La imagen
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hemiplejia moral

400 migrantes llegan en una barcaza el 28 de agosto a la isla de Lampedusa, Italia.
400 migrantes llegan en una barcaza el 28 de agosto a la isla de Lampedusa, Italia.CONCETTA RIZZO (Efe) (EFE)

¿Pagarán menos los que viajan a caballo sobre el borde de la barcaza? Si lo piensas, debería ser así, puesto que llevan medio cuerpo fuera. Aunque en la chalupa de la imagen, que llegó milagrosamente a Lampedusa a finales de agosto, se amontonaban unas 500 personas, desde un punto de vista estrictamente contable unas 100 de ellas eran medias personas. Queremos suponer que pagarían la mitad del billete porque las mafias, que se organizan a imagen y semejanza del Estado (de cualquier Estado, incluso de los fallidos), son especialmente respetuosas con los aspectos financieros. Abusan, claro, pues tal es el carácter del capitalismo exagerado global, pero abusan basándose en unos criterios que proporcionan seguridad jurídica a los inversores.

El migrante que viaja a horcajadas sobre el filo de la madera llega a destino, sea éste la muerte en el mar o una vida de mierda en Europa, con la mitad de sí. Será el resto de su vida una persona demediada, como el personaje de la novela de Calvino. Incluso aunque le vaya muy bien, ya sea en el fondo del mar, ya en Alemania, lo imaginamos rememorando aquella extraña y dura cabalgada en la que uno de sus hemisferios corporales volaba mientras que con las extremidades del otro intentaba aferrarse a los salientes de la nave. Llegó entero, en apariencia al menos, pero el 50% de su territorio moral se fue atomizando poco a poco generando una curiosa modalidad de hemiplejia psíquica. He ahí una pérdida inmaterial para la que no se ha inventado prótesis alguna. Y es que el centímetro cuadrado de cayuco se ha puesto por las nubes.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción