la imagen
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Aquel miércoles

Este cuerpo abrasado de una niña palestina es geopolítica desde la cabeza hasta los pies. Ni moral ni ética ni proporcionalidad ni justicia ni compasión ni antropología, es geopolítica a secas

Un médico palestino atiende a una niña herida por un ataque israelí del 12 de mayo que alcanzó la casa de su familia, en la ciudad de Gaza.
Un médico palestino atiende a una niña herida por un ataque israelí del 12 de mayo que alcanzó la casa de su familia, en la ciudad de Gaza.Khalil Hamra (AP) (AP)

Si usted no entiende muy bien de qué hablamos cuando hablamos de geopolítica, aquí tiene un ejemplo clarísimo. Este cuerpo abrasado de una niña palestina es geopolítica desde la cabeza hasta los pies. No vayan a Google a consultar el mapa de Gaza. Para mapa, el de las piernas de esta cría de las que no queda un hueco sin vendar porque no hubo un solo centímetro de su piel que se quedara sin carbonizar en el transcurso de un bombardeo israelí llevado a cabo el pasado 12 de mayo. Eso no es moral ni ética ni proporcionalidad ni justicia ni compasión ni antropología, eso es geopolítica a secas. Ha habido, a lo largo de la historia, muchos momentos en los que el exterminio se disfrazaba de los conceptos ya citados, pero tras de ellos sólo latía una idea: la de la geopolítica. Lean, si no lo conocen, La venganza de la geografía, un ensayo de Robert D. Kaplan sobre tan delicado asunto.

Si continúan avanzando hacia el norte del cuerpo de la pequeña, representado por su cabeza, observarán que la geopolítica ha hecho estragos también en sus genitales, su vientre, pecho y en todo el brazo izquierdo, además de en la cara. El médico palestino que la atiende hace, el pobre, lo que puede con la geopolítica del día de hoy mientras que, a su espalda, en la cama que aparece en segundo plano, vislumbramos otro cuerpo, sin duda víctima también no de la legítima defensa ni de la ética ni de la piedad ni del altruismo, la solidaridad o el afecto por la especie, sino de la geopolítica, concepto que remite al Neolítico, quizá al Paleolítico, periodos históricos que sucedieron aquel miércoles.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS