Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Lo importante no importa

El viaje interior de un fotógrafo alrededor del mundo

20 fotos

El libro 'Lo importante no importa' del reportero gráfico Gabriel Tizón aglutina 20 años de encuentros con personas y lugares en cuatro continentes. El autor comenta la historia detrás de cada imagen

  • Una niña acarrea a su muñeca en un pequeño hospital de las afueras de Bisáu, capital de Guinea, llamado Hospital do Mal. Era el año 2008, una época de cólera en un país con unos recursos sanitarios mínimos. Esta pequeña, que acompañaba a su madre ingresada, representaba los muchos valores intactos que África puede aportar a Europa: es una imagen de una niña negra que transporta una muñeca blanca, y ese simbolismo es para romper ciertos estereotipos que se escuchan en la calle diariamente tipo "pobrecitos los africanos", o "hay que ayudarlos" en vez de permitir potenciar sus propias posibilidades en un continente tan rico y explotado históricamente.
    1Una niña acarrea a su muñeca en un pequeño hospital de las afueras de Bisáu, capital de Guinea, llamado Hospital do Mal. Era el año 2008, una época de cólera en un país con unos recursos sanitarios mínimos. Esta pequeña, que acompañaba a su madre ingresada, representaba los muchos valores intactos que África puede aportar a Europa: es una imagen de una niña negra que transporta una muñeca blanca, y ese simbolismo es para romper ciertos estereotipos que se escuchan en la calle diariamente tipo "pobrecitos los africanos", o "hay que ayudarlos" en vez de permitir potenciar sus propias posibilidades en un continente tan rico y explotado históricamente.
  • Tomé esta fotografía en la ciudad de Cuenca (Ecuador) en 2008, después de caminar casi una hora tras esa niña a la que había encontrado vendiendo flores junto a su madre en la calle. Una vez que consiguieron dinero suficiente, la pequeña se dirigió a comprar leche a un centro comercial donde sus escaleras eléctricas contrastaban con la pobreza de la niña. Ella me llamó la atención por su actitud de entereza y porque no estaba en el colegio, pese a que era un día escolar.
    2Tomé esta fotografía en la ciudad de Cuenca (Ecuador) en 2008, después de caminar casi una hora tras esa niña a la que había encontrado vendiendo flores junto a su madre en la calle. Una vez que consiguieron dinero suficiente, la pequeña se dirigió a comprar leche a un centro comercial donde sus escaleras eléctricas contrastaban con la pobreza de la niña. Ella me llamó la atención por su actitud de entereza y porque no estaba en el colegio, pese a que era un día escolar.
  • Retrato de una niña superviviente a la mutilación genital en un pequeño poblado de la frontera entre Guinea Conakry y Bisáu en el año 2019. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, al menos el 42% de las niñas entre 15 y 19 años han sufrido la ablación. En esta zona, la mayoría de los hogares carecen de agua y luz, la población tampoco tiene acceso a centros sanitarios y medicinas. Muchos niños y niñas no acuden a la escuela porque tienen que ayudar a sus familias para sobrevivir. La fotografía fue realizada durante una campaña de sensibilización para intentar frenar la práctica de la MGF a través del proyecto Utopia Project.
    3Retrato de una niña superviviente a la mutilación genital en un pequeño poblado de la frontera entre Guinea Conakry y Bisáu en el año 2019. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, al menos el 42% de las niñas entre 15 y 19 años han sufrido la ablación. En esta zona, la mayoría de los hogares carecen de agua y luz, la población tampoco tiene acceso a centros sanitarios y medicinas. Muchos niños y niñas no acuden a la escuela porque tienen que ayudar a sus familias para sobrevivir. La fotografía fue realizada durante una campaña de sensibilización para intentar frenar la práctica de la MGF a través del proyecto Utopia Project.
  • Esta fotografía cotidiana fue tomada en un pueblo del norte de Galicia llamado Viveiro en el año 1998, y surgió mientras paré a tomar un café en medio de mi labor diaria llena de prisas para un periódico para el que trabajaba entonces. Me llamó la atención la ilusión que desprendían estas personas mayores en contraste con el dibujo, que era de una exposición que exhibía el local. Me hizo pensar en lo necesario de lo cotidiano y en lo complicados que somos en eso llamado amor, y que tanto necesitamos.
    4Esta fotografía cotidiana fue tomada en un pueblo del norte de Galicia llamado Viveiro en el año 1998, y surgió mientras paré a tomar un café en medio de mi labor diaria llena de prisas para un periódico para el que trabajaba entonces. Me llamó la atención la ilusión que desprendían estas personas mayores en contraste con el dibujo, que era de una exposición que exhibía el local. Me hizo pensar en lo necesario de lo cotidiano y en lo complicados que somos en eso llamado amor, y que tanto necesitamos.
  • Un niño se desplaza en su bicicleta, que habitualmente utiliza para ir a la escuela o a buscar alimento para su familia en una aldea del interior de Guinea Bisáu, uno de los diez países más pobres del mundo. La fuerza de estos niños es admirable, siempre con una actitud positiva ante una vida en la que casi nada es todo.
    5Un niño se desplaza en su bicicleta, que habitualmente utiliza para ir a la escuela o a buscar alimento para su familia en una aldea del interior de Guinea Bisáu, uno de los diez países más pobres del mundo. La fuerza de estos niños es admirable, siempre con una actitud positiva ante una vida en la que casi nada es todo.
  • Esta fotografía realizada en el año 2008 en las afueras de Dakar es de un niño talibé en el lugar donde duerme escondido. El pequeño se había fugado de una 'daara', una de las escuelas religiosas informales que abundan en Senegal, porque no era capaz de conseguir el dinero que le exigía diariamente su maestro. Los menores de edad que viven en estas instituciones en las que se estudia el Corán son separados de sus familias, son obligados a mendigar y se les priva de sus derechos más básicos.
    6Esta fotografía realizada en el año 2008 en las afueras de Dakar es de un niño talibé en el lugar donde duerme escondido. El pequeño se había fugado de una 'daara', una de las escuelas religiosas informales que abundan en Senegal, porque no era capaz de conseguir el dinero que le exigía diariamente su maestro. Los menores de edad que viven en estas instituciones en las que se estudia el Corán son separados de sus familias, son obligados a mendigar y se les priva de sus derechos más básicos.
  • Una balsa con más de 200 personas permanece a flote en la costa de Libia en el año 2017. Tomé la imagen después de convivir semanas a bordo del barco alemán Lifeline junto a su tripulación, formada por alemanes, españoles, italianos y holandeses. Su misión era auxiliar a los miles de personas que cada año intentan cruzar desesperadamente el Mediterráneo para intentar llegar a Europa y poder tener una vida digna. Después de ser rescatados y conocer algunas historias personales, me pareció que esta imagen sencilla y frontal era el reflejo de que la esclavitud de hace cientos de años todavía continúa existiendo.
    7Una balsa con más de 200 personas permanece a flote en la costa de Libia en el año 2017. Tomé la imagen después de convivir semanas a bordo del barco alemán Lifeline junto a su tripulación, formada por alemanes, españoles, italianos y holandeses. Su misión era auxiliar a los miles de personas que cada año intentan cruzar desesperadamente el Mediterráneo para intentar llegar a Europa y poder tener una vida digna. Después de ser rescatados y conocer algunas historias personales, me pareció que esta imagen sencilla y frontal era el reflejo de que la esclavitud de hace cientos de años todavía continúa existiendo.
  • En el año 2016, empezaban a llegar miles de refugiados a Europa que después quedarían atrapadas en la frontera de Macedonia y Grecia, entre ellos muchísimos niños, y que aglutinó más de 15.000 personas. Este chico que muerde un alambre había pasado la noche al raso con su familia. La imagen me hizo pensar en lo que realmente estaba y continúa pasando: las fronteras físicas nacen de las fronteras de los pensamientos equivocados de líderes mundiales, que tienen terribles consecuencias que sufren son los más pequeños.
    8En el año 2016, empezaban a llegar miles de refugiados a Europa que después quedarían atrapadas en la frontera de Macedonia y Grecia, entre ellos muchísimos niños, y que aglutinó más de 15.000 personas. Este chico que muerde un alambre había pasado la noche al raso con su familia. La imagen me hizo pensar en lo que realmente estaba y continúa pasando: las fronteras físicas nacen de las fronteras de los pensamientos equivocados de líderes mundiales, que tienen terribles consecuencias que sufren son los más pequeños.
  • Una niña lee un cuento en el patio de su casa mientras su abuela descansa después de cocinar para toda la familia en el barrio de pescadores de Yoff (Senegal), año 2012. Aquí las mujeres son quienes realizan trabajos dentro y fuera de casa. La tasa de escolarización de niños y niñas es muy desigual en Senegal: según los datos del Banco Mundial, en 2015 el 36,2% de las niñas solo trabajaban y no iban al colegio, aunque poco a poco se va avanzando en igualdad de derechos.
    9Una niña lee un cuento en el patio de su casa mientras su abuela descansa después de cocinar para toda la familia en el barrio de pescadores de Yoff (Senegal), año 2012. Aquí las mujeres son quienes realizan trabajos dentro y fuera de casa. La tasa de escolarización de niños y niñas es muy desigual en Senegal: según los datos del Banco Mundial, en 2015 el 36,2% de las niñas solo trabajaban y no iban al colegio, aunque poco a poco se va avanzando en igualdad de derechos.
  • Dos niños se divierten en el río principal de Bafatá (Guinea Bisáu) en el año 2016. En esta ciudad, la segunda del país, la inmensa mayoría de la población vive sin acceso al agua potable en sus hogares y, la higiene depende de la capacidad de cada uno para recoger agua llevarla al hogar. El río, además de ser fuente de vida, es un lugar de tranquilidad y diversión para los más pequeños.
    10Dos niños se divierten en el río principal de Bafatá (Guinea Bisáu) en el año 2016. En esta ciudad, la segunda del país, la inmensa mayoría de la población vive sin acceso al agua potable en sus hogares y, la higiene depende de la capacidad de cada uno para recoger agua llevarla al hogar. El río, además de ser fuente de vida, es un lugar de tranquilidad y diversión para los más pequeños.
  • Una mujer siria da el biberón a su hijo minutos después de llegar a la isla de Lesbos, en Grecia, en una balsa de plástico junto a más de 60 personas desde Turquía. En 2015, cuando fue realizada esta fotografía, se dio la mayor emigración forzada de personas refugiadas desde la Segunda Guerra Mundial hasta esa fecha. El 7 de septiembre de ese año, 999.343 personas refugiadas ya habían cruzado en lo que iba de año el Mediterráneo dirección a Europa, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Esta mujer, con su entereza y sus valores, representa para mí la idea de que todos ellos saldrían adelante a pesar de las injusticias que las obligaban a dejar sus hogares.
    11Una mujer siria da el biberón a su hijo minutos después de llegar a la isla de Lesbos, en Grecia, en una balsa de plástico junto a más de 60 personas desde Turquía. En 2015, cuando fue realizada esta fotografía, se dio la mayor emigración forzada de personas refugiadas desde la Segunda Guerra Mundial hasta esa fecha. El 7 de septiembre de ese año, 999.343 personas refugiadas ya habían cruzado en lo que iba de año el Mediterráneo dirección a Europa, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Esta mujer, con su entereza y sus valores, representa para mí la idea de que todos ellos saldrían adelante a pesar de las injusticias que las obligaban a dejar sus hogares.
  • Retrato de una niña mauritana en las afueras de un pequeño campo de fútbol en 2008 en el barrio de Antula en Bisáu, en donde vendía algunos cacahuetes junto a su madre. Estuve un rato hablando con la progenitora, y la pequeña me atrapó con su mirada y su entereza. Ella no acudía a la escuela, pero transmitía un orgullo enorme al apoyar a su madre diariamente.
    12Retrato de una niña mauritana en las afueras de un pequeño campo de fútbol en 2008 en el barrio de Antula en Bisáu, en donde vendía algunos cacahuetes junto a su madre. Estuve un rato hablando con la progenitora, y la pequeña me atrapó con su mirada y su entereza. Ella no acudía a la escuela, pero transmitía un orgullo enorme al apoyar a su madre diariamente.
  • Esta imagen fue realizada en 2016 en el puerto de Bisáu mientras un amigo guineano me explicaba las malas condiciones de los pescadores. El contraste entre el carguero y la pequeña embarcación representa las consecuencias del desarrollo insostenible del planeta. Los habitantes locales siempre se quejan de que lo mejor de su país siempre lo disfrutan las personas del llamado mundo avanzado.
    13Esta imagen fue realizada en 2016 en el puerto de Bisáu mientras un amigo guineano me explicaba las malas condiciones de los pescadores. El contraste entre el carguero y la pequeña embarcación representa las consecuencias del desarrollo insostenible del planeta. Los habitantes locales siempre se quejan de que lo mejor de su país siempre lo disfrutan las personas del llamado mundo avanzado.
  • Esta imagen fue realizada en 2019 en la isla guineana de Bubaque, en el archipiélago de las Bijagós, y es el reflejo de la convivencia necesaria entre el ser humano y la naturaleza. Aquí, a pesar de que las personas no pueden satisfacer muchas necesidades básicas por el nivel de pobreza, la convivencia con la naturaleza hace reflexionar sobre la importancia de lo emocional sobre las cosas materiales en la búsqueda de la felicidad.
    14Esta imagen fue realizada en 2019 en la isla guineana de Bubaque, en el archipiélago de las Bijagós, y es el reflejo de la convivencia necesaria entre el ser humano y la naturaleza. Aquí, a pesar de que las personas no pueden satisfacer muchas necesidades básicas por el nivel de pobreza, la convivencia con la naturaleza hace reflexionar sobre la importancia de lo emocional sobre las cosas materiales en la búsqueda de la felicidad.
  • Imagen de un niño en 2016 en su pequeña escuela de un poblado de Bafatá, en el interior de Guinea Bisáu. El chico encontró esta bola del mundo, se acercó para cogerla y se prestó para ser retratado. La imagen me hizo reflexionar sobre de dónde venimos y, sobre todo, quiénes sufren las innumerables injusticias y avaricias del ser humano, es decir, los niños y niñas, que son el futuro que deberíamos cuidar.
    15Imagen de un niño en 2016 en su pequeña escuela de un poblado de Bafatá, en el interior de Guinea Bisáu. El chico encontró esta bola del mundo, se acercó para cogerla y se prestó para ser retratado. La imagen me hizo reflexionar sobre de dónde venimos y, sobre todo, quiénes sufren las innumerables injusticias y avaricias del ser humano, es decir, los niños y niñas, que son el futuro que deberíamos cuidar.
  • Una mujer de Butame, un pequeño poblado del interior de Guinea Bisáu juega al fútbol con unos niños, en el año 2016. La vida aquí es extremadamente dura por la falta de todo tipo de necesidades básicas como luz, agua o sanidad. La ilusión por jugar siempre ayuda a superar la adversidad, como en cualquier parte del mundo.
    16Una mujer de Butame, un pequeño poblado del interior de Guinea Bisáu juega al fútbol con unos niños, en el año 2016. La vida aquí es extremadamente dura por la falta de todo tipo de necesidades básicas como luz, agua o sanidad. La ilusión por jugar siempre ayuda a superar la adversidad, como en cualquier parte del mundo.
