, crearon con este paso sobre el río Brisbane para peatones y bicis todo un icono para la ciudad australiana. Edificado junto a la multinacional Arup Engineers, es el puente híbrido basado en el principio estructural de tensegridad más largo del mundo. Cumple la doble exigencia espacial de ser lo suficientemente alto para permitir el paso de navieros y resultar a la vez accesible a todo tipo de peatones, incluso con movilidad reducida. Andreu Carulla recalca su cara amable, siendo un puente perfectamente transitable y en contacto con el ser humano. “Es espectacular. Tiene una estructura tenso-estática, es decir, que por tensión aguanta el peso pero crea un caos visual muy atractivo. Posee un mecanismo de movimiento que libera el paso para barcos que también es interesante y un lenguaje distinto y humano más allá del mero ejercicio estético”.