  • En el año 2017, un joven afgano atrapado en Serbia desde el año anterior lee un libro dentro una fábrica en ruinas de la localidad de Sid. El chico aseguraba que la lectura le hacía viajar. En este enclave, cientos de personas sobrevivían entre ruinas mientras esperaban poder cruzar la frontera con Croacia y seguir su camino. La policía era el gran temor, ya que muchas veces irrumpían de repente y les quitaba lo poco tenían. En muchos casos también los obligaba a abandonar el país y marcharse a Macedonia o Grecia, por lo que debían a empezar nuevamente el camino migratorio.
    17En el año 2017, un joven afgano atrapado en Serbia desde el año anterior lee un libro dentro una fábrica en ruinas de la localidad de Sid. El chico aseguraba que la lectura le hacía viajar. En este enclave, cientos de personas sobrevivían entre ruinas mientras esperaban poder cruzar la frontera con Croacia y seguir su camino. La policía era el gran temor, ya que muchas veces irrumpían de repente y les quitaba lo poco tenían. En muchos casos también los obligaba a abandonar el país y marcharse a Macedonia o Grecia, por lo que debían a empezar nuevamente el camino migratorio.
  • Un niño se asea en un pequeño pozo de agua construido por la comunidad de una pequeña aldea del interior en la región de Gabú, cerca de la frontera entre Guinea Conakry y Guinea Bisáu en el año 2019. En esta zona, la falta de agua potable en los hogares es total por lo que este recurso es más valioso que el oro, tal como ellos dicen. De él dependen para cocinar, asearse… Y conseguirla les supone caminar a veces hasta más de 20 kilómetros diariamente.
    18Un niño se asea en un pequeño pozo de agua construido por la comunidad de una pequeña aldea del interior en la región de Gabú, cerca de la frontera entre Guinea Conakry y Guinea Bisáu en el año 2019. En esta zona, la falta de agua potable en los hogares es total por lo que este recurso es más valioso que el oro, tal como ellos dicen. De él dependen para cocinar, asearse… Y conseguirla les supone caminar a veces hasta más de 20 kilómetros diariamente.
  • Retrato del hijo de un pescador en una playa del norte de Senegal cercana a la frontera mauritana, en 2012. Se trata de un lugar donde la salida de cayucos con dirección a Europa es habitual. Muchos habitantes se quejan sin quien nadie los escuche: aseguran que los barcos europeos pescan muy cerca de sus costas y les dejan sin peces. Por ello, tantas veces se escucha: "Tendremos que ir tras ellos para alimentar a nuestras familias".
    19Retrato del hijo de un pescador en una playa del norte de Senegal cercana a la frontera mauritana, en 2012. Se trata de un lugar donde la salida de cayucos con dirección a Europa es habitual. Muchos habitantes se quejan sin quien nadie los escuche: aseguran que los barcos europeos pescan muy cerca de sus costas y les dejan sin peces. Por ello, tantas veces se escucha: "Tendremos que ir tras ellos para alimentar a nuestras familias".
  • En el año 2015, las islas griegas empezaron a recibir miles de personas desesperadas que llegaban en balsas de plástico desde la frontera de Turquía. Estas balsas son de muy mala calidad y las cantidades económicas que se pagan para poder subirse a una son exorbitantes, pero ninguna autoridad hace nada por evitarlo. Después de varios viajes realizados para reflejar esta barbarie, cientos de personas habían perdido la vida en su intento de cruzar el mar, y las orillas estaban llenas de objetos que recordaban a estas víctimas y también los valores actuales de nuestra sociedad. AL menos 3.695 personas murieron en el Mediterráneo en 2015, según la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur).
    20En el año 2015, las islas griegas empezaron a recibir miles de personas desesperadas que llegaban en balsas de plástico desde la frontera de Turquía. Estas balsas son de muy mala calidad y las cantidades económicas que se pagan para poder subirse a una son exorbitantes, pero ninguna autoridad hace nada por evitarlo. Después de varios viajes realizados para reflejar esta barbarie, cientos de personas habían perdido la vida en su intento de cruzar el mar, y las orillas estaban llenas de objetos que recordaban a estas víctimas y también los valores actuales de nuestra sociedad. AL menos 3.695 personas murieron en el Mediterráneo en 2015, según la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur).